San Vicente Autoridades piden no comprar

Incontrolable venta ilegal de animales

» Alrededor de 30 puestos de venta de animales se ubican sobre la Panamericana

los animales son ofrecidos a todas las personas que transitan por la carretera.la mayor venta ilegal de animales en el país se concentra en la zona conocida como La Arenera, a la altura del kilómetro 69 de la Carretera Panamericana.FOTO EDH / giannina Molina

Iguanas, garrobos, caimanes, cusucos, pericos, loras y tucanes son algunas especies que se venden en el caserío La Arenera, cerca del kilómetro 69 de la carretera Panamericana.

En la actualidad, se contabilizan alrededor de 30 ventas ilegales de fauna protegida y silvestre que se ofrecen a quienes transitan por la vía.

Los comerciantes aseguran que la falta de empleo y la necesidad de alimentar a sus familias los obliga a ejercer esta actividad que consideran rentable.

La venta del día puede llegar hasta 180 dólares, y cuando está "malo" oscila entre los 35 y 50.

Los animales los consiguen con "coyotes", que se encargan de cazarlos en diferentes zonas del país o los traen de contrabando desde Guatemala, Honduras y Nicaragua, ya sea en furgones que transportan otro tipo de mercadería, o en jaulas, a través de los puntos ciegos, según explicó Néstor Herrera, gerente de Vida Silvestre del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

En la zona, la venta ilegal se ejerce hace más de 15 años y hasta el momento no ha sido controlada por la Policía Nacional Civil (PNC) ni por las entidades gubernamentales que velan por la preservación de la vida silvestre.

Iván Orlando Rivas, subjefe de la división de Medio Ambiente de la PNC, aclaró que la institución es sólo un ente auxiliar que hace cumplir las normas y reglamentos estipulados en la Ley de Medio Ambiente.

Dijo que su trabajo se limita a impartir charlas de prevención en centros educativos para concienciar a estudiantes, realizar investigaciones que luego son entregadas a la Fiscalía, y como último paso llevar a cabo la acción represiva con decomisos o detenciones en flagrancia.

En la mayoría de los casos, sólo se hacen efectivos los decomisos, porque ninguna persona se responsabiliza de los animales encontrados.

Rafael Antonio Castro, jefe fiscal de la policía de Medio Ambiente de San Vicente, manifestó que durante 2008 no se efectuó ningún proceso penal en contra de los delitos de depredación de fauna protegida y silvestre.

Para el primer delito la pena es de tres años o más; y para el segundo, entre uno y tres.

De los animales que se venden en la zona, los tucanes y los pericos están clasificados como amenazados de extinción, porque son perseguidos por el humano y pueden llegar acabar con ellos.

Mientras que las loras, caimanes e iguanas verdes son especies en peligro de extinción porque la mano del hombre las captura y en ocasiones las mata, lo cual ha hecho que la cantidad de ejemplares disminuya en el hábitat.

no encuentran solución

El jefe fiscal dijo que junto a la Policía han hecho intentos de realizar capturas en flagrancia, pero resulta imposible porque los vendedores huyen cuando llegan las patrullas. Tampoco han determinado los lugares donde los "coyotes" depositan los animales para que los comercialicen.

A pesar de los decomisos que realiza la Policía en la zona, la actividad ilegal se caracteriza por ser persistente.

Herrera dijo que las autoridades e instituciones correspondientes han hecho esfuerzos para contrarrestar la situación, pero ha sido en vano.

En septiembre de 2008 representantes del MARN en coordinación con la PNC llegaron al lugar para ofrecer alternativas a los vendedores, pero estos se rehusaron a tomarlas.

Explicó que existen dos vías legales para la comercialización de especies, una es que las personas obtengan a los animales de zoocriaderos establecidos (lugares donde reproducen y crían las especies en cautiverio), y la segunda, que ellos hagan uno nuevo. "Nosotros damos la autorización para que las personas puedan extraer a los animales de las áreas naturales del país y puedan hacer sus propios zoocriaderos", dijo.

Los permisos son otorgados por la Dirección General de Sanidad Vegetal y Animal del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Los intentos para poner un alto al problema aún no son visibles, y las autoridades piden a la población no comprar los animales y así evitar la actividad ilegal.