En el asilo Sara quieren aprender el abecedario

En el Asilo Sara Zaldívar, un grupo de ancianos ha creado una nueva versión del dicho que afirma que para el amor no hay edad. Para ellos, aprender a leer y escribir es un sueño que no impide la vejez

DURANTE La primera fase del programa de alfabetización, los ancianos deben desarrollar sus habilidades motrices finas, por medio de planas. FOTOs EDH / Mario Amaya

Hasta hace un par de semanas, José Luz Villacorta, alto, delgado, canoso y de impecable vestir, no recordaba cómo escribir. Su vida como agricultor y los malos recuerdos de la escuela hicieron que desde pequeño cambiara el papel y lápiz por una cuma y tierra. Ahora, en un cuaderno rayado hace "sus primeros ganchos", como él los llama, y forma sus primeras sílabas.

José Luz tiene 83 años y vive en el Centro de Atención para Ancianos Sara Zaldívar desde hace dos años. Ahí, junto a 17 compañeros más, participa en el primer programa de alfabetización que desarrolla la institución, y que de paso fue idea suya, reconoce con modestia, José Luz.

El presidente del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación de Inválidos (ISRI), José Vicente Coto, cuenta que durante las terapias ocupacionales, los ancianos empezaron a hacer actividades con letras y números que no todos conocían, por lo que José Luz le solicitó a la directora del asilo, por medio de la terapeuta, que les enseñaran a leer y a escribir.

"Me he acordado del abecedario", dice el anciano, y agrega: "hasta estuve escribiendo las tablas de multiplicar porque hoy ya no salen en los cuadernos. Ya solo la del diez y la del nueve me hacen falta".

Con 15 días de haber iniciado las clases, Coto está seguro de que esta es una actividad de "ganar ganar" para las apersonas mayores. "La iniciativa saca al anciano de su vida monótona y es importantes porque les eleva el autoestima. No los visita ningún familiar y aunque sienten que están llegando al final de su vida, actividades como esta les generan desafíos y les estimula el intelecto", explica el presidente del ISRI.

Alumnos aplicados

En el comedor del asilo, la terapeuta da las indicaciones y aclara que no se permite copiar. Edelmira Rosales se ríe. No recuerda cómo hacer la "a" y desvía sus ojos hacia el cuaderno de José Luz.

Edelmira tiene 81 años y durante su juventud y adultez fue secretaria en despachos jurídicos y aprendió taquigrafía. Todas las tardes, en el asilo le proporcionan el periódico y ella lo lee, o al menos, lo intenta, dice, para poner en práctica la lectura.

A la anciana, bajita, de cabello corto, vestido rojo y zapatos deportivos negros le apena admitir que ella y José Luz son dos de los alumnos más avanzados y activos. Por el contrario, Edelmira es modesta y afirma que "todos los días hay que aprender algo. No nacemos enseñados, pero si uno no pone su mente en acción, esta se queda dormida".

Para que los ancianos aprendan a leer y a escribir hay que hacer algunas adaptaciones al proceso explica Rosa Leonor Valle, terapeuta del programa.

"A las personas de la tercera edad tienen que hacérseles adaptaciones visuales y auditivas. La letra y el espacio para escribir deben ser grandes, los colores de las letras, fuertes. También debo hablar más alto para que puedan comprender las indicaciones", dice Valle.

Durante las clases, el asilo cuenta con el apoyo de estudiantes de bachillerato en servicio social. Ellos se encargan de susurrarles las indicaciones a los ancianos con problemas auditivos.

Las personas mayores están entusiasmadas y Valle sorprendida. En cada clase hacen entre cuatro y cinco actividades diferentes.

Los beneficios de este tipo de actividades no solo son de tipo mental y psicológico. El desarrollo de la motricidad fina también disminuye los procesos inflamatorios articulares, comenta Coto, quien enfatiza que la idea es que el programa se vuelva permanente, y en un futuro realizar concursos de caligrafía y poesía.

José Luz comenta que ahora es más fácil aprender, porque se siente feliz, y afirma que en las noches, cuando no puede dormir, se pone a repasar las letras o las tablas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.