El Salvador prepara el salto a la TV Digital

Los salvadoreños disfrutarán de la televisión digital desde el 1 de enero de 2019. Hoy solo lo hacen quienes tienen TV por cable

La televisión de alta definición en imagen, colores y sonido por ahora solo es posible a través de la suscripción de cable, pero el país ya trabaja en la transición.

Aunque faltan más de ocho años para que el país dé el salto a la era digital en televisión de libre recepción (no por cable), El Salvador ya da los primeros pasos para adecuar sus sistemas de transmisión, según dijo la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget), encargada de supervisar la transición tecnológica.

El Salvador ha definido el 31 de diciembre de 2018 para ejecutar el apagón analógico, lo que significa que a partir de ese instante ya no habrá transmisiones analógicas. Solamente digitales, pero mientras esa fecha llega tendrán que convivir los dos tipos de tecnología.

"Vamos a cambiar de standard de televisión, como ocurrió hace un tiempo al pasar de la televisión blanco y negro a color", explicó el gerente de telecomunicaciones de la Siget, Saúl Vásquez, quien coincide en ese punto de vista con el ex titular de dicha institución, Jorge Nieto.

En estos ocho años lo que se hará es ajustar los equipos de transmisión de televisión para que emitan señales digitales a base de puntos de luz o pixeles, en lugar de las 525 líneas que, por ahora, se comprimen para ver una imagen en el sistema analógico, explicó Vásquez.

En resumen, con la nueva tecnología los aparatos transmisores y receptores tendrán una señal con mejor nitidez y mayor definición, con la idea de mejorar la calidad de las emisiones de televisión de libre recepción.

Además permitirá llevar otros servicios como Internet a los usuarios en las áreas rurales más alejadas de San Salvador, por medio de la televisión, que servirá de pantalla de computadora, solo habrá que agregarle un modem, el teclado y pequeños ajustes. Esto vendría a ser un valor agregado a lo que es la televisión abierta actualmente, añadió el gerente de telecomunicaciones de la Siget.

Por su parte, el ex titular de la Siget, Jorge Nieto, explicó que se trata de un cambio radical de tecnología en los equipos de transmisión y recepción de la señal.

En la parte tecnológica mejora la imagen y el sonido, es decir hay una mayor claridad en la imagen, mucho más definida, con mayores y mejores colores; un sonido más nítido y se tendrá acceso a mayor número de canales de televisión, detalló.

Cuando los televisores eran analógicos no pasaban de 20 canales, ahora con la tecnología digital se puede tener acceso a 400 ó 500 canales y en número correlativo, añadió Nieto, quien destacó que la televisión digital también permitirá brindar servicios interactivos y la recepción portátil y en movimiento a través de un celular. Se podrá ver películas o noticieros de televisión en el teléfono móvil, añadió.

Altos costos

Asimilar la novedosa tecnología digital va a tener un costo muy elevado, que por ahora es difícil calcular, según Vásquez, pero que al final será asumido por el usuario que adquiera el nuevo televisor o por quien tenga un televisor analógico y tenga que conseguir un convertidor para poder recibir señales digitales.

La inversión también la absorberá el concesionario, o sea el dueño de las televisoras, debido a que todos los equipos, desde cámaras, micrófonos y otros que se utilizan para la grabación y transmisión diaria de la programación deben ser digitales. Ya no es solamente la parte de transmisión, sino que todo lo que hay en los estudios, aseveró.

Los fabricantes de equipos también desde ya están asimilando fuertes inversiones en la fabricación de aparatos y medios de transmisión digitales, de manera que la misma industria hará que desaparezca lo analógico, que en el caso de El Salvador se ha programado hasta 2018, aunque podría ser mucho antes, depende cómo evolucione la nueva tecnología, explicó el gerente de Telecomunicaciones de la Siget.

Vásquez aclaró que ese costo es ineludible para todos los salvadoreños, ya que el paso del sistema analógico a digital es sencillo porque como país "somos dependientes de la tecnología (...) todo lo adquirimos de afuera y en Estados Unidos ya cerraron el mercado para lo analógico, lo que nos están vendiendo son remanentes, ya no le van a fabricar más o sea la misma industria nos está empujando a cambiar de tecnología, por eso se ha dado un plazo para que se termine la vida útil de los equipos analógicos y que los nuevos los adquieran la tecnología digital", resumió.

Modelos a seguir

El gerente de telecomunicaciones de la Siget, Saúl Vásquez, aseguró que se ha decidido apegarse al standard estadounidense, conocido como ATSC, simplemente por la cantidad de salvadoreños que residen en los Estados Unidos. Se estima que allá viven más de 2.5 millones de compatriotas.

"¿Qué pasaría si los dos millones y medio de salvadoreños que viven en Estados Unidos mandan un equipo a el Salvador con estándares diferentes que no operarían aquí?", cuestionó, tras añadir que por eso están enfocados en que sea el estándar norteamericano el que se adoptará.

Vásquez explicó que la decisión es más de tipo económica y social que técnica, no porque el estándar ATSC sea mucho mejor que el europeo o que el mixto japonés-brasileño. Lo que ocurre es que el aparato ya viene configurado con esos estándares, para aceptar la señal en determinada zona geográfica, añadió.

Por su parte, Jorge Nieto destacó que la mayoría de países de Centroamérica han adoptado la norma americana, porque todos los aparatos que los residentes en Estados Unidos envían a sus familiares ya vienen con los dispositivos de tecnología digital norteamericana, para poder percibir dicha señal.

La norma que adoptará El Salvador, la ATSC o estadounidense, privilegia la alta definición (HD, por sus siglas en inglés) por sobre otras virtudes. Esta tiene dos formatos: la definición estándar y la alta definición. Otra de sus características es que la televisión digital divide en cuatro el ancho de banda actual, es decir, en el espacio en que hoy cabe una sola estación analógica se pueden enviar cuatro programaciones distintas con imagen, sonido o datos.

Al igual que en El Salvador, Honduras y Guatemala utilizarán el estándar estadounidense. Nicaragua aún no ha anunciado su decisión y Costa Rica se decidió por la norma japonés-brasileña (ISDB-Tb, por su sigla en inglés). En Sudamérica, con excepción de Colombia y Uruguay –que adoptaron la norma europea– predominará el standard nipón- brasileño, que retoma características de la norma japonesa y de otros sistemas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.