Ediles de San Carlos y Divisadero impiden trabajos en el relleno

» Ambos alcaldes tienen intereses electorales

Los ediles de San Carlos, Rodolfo Álvarez, y de El Divisadero, Rubén Benítez, han afirmado que no darán su firma para que se realice el concurso para escoger la empresa que construya la planta.FOTO / edh

Todo está listo para iniciar el proceso de licitación para la construcción del relleno sanitario, donde serán tratadas las basuras de 15 municipalidades; no obstante, el edil de San Carlos, Rodolfo Álvarez, y de El Divisadero, Rubén Benítez, ha afirmado que no darán su firma para que se realice el concurso para escoger la empresa que construya la planta.

Ambos funcionarios tratan de matizar lo que realmente ocurre. Coinciden en que los representantes del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local, FISDL, y del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales, MARN, no realizaron una consulta con las personas que viven a un kilómetro de distancia del lugar donde se construirá el botadero. "Sólo se consultó a 5 ó 6 familias y son unas 70 las afectadas", dijeron ambos.

Ya han tomado acuerdos con sus respectivos concejos sobre no firmar el documento hasta que les aclaran sus dudas. Benítez quiere saber cómo se resolverá el problema de las inundaciones que todos los años se registran en el cantón El Zúngano, donde será construido el relleno sanitario; Álvarez pide que se consulte con los afectados.

Pero más allá de la postura oficial que toman los funcionarios está la arista electoral. Para estampar su firma en el documento Álvarez requiere que Benítez firme primero.

La explicación es sencilla. Las 26 manzanas de terreno, que fueron compradas con dineros de las 15 alcaldías aglutinadas en la Asociación Valle Central y Sur de Morazán, están en la jurisdicción de San Carlos, pero la mayoría de esa gente votará en El Divisadero, según Álvarez.

A partir de allí, ambos munícipes reciben presiones de los pobladores con el fin de que no se construya el relleno. "Él (Benítez) les ha dicho a los pobladores que yo soy el responsable de que se construya cerca de sus casas, por eso quiero que él firme primero, para que la gente sepa que él también esta de acuerdo", señala Benítez.

Por su parte, Benítez afirma que "no he firmado porque me interesa saber cómo se le ayudará a la gente que resulte afectada. Si el alcalde de San Carlos no es capaz de tomar sus propias decisiones no es mi problema", martilla luego de explicar que no tienen intereses electorales para oponerse a la realización del proyecto.

Mientras los ediles discuten, el tiempo es el peor enemigo de la asociación de municipalidades. Muchos alcaldes que prefieren que no se revele su identidad afirmaron que si no se licita la obra en los próximos días perderán un préstamo de 1.5 millones de dólares que les fue otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Algunos dicen que el relleno sanitario ya es un fracaso.