El colorido y creativo mundo de las piñatas

Maura Trinidad Ramírez.

La sirenita, Blanca Nieves, Elmo, Bob Esponja, el Hombre Araña, Pucca y otros personajes infantiles son algunas de las figuras que se pueden encontrar en la piñatería Maura. La propietaria del establecimiento Maura Trinidad Ramírez, quien desde hace más de dos décadas se dedica al negocio de las piñatas, comentó que empezó en este colorido mundo cuando trabajó por varios años en una de las piñaterías más reconocidas y antiguas de la capital: la librería y piñatería Minerva, en la que aprendió el arte de confeccionar todo tipo de piñatas.

Papel periódico, crespón o de china, almidón, alambre, paciencia y mucha creatividad son lo necesario para poder elaborar una de las graciosas piñatas que ahora vende en su tienda. Ramírez aseguró que cuando Minerva cerró operaciones, decidió junto a una compañera de trabajo, establecer un negocio juntas.

Así fue hasta que el año pasado se logró independizar por completo. "Es bonito saber que por medio de estas piñatas se puede hacer felices a los niños", manifestó Ramírez.

En el lugar se pueden encontrar además, una gran variedad de artículos para fiestas, carnavales, bodas, bautizos. También se confeccionan disfraces y piñatas por encargo. Además, recibe piñatas de otros proveedores. Este negocio se encuentra ubicado en la Avenida España, edificio Medellín, local número 2, frente a los cines Majestic.