Estudiantes en riesgo por falta de señales de tránsito

» Alumnos y padres de familia solicitan la presencia policial o la construcción de pasarelas para evitar accidentes viales

dennis ramírez, estudiante del Complejo Educativo República del Brasil, detiene el tráfico mientras cruzan sus compañeros.

El inicio de clases ya llegó y con ello las dificultades y peligros que estudiantes de algunos centros educativos deben afrontar a la entrada y salida de las escuelas, en las que existe una masiva afluencia vehicular y no hay señales de tránsito.

Centros escolares como el José Simeón Cañas, en la 10a. Avenida Sur, en el barrio San Jacinto, el Complejo Educativo República del Brasil y el Instituto Nacional General Manuel José Arce, en la calle Modelo, en el Barrio del mismo nombre, se ven afectados con este tipo de problemas.

Igual sucede en el centro escolar República de Paraguay y el Reverendo Juan Bueno, en el Barrio Candelaria, que son sólo algunos de los planteles cuyos alumnos se ven en riesgo de ser arrollados.

Ante la falta de señalización vial o de un agente policial que regule el tráfico, en algunos casos, los mismos estudiantes toman la iniciativa de dar vía para asegurar el cruce de sus compañeros a la salida de clases.

Vilma Chávez, madre de dos estudiantes de primero y cuarto grado del Centro Escolar José Simeón Cañas, se mostró preocupada por este problema que les aqueja a diario.

"Nosotros quisiéramos que pusieran aquí una pasarela, porque ya han habido accidentes, donde los automovilistas han atropellado a estudiantes, o por lo menos que haya un policía", manifestó.

Dennis Vladimir Ramírez, un alumno del séptimo grado del Complejo Educativo República del Brasil, en la calle Modelo, es uno de los alumnos que ayuda a regular el tráfico.

El adolescente explicó que con un "rótulo de alto", bajo la supervisión de un docente y junto a otro amigo, colaboran en paralizar el tráfico en la calle Modelo, que es de doble sentido.

"Es primer año que colaboro, porque aquí se necesita a alguien que nos ayude. Yo tomé la iniciativa porque hace poco a mí me iba a golpear aquí un vehículo, y no quiero que eso le pase a algunos de mis compañeros", manifestó.

No obstante, no todos los planteles utilizan la medida y los estudiantes corren peligro de ser arrollados en cualquier momento por los automovilistas, cuando tratan de cruzar la calle.