Aseguran que la cifra de muertos puede se mayor

Los cuerpos de socorro son coordinados por Protección Civil ante una tragedia. En 2001 las Colinas se convirtieron en el símbolo de la tragedia del terremoto del 13 de enero que dejó una cifra de 1,200 fallecidos en esa zona de Santa Tecla. En las Colinas muchos de los cuerpos soterrados por el alud nunca fueron recuperados por los familiares.

Luego de convertirse en el punto de mayor impacto del terremoto de enero de 2001, la cifra oficial de muertos en la zona de Las Colinas reflejó un número de 1,200 víctimas fatales.

Sin embargo, quienes conocían a los habitantes del lugar y lograron salir con vida tras el derrumbe, expresan que la cifra podría ser mayor, sobre todo porque ellos aseguran que el número se obtuvo estimando que cada vivienda estaba habitada por cinco personas.

Dona Ana de Fernández, quien todavía reside en la zona del desastre relató que cerca de su vivienda, "había una familia que tenía varios visitantes de Costa Rica y de Estados Unidos que habían venido a celebrar el cumpleaños de una amiga de mi hija. Ellos iban para la playa cuando ocurrió esto, ahí murieron más de diez personas", aseguró.

A tres casas de la suya, Doña Ana recuerda que otra familia había recibido a unos parientes que recién llegaban de Australia.

"Un señor acababa de recibir a unos familiares que venían de Australia, ellos eran varios y ni siquiera habían desempacado cuando ocurrió el derrumbe", recordó.

Por su parte David Varela, también relató que a unas dos casa de la suya, una joven pareja acababa de recibir a su hijo primogénito, motivo por el cual habían recibido la visita de varios familiares.

"Había venido toda la familia desde Ahuachapán para ver al recién nacido, eran como 14 y por eso yo no creo que aquí murieran solo 1,200 personas".

Dentro de las anécdotas que don David relata también figura la de un bus con pasajeros que estaba sobre la calle principal, en un punto donde estaba ubicada una pupusería.

"En esa esquina estaba la pupusería de la niña Carmen, a la hora del terremoto había un bus lleno de gente que se fue cargado con todo y pupusería, todos ellos no están contabilizados en la cifra oficial de muertos".

"También se cuenta que en una casa de aquí cerca estaba una niña con varios de sus compañeros de colegio porque iban a celebrarle el cumpleaños. En esa fiesta estaban cerca de 30 personas que ahí quedaron", explicó Don David, quien mantiene la idea de que la cifra de muertos fue mucho mayor.