resumen noticias
Además en

[ longitudinal del norte ]

La carretera del futuro

Con la Carretera Longitudinal del Norte, el Fondo del Milenio (Fomilenio) contribuirá a mejorar la calidad de vida de más de 426 mil habitantes, quienes tendrán mayor acceso a servicios básicos, educación y salud. La moderna vía también dará empuje al comercio, la agricultura, el turismo y las artesanías, entre otros. La construcción de la obra que conectará 33 municipios se inició en septiembre de 2009 y finalizará en septiembre de 2012

Textos y fotos Mauricio Cáceres Sábado, 24 de Julio de 2010

En dos años, cuando la construcción de la Carretera Longitudinal del Norte haya concluido, 33 municipios del norte del país quedarán conectados entre sí. El occidente y el oriente quedarán enlazados por la Zona Norte.

Entonces, bastarán unas tres horas para recorrer en vehículo los 178 kilómetros de carretera que unirán los municipios de Metapán, en Santa Ana, hasta Cacaopera, en Morazán. Las estimaciones de los beneficios económicos y sociales que traerá la moderna autopista son incalculables, desde la facilitación de la movilización de personas y mercancías, hasta mayor acceso a servicios básicos, educación, salud y vivienda.

También los comerciantes, agricultores y artesanos tienen la expectativa de aumentar sus actividades productivas y, por ende, recibir más ingresos.

El turismo es otro de los sectores que tendrá mayor dinamismo. Se espera que la belleza de la nueva ruta en la que abundan ríos, cascadas y montañas, que impregnan la zona de un clima agradable, atraiga la llegada de extranjeros y nacionales.

El proyecto también ha dado la oportunidad a los habitantes de acceder a becas de educación media y tecnológica, así como capacitación no formal.

La construcción de los tramos de la moderna autopista ya ha comenzado a dar los primeros frutos con la ejecución de proyectos de desarrollo local que benefician a más de 426 mil personas de la zona.

Las obras comprenden proyectos de introducción de energía eléctrica, agua potable, construcción y mejoramiento de escuelas, asistencia técnica y financiamiento de desarrollos productivos, con los cuales se han abierto oportunidades para los vecinos de comunidades, caseríos y cantones.

Román Guerra Vargas, habitante del Caserío La Laguneta, en Metapán, quien antes vivía en una humilde casa de adobe, ahora tiene un año de tener casa propia, la cual le fue donada por Fomileno, pues su propiedad se encontraba en el derecho de vía.

"Donde vivía antes estaba de posada. Dios me bendijo con esta carretera, porque ahora tengo mi casita y un terrenito con mi escritura. Siempre soñé con tener mi propia casa y no andar de posada con mis hijos y esposa", dijo Guerra.

El lugareño también considera que la autopista le permitirá darle un mejor futuro a sus hijos, pues sabe que tendrá mejores oportunidades de empleo.

Guerra, quien residen en el primer tramo de la carretera, el cual ya está casi terminado, aseguró que ahora se tarda sólo media hora en el trayecto desde la Laguneta hasta Metapán, cuando antes se tardaba dos horas.

La longitudinal del Norte era un sueño que data de 1969, cuando se estimó que la carretera costaría 40 millones de colones (4.6 millones de dólares). En la actualidad, la inversión de la obra asciende a 245.5 millones de dólares, cuyos fondos son parte de una donación de 461 millones de dólares de la Corporación del reto del Milenio de Estados Unidos, (MCC, por sus siglas en inglés).