Tamaulipas, MéxicoTamaulipas, México

Héroe por defender su rancho hasta la muerte

» Enfrentó a unos treinta sicarios y mató a cuatro »

FOTO EDH / efeFOTO EDH / efe

Usuarios de las redes sociales han convertido a don Alejo Garza Tamez, defensor hasta la muerte de su rancho San José en las inmediaciones de Ciudad Victoria, en el estado mexicano de Tamaulipas, en un estandarte de la lucha ciudadana contra la delincuencia organizada.

El empresario, de 77 años, defendió su propiedad e incluso logró matar a cuatro sicarios, pero finalmente perdió la vida a manos de los delincuentes.

Su vida ya se canta en corridos, composición que circula en la red de Internet.

Facebook y Twitter registraron cientos de comentarios destacando la hazaña del empresario, quien cayó muerto el pasado 14 de noviembre a manos de una treintena de sicarios al servicio de los narcotraficantes, de los cuales mató a cuatro y dejó heridos a dos más cuando pretendían extorsionarlo para que les entregara su propiedad.

El empresario maderero, quien además era dueño de varios negocios en los municipios de Allende y Montemorelos, Nuevo León, murió cumpliendo el deber que deben cumplir las autoridades.

Garza había recibido emisarios del crimen organizado que lo amenazaron de muerte si no entregaba su propiedad, una práctica común en las zonas rurales de Nuevo León y Tamaulipas.

En los últimos meses, militares han recuperado al menos tres ranchos que fueron arrebatados a sus dueños por sicarios para usarlos como centros de adiestramiento, uno de ellos cerca de Ciudad Mier, (estado de Tamaulipas), y otros dos más en Bustamante y General Treviño (estados de Nuevo León).

Ante las amenazas de los hampones, don Alejo no se atemorizó y en cambio se preparó para enfrentar a sus extorsionadores, quienes incluso tienen como cómplices a notarios que "certifican" la entrega de las propiedades.

La valentía

El viernes 13 de noviembre, Alejo Garza solicitó a sus empleados que no se presentaran a laborar para no arriesgarlos y comenzó a acumular sus armas de cacería para colocarlas estratégicamente en distintos puntos de la casa central de su rancho.

La noche del sábado, los pistoleros arribaron en varias camionetas para cumplir sus amenazas. Los hombres fueron recibidos con balas. En respuesta, lanzaron artefactos explosivos hasta provocar la muerte de Alejo.

El enfrentamiento causó que los sicarios prefirieran emprender la retirada ante la posible llegada de efectivos militares.

"Alejo Garza era un gran hombre", contó al diario mexicano El Universal un familiar del empresario.

En las redes sociales se pone al septuagenario como un ejemplo que deberían seguir las autoridades para emprender una ofensiva en contra de la delincuencia organizada que ha "acabado con el estado de derecho en Tamaulipas y Nuevo León".

Entre los comentarios de los usuarios sobre la hazaña destacan las afirmaciones de que los cárteles extorsionan a una gran cantidad de negocios y a miles de ciudadanos de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila.

La valentía que demostró al enfrentar a los miembros de la delincuencia organizada ya hizo a don Alejo Garza acreedor a un corrido que ya circula en diversas páginas de Internet.

Desde el lunes, la historia de este mexicano se convirtió en trending topic (temas más vistos y comentados) en las redes sociales bajo el hashtag #Alejo, en donde "viva don alejo garza" es la constante. Usuarios de las redes sociales han convertido a don Alejo Garza Tamez, defensor hasta la muerte de su rancho San José en las inmediaciones de Ciudad Victoria, en el estado mexicano de Tamaulipas, en un estandarte de la lucha ciudadana contra la delincuencia organizada.

El empresario, de 77 años, defendió su propiedad e incluso logró matar a cuatro sicarios, pero finalmente perdió la vida a manos de los delincuentes.

Su vida ya se canta en corridos, composición que circula en la red de Internet.

Facebook y Twitter registraron cientos de comentarios destacando la hazaña del empresario, quien cayó muerto el pasado 14 de noviembre a manos de una treintena de sicarios al servicio de los narcotraficantes, de los cuales mató a cuatro y dejó heridos a dos más cuando pretendían extorsionarlo para que les entregara su propiedad.

El empresario maderero, quien además era dueño de varios negocios en los municipios de Allende y Montemorelos, Nuevo León, murió cumpliendo el deber que deben cumplir las autoridades.

Garza había recibido emisarios del crimen organizado que lo amenazaron de muerte si no entregaba su propiedad, una práctica común en las zonas rurales de Nuevo León y Tamaulipas.

En los últimos meses, militares han recuperado al menos tres ranchos que fueron arrebatados a sus dueños por sicarios para usarlos como centros de adiestramiento, uno de ellos cerca de Ciudad Mier, (estado de Tamaulipas), y otros dos más en Bustamante y General Treviño (estados de Nuevo León).

