Poca mano de obra en inglés para call centers

» La falta de personal bilingüe en El Salvador limita el crecimiento de la industria de los call centers, lo que no permite atraer nuevos clientes al sector, lo que a su vez restringe a las empresas generar más empleos

operadores en plena jornada laboral en el centro de llamadas Sykes, que ha invertido más de $15 millones en El Salvador. FOTO EDH / ARCHIVO

Sólo 13 de cada 100 salvadoreños que aplican a un empleo en la industria de los centros de llamadas en inglés del país, conocidos como call centers, cumplen el requisito mínimo de hablar el idioma en un 85 por ciento, según voceros del sector.

De las restantes 67 solicitudes, se contratan otras seis o siete personas que hablan el idioma en un 70 a 75% y que por lo tanto son sometidos a cursos intensivos para hacerlos llegar al nivel mínimo para que se desempeñen al teléfono.

Beatriz Peralta, gerente general de Sykes, sostiene que el crecimiento de la industria sería más rápido si hubiera mayor disponibilidad de mano de obra en inglés.

Añadió que la mayor deficiencia la tienen en la parte de soporte técnico, es decir de gente que sepa reparar una computadora, por ejemplo, y que a la vez hable inglés fluido.

Esas deficiencias como país les limitan su capacidad de crecimiento, porque ya no están buscando agresivamente muchos clientes en inglés que se vengan para el país o empresas muy grandes, ante el temor de no poder cumplirles en las contrataciones, explicó.

Peralta hizo la aclaración de que hay más personas que hablan perfecto inglés, pero que no tienen necesidad o no quieren trabajar en la industria de call centers; pero de la gente que sí quiere hacerlo "yo creo que ya estamos llegando a la saturación". En otras palabras, esa situación no les permite crear nuevos empleos, a pesar de que hay un alto interés de parte de la industria en hacerlo, detalló.

Esa deficiencia de personal calificado los hace incurrir en costos adicionales, pues tienen que destinar recurso económico para mantener su propia academia donde capacitan a la gente que más o menos habla inglés, tratando de prepararlos rápidamente para incorporarlos a su plantilla.

Sykes, como el resto de centros de llamadas en inglés, abren sus puertas a personas que hablan este idioma y que por faltas leves son deportadas de Estados Unidos, aunque, por supuesto, son investigadas para determinar si no han cometido delitos graves que impida a la empresa contratarlos, aseveró.

Para superar el obstáculo de falta de recurso humano capacitado en hablar inglés, Peralta indica que el Gobierno está haciendo esfuerzos, pero que hasta ahora los resultados no han sido los que se quisieran.

Por su parte, Carlos Giammattei, especialista en marketing de Transactel, coincide en que tanto el Gobierno como las empresas del sector deben continuar impulsando iniciativas para nutrir de personal capacitado a la industria de los call centers, haciendo incluso alianzas con academias.

Transactel tiene al día de hoy 1,166 empleados y su proyección es cerrar el año con 1,600 aseguró Giammattei.

Por su parte, representantes de la Agencia de Promoción de Inversiones de El Salvador (Proesa) destacaron que se están haciendo varios proyectos pilotos de capacitación de personal a través del Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (Insaforp) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la empresa Carana.

Julia Rosa Lima, gerente de promoción, inversión y negocios de Proesa, destacó que la falta de personal altamente capacitado en el dominio del inglés no es exclusivo de los call centers, sino también a nivel de otras industrias como la textil y electrónica.

Por su parte, Yolanda Martínez, Asesora de Proesa, dijo que la demanda de personal bilingüe ha crecido por el buen posicionamiento del país en este rubro.