Gas propano cambia de precio: $15.30

El cilindro de gas propano de 25 libras cuesta $0.62, más a partir de hoy. Ahora los salvadoreños tendrán que pagar $15.30. Pero Economía dijo que para amortizar el costo el subsidio ahora será de $9.10

los comedores de los mercados, los centros escolares y los comedores de beneficencia están a la espera de beneficiarse con el subsidio del gas. Mientras tienen que asumir los altos precios. FOTO EDH / ARCHIVO

A partir de hoy, y durante todo mayo, el cilindro de 25 libras de Gas Licuado de Propano (GLP), costará $15.30, informó ayer por la tarde el Ministerio de Economía (Minec).

El aumento alcanza los $0.62 y aunque Economía elevó el monto subsidiado por cilindro de gas de $8.50 a $9.10, los salvadoreños siempre salen perdiendo, pues eso significan sólo $0.60 más.

"El Gobierno decidió incrementar el subsidio de junio –que se entregará a la población en mayo– por los incrementos inesperados del mercado internacional del gas licuado de petróleo, que en la última semana han tenido una alza significativa y que también producirá un incremento en los precios de las diferentes presentaciones del gas para este mes", reza el comunicado enviado por el Minec.

Agrega, que dicho monto subsidiado será revisado las veces que sea necesario para no afectar el bolsillo de las personas más necesitadas, tal como lo anunció este viernes el presidente Mauricio Funes.

Sin embargo, la realidad económica de los salvadoreños dista del discurso de Gobierno, pues muchos quedaron fuera de la subvención gubernamental.

Además, algunos consumidores informaron que ya no pagaban $14.68, como estaba estipulado, sino hasta $15, como le ocurrió a Julia Reyes, una vecina de la zona de Montebello, al poniente de San Salvador.

La mujer, quien pagó esa cantidad el jueves pasado, dice que su presupuesto familiar se ha visto notablemente afectado, pues quedó fuera del esquema.

En el oriente del país, los precios del gas también se han disparado notablemente. La semana que recién concluye, ya rondaban los 16 dólares, en especial en las zonas rurales, siendo que las más afectadas son las familias pobres, a quienes está destinado al beneficio.

De hecho, hace cuatro meses, cuando El Diario de Hoy informó que el precio del cilindro de GLP, superaría los 15.00 dólares, sin el subsidio, las autoridades de gobierno salieron a la defensiva diciendo que eso era falso.

El mes pasado, incluso, el ministro de Economía, Héctor Dada, llegó a tildar a El Diario de Hoy de "mentiroso", sin tomar en cuenta que las afirmaciones no fueron tomadas de una "bola mágica", sino en análisis de expertos en la materia.

Pero ahora el pronóstico se ha cumplido y el disgusto de los usuarios no se ha hecho esperar (ver algunos comentarios web).

Lo cierto es que el bolsillo de las familias salvadoreñas, ya no soporta más el impacto del alto costo del GLP; que pasó de $5.10 a $14.68 y ahora a $15.30.

El mes pasado, cuando entró en vigencia la nueva focalización del subsidio del GLP, economistas locales estimaron que el aumento alcanzaba el 188 %. Con el nuevo costo, el impacto obviamente es mayor.

Según el informe de Economía, los precios del gas que están vigentes desde hoy también suben para las diferentes presentaciones. Para el caso el cilindro de 35 libras pasó de $20.56 a $21.42; el de 20 libras de $11.77 a $12.27 y el de 10 libras de $5.90 a $6.15.

El nuevo esquema no sólo ha afectado la economía de las familias salvadoreñas, sino también a pequeños comerciantes y hasta distribuidores del producto.

En la Residencial Santa Lucía, por ejemplo, desde que opera el nuevo modelo, hay dificultades para encontrar gas, pues Gloria Martínez, propietaria de la pequeña tienda que distribuía el producto, decidió ya no venderlo más, porque la ganancia se limitaba a $0.24, sin IVA.

Como ella, muchos comerciantes han dejado de vender el producto pues los márgenes de ganancia son limitados.

Los propietarios de los comedores de los mercados del país son parte de la lista de afectados, pues sencillamente quedaron fuera de la subvención. No obstante, después de tanto insistir, el Gobierno rectificó el error.

Pero como todo tiene un proceso, los propietarios de los comedores tendrán que esperar las modificaciones a la legislación que tiene que efectuar la Asamblea Legislativa.

Mientras tanto tienen que desarrollar sus actividades productivas con un mayor costo. Por esta misma razón, muchos comedores le tuvieron que subir el precio a los alimentos.

En la cadena de descontentos se encuentran también los distribuidores, quienes ayer visitaron las instalaciones de Economía, por segunda vez en este mes, con la intención de ser escuchados por las autoridades de gobierno.

Mauricio Medrano, presidente de la Unión de Distribuidores de Gas (Udigas), informó que ayer le presentaron a Economía un estudio sobre la afectación que les ha traído la focalización, con la intención de que "nos mejoren las condiciones y poder mantenernos en este negocio".

Las dificultades se han incrementado, asegura Medrado, pues han tenido que elevar el capital de trabajo, porque los pagos a cuenta también aumentaron.

En realidad estamos operando con pérdidas, al punto que los agremiados no están cumpliendo con sus obligaciones crediticias, ya que el negocio no da ni para cubrir gastos propios.

"Es una situación caótica. Incluso las tiendas no están comprando gas, y esos son clientes que hemos perdido", comentó, el presidente de la Gremial que aglutina a unos 350 distribuidores, que poseen unos 30 mil puntos de ventas.

El golpe al bolsillo de los salvadoreños será una de las mayores quejas que hoy Día del Trabajo denunciará la población en las marchas que se llevarán a cabo en el país en conmemoración de esta fecha.