Presentarán decreto esta semana

Economía insiste en fijar el precio del gas

» Faltan tres días y el Ministerio de Economía sigue haciendo cambios al nuevo sistema

después de años de ser subsidiado para todos los salvadoreños, a partir de abril solo después de años de ser subsidiado para todos los salvadoreños, a partir de abril solo dueños de negocios de subsistencia aún no han recibido el subsidio.FOTO EDH / ARCHIVOFOTO EDH / ARCHIVO

Faltan tres días para que el nuevo sistema de subsidio al gas licuado entre en vigencia y el Ministerio de Economía (Minec) sigue haciendo cambios al plan.

Ayer, Héctor Dada, titular de la institución, anunció que el Minec fijará un precio techo al gas licuado, a pesar de que la Asamblea Legislativa aprobó hace más de una semana una reforma que le quita esa facultad a la institución.

Durante una entrevista televisiva, Dada aseguró que a más tardar esta semana presentará un decreto que permita fijar el precio máximo de venta del gas mensualmente, y no de forma semanal, como se hace hoy en día.

La nueva modificación se suma a otras que mantienen confundidos a los salvadoreños e incluso a las distribuidoras de gas, y que, además, ha representado más gastos para el Ministerio.

La primera versión del subsidio beneficiaba solo a quienes consumían menos de 99 kilovatios, luego, bajo las órdenes del presidente de la República, Mauricio Funes, fueron incluidos aquellos que consumen en promedio entre 100 y 199 kilovatios.

Más tarde, la historia de modificaciones se repitió, y el Minec tuvo que dar un paso atrás en su intención de excluir a los comedores del subsidio bajo el argumento de que el uso que éstos hacían del producto era comercial, por lo cual decidió agregarlos a la lista de beneficiados, tras las presiones del sector.

A estas alturas, sin embargo, el ministro del ramo dijo ayer que su inclusión no es ni siquiera una realidad, y que en el caso de que no fueran integrados el efecto en el costo de los alimentos preparados sería "pequeño", cuando quienes se dedican al negocio habían calculado un incremento de hasta 50 centavos por platillo.

El decreto que incluye a los comedores en el nuevo mecanismo ya fue aprobado por la Asamblea Legislativa, pero no ha sido sancionado por Funes; mientras que el censo para registrar este tipo de establecimientos no ha culminado.

Pero a la historia del subsidio también la caracterizan los atrasos. El plan ha sido postergado en al menos cuatro ocasiones: primero estuvo calendarizado para que entrara en vigencia en octubre de 2010, luego en diciembre del mismo año, posteriormente la fecha se extendió hasta enero, y, finalmente, las autoridades determinaron que sería el próximo 1 de abril.

Por otra parte, los Centros de Atención por Demanda (Cenade) siguen recibiendo a diario a centenares de salvadoreños con un sinnúmero de preguntas.

Quienes viven en mesones y ya fueron registrados quieren saber cuándo el Minec los llamará para entregarles la tarjeta que les permitirá cobrar el subsidio; las salvadoreñas que se ganan la vida haciendo tortillas y pupusas no están seguras acerca de cuántos tambos les subsidiará el Ministerio, mientras que quienes tienen comedores esperan ansiosas el censo.

A pesar de que la cartera de Economía ha dicho que el subsidio será retroactivo para quienes no reciban a tiempo el carnet, éstos se verán en aprietos para desembolsar el precio real del tambo de gas a partir del viernes.

MENOS AHORRO

Con la inserción de más salvadoreños al subsidio, la proyección del ahorro, una de las razones por las que también fue impulsado el plan, cambió.

Dada dijo ayer que éste sería de $30 millones, la mitad de lo que se propuso la cartera cuando concibió la racionalización del gas.

De paso, explicó que al principio probablemente no sea evidente la cifra, debido a que tienen una deuda de más de $35 millones con las gaseras por cinco quincenas de este año y debido a los gastos extras que han implicado los cambios.

Mensualmente, Economía eroga a las empresas entre $12 y $14 millones para subsidiar el gas a todos los salvadoreños. Con el nuevo mecanismo, el gasto que hará el Estado cada mes ascendería a $8 millones 845 mil para financiar la compra del producto a 1.4 millones de salvadoreños.

CRITICAS A PRECIO TECHO

Ante la pretensión de fijar el precio del gas, el Ministro de Economía explicó ayer que "el precio (del producto) va a ir variando mes a mes de acuerdo con el comportamiento del mercado internacional".

Al ser cuestionado sobre si la fijación del precio podría ocasionar pérdidas a las gaseras, el funcionario sostuvo que "la fórmula permite márgenes de ganancia racionales a las empresas" y que la intención del Ministerio no es que éstas quiebren.

El ex ministro de Hacienda, Manuel Enrique Hinds, piensa lo contrario, y aseguró que si el ministerio insiste establecer el precio podría provocar desabastecimiento del producto.

Hinds argumentó que un precio máximo de venta pondría en aprietos a los distribuidores debido a que tendrían que comercializar el gas con pérdidas.

"Cuando usted pone un control de precios alguien tiene que poner la diferencia", sostuvo el experto, quien agregó que sería ilógico que el Estado lo hiciera, porque la idea de la racionalización es el ahorro de los fondos públicos.

Otro experto que ve con reservas la intención del Minec es Ricardo Esmahan, ex titular de la misma cartera.

Esmahan sostuvo que una fórmula de referencia es sana, pero la imposición del precio es algo para lo que el Ministerio ya no tiene facultad, porque la nueva modalidad ha perdido el sentido de subsidio, debido a que no hay una relación directa entre el dinero entregado y las gaseras. "La nueva modalidad no obliga a utilizar el dinero para comprar el gas. Actualmente yo solo me veo beneficiado con subsidio si compro gas. Ahí sí hay un subsidio al producto y el Estado puede imponer un precio", subrayó el ex ministro.

De acuerdo con el ministro de Economía la decisión de fijar un precio techo ya había sido discutida previamente con los distribuidores de gas, que por el contrario, se han quejado de la falta de comunicación e instrucciones de la cartera respecto al nuevo mecanismo de subsidio del gas.