San Salvador Sin estudio completo

El precio del gas propano subirá a $13 en enero

» Más de 600 mil familias perderán total o parcialmente el subsidio. Falta incluir a pequeñas ventas de comida y pupuserías

A más de un año de elaboración del esquema de redistribución del subsidio aún faltan detalles para su completa implementación.FOTO EDH / archivo

El tambo de gas de 25 libras, que es el más utilizado para cocinar subirá de $5.10 a 13 dólares, a partir del 1 de enero de 2011, sin embargo el Ministerio de Economía aún no tiene definido cuanto costará cada una de las otras presentaciones de 10, 20 y 35 libras.

Además aún no se ha determinado cuántas pequeños negocios de comida que usan gas serán incluidas entre los beneficiados con la subvención estatal.

Lo anterior forma parte de la eliminación total del subsidio a aquellos hogares que consumen más de 200 kilovatios de energía al mes y parcial (50%) a los que gastan de 100 a 199 y que en total suman más de 400 mil hogares, según registros de las distribuidoras de energía, en cuyos recibos se establecerá quienes tienen derecho y quienes no.

Solo quienes consuman menos de 100 kilovatios al mes recibirán la prestación total del Gobierno.

También falta censar un 35 por ciento de las personas que viven en ranchos de playas como "colonos, cuidanderos o vigilantes" y en comunidades, pues a la fecha solo se han registrado mil 333 hogares que tendrán derecho a la ayuda total, dijo el asesor del Ministerio de Economía, Óscar Samayoa.

El funcionario dijo que por informes de las distribuidoras de energía, se han establecido 41 medidores de energía comunitarios, de los cuales solo cuatro, localizadas en Ilopango, se ha determinado el número de familias que tiene derecho a la subvención.

Falta levantar información acerca de cuántos hogares dependen de cada una de las restantes 37 comunidades para hacer el traslado del subsidio. "Esperamos terminar antes del 21 diciembre", aseguró.

Otro detalle que no se aclaró muy bien es dónde se les entregará la prestación a las familias que por no tener servicio de energía eléctrica no reciben factura, ya que según el esquema inicial, la ayuda en dinero en efectivo solo la entregarán algunas instituciones financieras contra la presentación de ese mandamiento de pago debidamente cancelado.

El problema es que muchos municipios, principalmente los pequeños y algunos medianos, no cuentan con este tipo de facilidades para sus pobladores, que tendrían que desplazarse a aquellos lugares donde sí existan este tipo de instituciones para reclamar la ayuda estatal.

Aún no se sabe si a estas personas se les podría entregar la ayuda a través de las alcaldías o del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Social (FISDL).

En el caso de los pequeños negocios, como tortillerías y pupuserías, Samayoa explicó que se hará una supervisión casa por casa para determinar quienes tienen o no derecho a recibir el subsidio al gas licuado de petróleo, para incluirlos como beneficiarios. Aclaró que solo se dará cuando se compruebe que es un negocio de subsistencia.

Ajustes en la marcha

Samayoa aceptó que el sistema mediante el cual se ejecutará la política subsidiaria estatal, no es perfecta, y que lo más seguro es que habrán muchos errores al comienzo, pero que se irán corrigiendo en el camino.