Hay estructuras que ya están en uso

La ruta cañera será habilitada en dos días

» La caída del puente Melara, por las lluvias del 7 de noviembre paralizó la corta de caña de azúcar en varias zonas

el puente melara se cayó por segunda vez el 7 de julio de 2009. El MOP elabora el diseño definitivo de la obra. Su costo, cerca de los $15 millones podría ser una donación.FOTos EDH / Marvin Recinos

La estimación que hace Eliud Ulises Ayala, director de Proyectos Estratégicos del Ministerio de Obras Públicas (MOP), es que la rehabilitación con pasos tipo badenes en los puentes San José de Luna, en la calle al cantón Las Hojas (La Paz), y el San Antonio (La Libertad), lograron liberar 100 mil toneladas de caña de azúcar que estaban "atrapadas" en esas zonas, sin poder ser trasladadas a los diferentes ingenios.

El único puente que aún no ha sido restablecido totalmente es el Melara que atraviesa el río Huiza, en La Libertad. Hasta ayer, ningún camión cañero se atrevía a cruzar por este punto cargado con caña de azúcar. Actualmente, lo están haciendo, pero vacíos.

La promesa del MOP es que el 26 de diciembre se permitirá el paso para todo tipo de vehículo, incluyendo a los camiones con caña de azúcar. Es la fecha en que la entidad estima que terminarán los últimos retoques en el paso llamado badén, que es un muro de tierra blanca de dos metros de alto por 200 de largo que sustituye al puente bayley que fue colocado por el Fondo de Conservación Vial (Fovial), el año pasado.

Este puente ha sido afectado en dos ocasiones. En 2008, la crecida del río Huiza por la tormenta del tres de julio, debilitó las bases del puente. Las lluvias del siete de noviembre de este año, de características similares, remataron la base de la estructura, botándola por completo.

La construcción del puente definitivo es algo que el MOP aún estudia.

Ayala dijo que están elaborando el diseño. El puente era viejo y las condiciones hidráulicas han cambiado, por lo que se prevé edificarlo atendiendo esa demanda para así evitar más problemas. Adelantó que algunos países, entre ellos varios asiáticos, tienen intenciones de donar la construcción, que puede andar por los $15 millones.

Optimismo

El sector cañero se muestra optimista, siempre y cuando el MOP cumpla con la promesa de habilitar el paso a los cañeros el día estipulado (26 de diciembre). Indican que debido a la caída de los tres puentes, el de Las Hojas (La Paz), Melara y San Antonio (La Libertad), parte de la caña que proviene de la zona paracentral y oriental tuvo que ser retenida.

"Se ha postergado la recolección por la falta de los pasos y porque los terrenos estaban anegados por el exceso de lluvia, pero inmediatamente que se rehabilitó el de río Mar en San Diego (puente San Antonio), que fue la semana pasada comenzaron a trasladarla)", explicó Italo Scrich, jefe del departamento de cosecha de la Central Izalco.

Este ingenio es uno de los afectados por la falta del puente Melara. Scrich manifestó que actualmente, en vez de viajar por la calle del Litoral para trasladar 450 toneladas de caña de azúcar diarias al ingenio Izalco, localizado en Nahulingo, Sonsonate, deben cruzar San Salvador. "Afecta porque están viajando por San Salvador, cuando podrían viajar más por el Litoral", aseveró.

Julio Castro, de la Asociación Azucarera Salvadoreña, expresó que de las zonas paracentral y oriental se mueve el 70% de la producción de caña de azúcar.

Asegura que buena parte de esta cosecha no sólo es llevada al Izalco, sino también a otros ingenios, como La Cabaña, ubicada en Chalatenango; La Magdalena, en Ahuachapán; y El Ángel, situado en Apopa, San Salvador. La circulación de camiones cañeros por la ruta de la Autopista a Comalapa-Terminal del Sur-San Jacinto-Bulevar Venezuela-Mercado Tiendona-Troncal del Norte, se ha intensificado a raíz de lo anterior.

Los puentes badenes son provisionales. El MOP planea colocar estructuras bayley en los sitios afectados. En el caso del Melara, en la base del muro de tierra blanca se observa una batería de cinco tubos de PVC de 36 pulgadas que sirve para canalizar el agua del río Huiza y así evitar que sobrepase el nivel del badén. Por hoy, el caudal es poco; pero el tráfico es pesado. Los tubos parecen débiles ante la carga que soportarán. Pero confían en que aguantarán porque están diseñados sólo para el verano.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.