resumen noticias
Además en

Veneno casero

» Chalate logró el triunfo en el final con gol de un ex tigrillo y es el único puntero

César Najarro Domingo, 2 de Septiembre de 2007

La fórmula norteña de moda es el veneno casero. Chalatenango venía de derrotar a Firpo con dos goles de un ex pampero, Manuel Martínez. Ayer, la dosis llevó sangre de tigre. Gilberto Murgas cambió un empate cantado porque FAS desaprovechó las que tuvo.

Vladan Vicevic mandó a sus hombres a aguantar atrás y a esperar un contragolpe mortal con Franklin Webster, pero el hondureño perdió la mayoría de las veces ante una defensa tigrilla que estuvo 89 minutos muy sólida.

FAS tuvo la bola pero perdió el partido. Una vez más, un equipo le anota sobre el cierre, y sumó así su segunda derrota del certamen donde tras cuatro fechas no conoce la victoria y marcha último.

Los dirigidos por Nelson Ancheta utilizaron la misma fórmula todo el tiempo, las bandas, sobre todo la derecha, donde subía Ramón Flores para apoyar a Alejandro Bentos.

Pero su ataque era muy cantado. Siempre fue por ahí porque Víctor Merino, un hombre más acostumbrado a jugar por la banda en Firpo y en la Selección, no apareció en el centro. Tampoco el argentino Sebastián Bini, quien lo intentó en múltiples ocasiones e incluso se le vio más entrega que en otros partidos. Sin embargo, el sudamericano padece del mal que refleja toda la media de FAS, falta de conjunción. La bola la tienen, pero no para generar peligro. Apenas dos paredes en 90 minutos para abrir la defensa. Tampoco pudo Juan Carlos Moscoso por la izquierda, quien hacía una buena por dos malas.

Debutó Temi Pérez. Mostró habilidad en el uno contra uno, pero no se encontró con Bentos, más allá de un par de jugadas alejadas de la meta de Óscar Martínez. Tampoco lo encontró el "Pega", y mucho menos se entendió por la banda con Moscoso.

Mala puntería

Pero aún con las carencias que mostró, FAS siempre fue mejor sobre el campo porque al menos llegaba. La tuvo Alejandro Bentos al 39', tras un sombrero que le hizo a Anaya posterior a un empujón que no vio el árbitro. La bola le quedó de frente, pero la prendió de volea y con rapidez. Terminó en un costado.

La tuvo también Temi, tras un gran recorte en el área a Alexander Lugo, pero le quedó para el perfil zurdo y la voló.

Chalate, el equipo que menos goles ha recibido (uno) en cuatro fechas, tampoco recibiría uno ante las ineficacias en las pocas ocasiones claras del rival. Para eso contribuyó también el meta Martínez, cuando le sacó del ángulo un balón de tiro libre a Emerson Umaña.

La línea de tres le funcionó a Chalate en el fondo. Pero resintió que Camilo Mejía no realizó un buen partido en el medio. Toda la salida recayó en un Murgas no del todo acertado. Por derecha, Ronald Pimentel subió pocas veces. Le preocupaba más defender.

Sin embargo, el sistema defensivo de Chalate duró noventa minutos intacto. El de FAS, que había tenido una impecable actuación de Mardoqueo Henríquez anulando a Manuel Martínez; un Joel Solanilla seguro, y cuando no, veloz para recuperarse, y un Marvin ordenado, cometió el mismo pecado que contra Alianza: se descuidó al final y perdió el punto que al menos estaba cosechando.

Carlos Ayala fue el revulsivo cuando entró por Webster. Solanilla no le dejaba mucho; pero en una contra, sobre tiempo, entró sólo por derecha y sacó un centro a media altura para el corazón del área. Estaban todos los defensas tigrillos y otros volantes, pero fue la cabeza de Murgas la que encontró la bola para vencer a Luis Contreras.

Chalate sumó así su segunda victoria; sigue en la punta, ahora en solitario y con nueve puntos; mantuvo su puerta como la menos vencida y agravó la situación de FAS, donde en las gradas ya piden a Agustín Castillo, otro ex tigrillo echado por la puerta de atrás.