Ante las amenazas de los hampones, don Alejo no se atemorizó y en cambio se preparó para enfrentar a sus extorsionadores, quienes incluso tienen como cómplices a notarios que "certifican" la entrega de las propiedades.

La valentía

El viernes 13 de noviembre, Alejo Garza solicitó a sus empleados que no se presentaran a laborar para no arriesgarlos y comenzó a acumular sus armas de cacería para colocarlas estratégicamente en distintos puntos de la casa central de su rancho.

La noche del sábado, los pistoleros arribaron en varias camionetas para cumplir sus amenazas. Los hombres fueron recibidos con balas. En respuesta, lanzaron artefactos explosivos hasta provocar la muerte de Alejo.

El enfrentamiento causó que los sicarios prefirieran emprender la retirada ante la posible llegada de efectivos militares.

"Alejo Garza era un gran hombre", contó al diario mexicano El Universal un familiar del empresario.

En las redes sociales se pone al septuagenario como un ejemplo que deberían seguir las autoridades para emprender una ofensiva en contra de la delincuencia organizada que ha "acabado con el estado de derecho en Tamaulipas y Nuevo León".

Entre los comentarios de los usuarios sobre la hazaña destacan las afirmaciones de que los cárteles extorsionan a una gran cantidad de negocios y a miles de ciudadanos de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila.

La valentía que demostró al enfrentar a los miembros de la delincuencia organizada ya hizo a don Alejo Garza acreedor a un corrido que ya circula en diversas páginas de Internet.

Desde el lunes, la historia de este mexicano se convirtió en trending topic (temas más vistos y comentados) en las redes sociales bajo el hashtag #Alejo, en donde "viva don alejo garza" es la constante. Usuarios de las redes sociales han convertido a don Alejo Garza Tamez, defensor hasta la muerte de su rancho San José en las inmediaciones de Ciudad Victoria, en el estado mexicano de Tamaulipas, en un estandarte de la lucha ciudadana contra la delincuencia organizada.

El empresario, de 77 años, defendió su propiedad e incluso logró matar a cuatro sicarios, pero finalmente perdió la vida a manos de los delincuentes.

Su vida ya se canta en corridos, composición que circula en la red de Internet.

Facebook y Twitter registraron cientos de comentarios destacando la hazaña del empresario, quien cayó muerto el pasado 14 de noviembre a manos de una treintena de sicarios al servicio de los narcotraficantes, de los cuales mató a cuatro y dejó heridos a dos más cuando pretendían extorsionarlo para que les entregara su propiedad.

El empresario maderero, quien además era dueño de varios negocios en los municipios de Allende y Montemorelos, Nuevo León, murió cumpliendo el deber que deben cumplir las autoridades.

Garza había recibido emisarios del crimen organizado que lo amenazaron de muerte si no entregaba su propiedad, una práctica común en las zonas rurales de Nuevo León y Tamaulipas.

En los últimos meses, militares han recuperado al menos tres ranchos que fueron arrebatados a sus dueños por sicarios para usarlos como centros de adiestramiento, uno de ellos cerca de Ciudad Mier, (estado de Tamaulipas), y otros dos más en Bustamante y General Treviño (estados de Nuevo León).

Ante las amenazas de los hampones, don Alejo no se atemorizó y en cambio se preparó para enfrentar a sus extorsionadores, quienes incluso tienen como cómplices a notarios que "certifican" la entrega de las propiedades.

La valentía

El viernes 13 de noviembre, Alejo Garza solicitó a sus empleados que no se presentaran a laborar para no arriesgarlos y comenzó a acumular sus armas de cacería para colocarlas estratégicamente en distintos puntos de la casa central de su rancho.

La noche del sábado, los pistoleros arribaron en varias camionetas para cumplir sus amenazas. Los hombres fueron recibidos con balas. En respuesta, lanzaron artefactos explosivos hasta provocar la muerte de Alejo.

El enfrentamiento causó que los sicarios prefirieran emprender la retirada ante la posible llegada de efectivos militares.

"Alejo Garza era un gran hombre", contó al diario mexicano El Universal un familiar del empresario.

En las redes sociales se pone al septuagenario como un ejemplo que deberían seguir las autoridades para emprender una ofensiva en contra de la delincuencia organizada que ha "acabado con el estado de derecho en Tamaulipas y Nuevo León".

Entre los comentarios de los usuarios sobre la hazaña destacan las afirmaciones de que los cárteles extorsionan a una gran cantidad de negocios y a miles de ciudadanos de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila.

La valentía que demostró al enfrentar a los miembros de la delincuencia organizada ya hizo a don Alejo Garza acreedor a un corrido que ya circula en diversas páginas de Internet.

Desde el lunes, la historia de este mexicano se convirtió en trending topic (temas más vistos y comentados) en las redes sociales bajo el hashtag #Alejo, en donde "viva don alejo garza" es la constante.