Fiesta de connacionales

Realizan el Quinto Festival de La Pupusa Power en los EE.UU.

» La popular actividad se realiza en la ciudad de Los Ángeles

Muchos llegan a este evento con afán de recordar sus mejores tiempos en El Salvador y para reencontrarse con amigos. FOTO EDH / paula díaz

Con un festival musical dedicado a la pupusa culminó el Festival Gastronómico Pupusa Power 2010, con el que se conmemoró la hazaña de 2006, cuando prepararon la pupusa más grande del mundo.

Sin la cantidad de pupusas de años atrás, poco público y un espacio reducido, se realizó el evento en el local de un concesionario de autos en el sur centro de Los Ángeles.

"La crisis la hemos sentido, este año la ciudad no nos permitió ocupar las calles alrededor del Parque MacArthur, donde lo habíamos hecho antes. No podemos permitir que se detenga y por eso hemos tenido que adecuarnos a la situación", expresó Juan Durán, presidente de la Cámara de Comercio El Salvador- California, organizadora del evento.

Durán resaltó el esfuerzo para realizar el Quinto Festival Pupusa Power a pesar de las dificultades, porque representa un avance para el desarrollo económico de la comunidad salvadoreña, especialmente en la gastronomía.

Tres años atrás los salvadoreños en Los Angeles hicieron historia cuando registraron la pupusa más grande del mundo en el libro mundial de los Guiness Records, gracias a una alianza entre la Cámara de Comercio de El Salvador - California, Enrique Alejo, propietario de los Supermercados Liborio Markets, y el viceministerio de Relaciones Exteriores.

A pesar de que se han llevado a cabo varios intentos por romper el récord, no se ha logrado repetir la hazaña del 23 de abril del 2006, cuando prepararon una pupusa revuelta de 112 pulgadas de diámetro (3.04 Metros).

La preparación de una pupusa de este tamaño tiene un costo elevado, lo cual ha limitado a quienes buscan romper el récord.

El fin de semana, María Guardado, una salvadoreña originaria de la Libertad que tiene más de 20 años vendiendo pupusas para su sustento, fue la encargada de vender el delicioso platillo salvadoreño.

"Acá la pupusa sabe diferente que en El Salvador porque los ingredientes son diferentes", dijo Guardado, quien ofreció pupusas revueltas y de queso a tres dólares.

La nostalgia

Vilma Rodríguez llegó al evento con su hija, su esposo y su cuñada. Querían almorzar con pupusas, sin embargo, a eso de la 1:00 p.m. la venta no comenzaba porque los funcionarios de salubridad del condado de Los Ángeles no habían llegado a hacer las inspecciones respectivas.

"No hemos podido comer pupusa porque no han inspeccionado el lugar", dijo Rodríguez.

En tanto, Roberto López, originario de Sonsonate, estaba contento con la presentación del humorista que personifica a Paquita la del Barrio, mientras cantaba 'Rata de dos patas".

"Este es un espacio en el que podemos compartir con nuestros paisanos y se pasa bien, me gusta la música porque revive los recuerdos de la tierra de donde venimos'.

Durante el evento los asistentes pudieron apreciar ventas de camisetas y artesanías de El Salvador, entre otros artículos comerciales.