Sonsonate

Profesoras abandonan centro escolar tras ser amenazadas

» Los estudiantes no reciben clases desde la Semana Santa. El Mined no tiene recursos para asignar educadores de reemplazo

Las únicas dos maestras del centro escolar cantón El Paraíso, en Santa Isabel Ishuatán, Sonsonate, abandonaron sus puestos de trabajo luego de ser asaltadas y amenazadas por varios delincuentes.

El hecho se registró días antes de la pasada Semana Santa.

Debido al temor a ser agredidas, las docentes no regresaron al lugar después del período de vacación.

Debido a ello, un aproximado de 60 niños, que cursan de parvularia a quinto grado, no pueden continuar con sus estudios, pues el Ministerio de Educación (Mined) aún no ha cubierto esas plazas, según reconoció el director departamental de esa dependencia de Gobierno, Ricardo Castellón.

Hasta el 19 de mayo, la escuela seguía cerrada a los alumnos, pese a que la alcaldía de la localidad ofreció apoyo a Educación por medio de la contratación de un maestro interino, mientras se instalaban oficialmente los nuevos docentes.

Castellón explicó que en tres oportunidades buscó reunirse con el alcalde, Magdaleno Antonio Guzmán; pero nunca fue localizado en su oficina, por lo que el trámite de contratación temporal no se ha concretizado hasta la fecha. "Lamentablemente, no estamos en la capacidad para enviar (de manera inmediata) ningún docente al centro escolar. Pero sí le solicitamos a los padres de familia que estén pendientes de la forma en que solucionaremos el problema", afirmó el director departamental de Educación.

El funcionario reconoció que la escuela está ubicada en una zona considerada de alto riesgo por la presencia de pandilleros.

Esto, a pesar de que Santa Isabel Ishuatán es considerado un lugar libre de maras por parte de la municipalidad.

Las profesoras afectadas debían caminar por más de una hora para llegar a la escuela del cantón El Paraíso.

"(Al centro escolar) no entra transporte, en el invierno se pone intransitable. Se tiene que bajar desde la ciudad hasta un río y luego subir para llegar. (El lugar) no ofrece mucha seguridad para dos compañeras", reconoció el funcionario.

El problema

El jefe de la Policía Nacional Civil (PNC) para el departamento de Sonsonate, comisionado Milton Salguero, dijo que al conocer el caso de las dos educadoras amenazadas, se les ofreció un dispositivo de acompañamiento a las educadoras durante el ingreso y salida del cantón.

"Las personas no querían denunciar hasta que el jefe inmediato de las víctimas nos llamó. Nosotros nos reunimos y les propusimos algunas opciones", manifestó.

Sin embargo, lo planteado a las docentes no les generó ninguna seguridad porque antes de entrar y después de salir del cantón, iban a quedar sin protección.

"Las habían estado amenazando desde hace mucho tiempo atrás; pero, no se denunció a tiempo. Cuando se instaló el dispositivo ya era muy tarde y ellas no regresaron al lugar", dijo el oficial.

Las amenazas (que no fueron especificadas) provendrían de ex alumnos del centro de estudios, aseguró el subcomisionado Salguero.

Pero este no es el único caso que registran las autoridades de Educación de Sonsonate.

En el caserío Barra Ciega del cantón Tonalá, de este mismo departamento, otra docente fue amenazada.

La víctima interpuso la denuncia, el 5 de mayo, ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Con ella suman cinco los casos de docentes víctimas de este delito en lo que va del año, en este departamento.

El resto se registró en San Antonio del Monte y el área rural de Izalco.

"Es un fenómeno que se da tanto en el área urbana como rural, con énfasis en la última zona", apuntó el funcionario.

Castellón dijo que el año pasado se reportaron 10 casos donde la integridad de los docentes fue violentada a través de violaciones, asaltos, extorsiones e, incluso, golpes por tratar de intervenir en alguna situación con los alumnos.

Los 10 casos ocurrieron en los municipios de Armenia, San Antonio del Monte, Acajutla, Sonsonate, Sonzacate y Santa Isabel Ishuatán. Todas son zonas que la población considera de alto riesgo, por la fuerte presencia de pandilleros.

Trámite tardío

Para que un docente pida al Mined un traslado hacia otra institución por sentirse en peligro, tiene que seguir ciertos pasos.

La Asamblea Legislativa aprobó en noviembre de 2010 un decreto que permite a Educación realizar ese proceso.

Sin embargo, el trámite es tardado y, mientras tanto, los estudiantes son atendidos por otros docentes, o en el peor de los casos, descuidados, como es el caso de Ishuatán.

Castellón explicó que los maestros víctimas de delitos deben, en primera instancia, interponer la denuncia ante la Fiscalía, para luego informar a la departamental del Mined.

"De inmediato, no podemos hacer ese movimiento. Nos limitamos a recabar la información necesaria del caso para enviarla a un equipo que los tramita en la central", apuntó.

La resolución emitida puede dar el aval de cambio o solicitar más información que compruebe las amenazas.

A nivel nacional, la Dirección Nacional de Gestión Departamental del Mined, entidad que procesa los casos, contabilizaba 81 denuncias por amenazas, hasta el 28 de abril de este año.

Los departamentos con más casos son La Libertad, San Salvador, Sonsonate y San Miguel.