resumen noticias
Además en

Mercado de tarjetas de crédito no despega

» Un moderado crecimiento se espera que tenga este año el sector del "dinero plástico"

El Diario de Hoy Miércoles, 7 de Abril de 2010

El mercado de las tarjetas de crédito se está moviendo muy lentamente en El Salvador pues la gente prefiere refinanciar las que ya tiene o no tomar nuevos plásticos.

Además existen miles de personas que mantienen sus tarjetas de crédito "topadas" y otras mejor optan por utilizar únicamente las tarjetas de débito o efectivo.

Un alto ejecutivo vinculado al sector detalló a El Diario de Hoy, en enero pasado, que entre 2008 y 2009, alrededor de 60 mil tarjetas de crédito fueron canceladas en el sistema financiero a raíz de la crisis económica mundial. La mitad fueron canceladas porque los tarjetahabientes dejaron de pagar sus cuotas y cayeron en mora.

Generalmente la política bancaria es que al llegar a 90 días ó 120 días de morosidad la cuenta se cancela y el cliente ya no la pueden volver a usar aunque pague. Dicha cancelación es definitiva.

Otro elemento que ha afectado al sector es la nueva Ley de Tarjetas de Crédito, que restringe el acceso a este mecanismo de financiamiento, ya que desde el año pasado para entregar el "plástico" los bancos exigen ingreso mensual mínimo de 500 dólares (incluye salarios, horas extra y otros ingresos) para quienes soliciten este producto financiero, y que sean empleados formales.

La decisión bancaria afecta principalmente a las familias de escasos recursos económicos, que con salarios promedio de hasta 300 dólares tenían la oportunidad de acceder al crédito instantáneo que ofrece el dinero plástico bancario.

De hecho, en un seminario reciente realizado por la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), Fernando González, gerente de Credomatic El Salvador, señalaba que no se le estaba dando tarjeta a las personas que tenían ingresos menores de 500 dólares.

Para el vicepresidente de banca de personas y agencias de Scotiabank, Sergio Cruz Fernández, este año se prevé que el mercado de tarjetas no se dinamice como en años anteriores, y más bien espera que haya un crecimiento moderado.

"Este año vemos un mercado conservador. No vemos un crecimiento agresivo o un crecimiento desordenado", aseguró el ejecutivo bancario.

Actualmente se calcula que circulan en el mercado cerca de un millón de tarjetas de crédito a nivel nacional, y aunque parecería que hay más tarjetas y más promociones, los últimos datos arrojan que la demanda por el "dinero plástico" es menor que en años anteriores.

Casi un 60 por ciento del total de las tarjetas circulantes se encuentran en los segmentos considerados vulnerables, con límites de crédito menores a 1,000 dólares. Estas cuentas representaron durante 2008 cerca de 411 millones de dólares en consumo.

Al 31 de diciembre de 2009 se estimaba que el saldo facturado con tarjetas ascendía a 641 millones de dólares.

Las personas que tienen límites de crédito superior a los 2,000 dólares constituyen el segmento de tarjetahabientes con el mayor saldo financiado, le sigue el rango de entre 501 a 1,000 dólares, y posteriormente los de entre 1,501 a 2,000 dólares.

Tasas bajarían

De acuerdo con Cruz Fernández debido al exceso de liquidez que existe en este momento en el sistema es muy probable que las tasas de interés bajen levemente.

Sin embargo, dijo, todo dependerá de las calificaciones de riesgo que obtenga el país, porque eso asegurará los niveles de acceso al financiamiento internacional que pueda tener el Gobierno y la empresa privada.

"Y las instituciones multilaterales todavía están definiendo cómo ven al país", argumentó.