Tasas de interés se mantendrán altas en 2010

» Abansa ve estabilidad en el sector, mientras economistas creen que tasas subirán

El sector financiero espera un aumento en la cartera de los depósitos, pese a la reforma fiscal. FOTO EDH / Óscar payés

Mientras el riesgo-país se mantenga alto en El Salvador, las tasas de interés activas (para préstamos) se mantendrán altas en 2010, una tendencia que mantuvieron a lo largo del año pasado.

Según algunos expertos bancarios, el alto costo del dinero incidió en una baja en demanda de créditos, que a noviembre de 2009 cerró con una caída del 7.1%, respecto al mismo mes de 2008.

"El nivel de riesgo aumenta en la medida que una economía no crece, por eso los bancos han tendido a prestar el dinero con una tasa de interés más alta", explicó Mauricio Choussy, director ejecutivo de la calificadora de riesgo Fitch Ratings Centroamérica para El Salvador.

El analista estima que mientras no se reactive economía, al igual que la demanda crediticia, los tipos de interés se mantendrán altas para cubrir el riesgo. No obstante, las tasas de interés pasivas (depósitos) se mantendrán con una tendencia estable o a la baja.

El economista Claudio de Rosa, explicó que las tasas activas se mantuvieron altas desde septiembre de 2008, y coincide en el hecho de que es un mecanismo del sistema para compensar el riesgo. Ese comportamiento ha tendido a limitar la demanda de préstamos, y a su vez, a actuar como un freno de la actividad productiva nacional y de la demanda, en especial, de consumo.

Detalló que la tasa para préstamos a más de un año, que en su mayor parte son para financiar viviendas e inversión, mantuvo su tendencia al alza hasta llegar en agosto de 2009 al 11.29%, en promedio ponderado, su máximo nivel, y luego tener una baja de 71 puntos base en septiembre, para contraerse hasta 10.58%.

"Sin embargo esta disminución ha tendido a ser revertida en octubre y noviembre pasado, aunque hay indicios que esta habría cedido en diciembre", dice el analista.

Al mantener las tasas activas altas y las pasivas bajas, el "spread" (la diferencia entre ambas) aumenta, un indicador general de eficiencia bancaria que incide en el nivel de inversión privada.

El "spread" se ha ensanchado, dice el analista, porque se ha deteriorado la cartera, y los bancos tienen que hacer mayores previsiones ante posibles créditos morosos e irrecuperables.

El economista agregó que los nuevos impuestos aplicados al sistema financiero por parte del Gobierno ocasionarán un ajuste de las tasas y un aumento del spread. Esto a su vez, propiciaría que las tasas de los créditos tiendan al alza y las de los depósitos se mantengan estables.

Si el ajuste de la tasa es al alza también se sentirá un impacto en las cuotas mensuales (de crédito), porque la prima de seguros de los préstamos pueden tener un leve aumento. "Todo va sumando a la hora de pagar", dijo.

Armando Arias, presidente de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), recordó que el dinero tiene un costo, igual que cualquier producto, y es en función "del costo del dinero que los bancos plantean las tasas de depósitos y de crédito".

Pero en "este momento no tenemos ninguna señal que vaya a modificar significativamente las tasas del mercado, que el año pasado se mantuvieron estables", apuntó; sin embargo, explicó que el sistema bancario tiene financiamiento internacional. "Entonces si hay una incidencia en las tasas de la Reserva Federal podría ser que los bancos con las que tenemos líneas de crédito nos modifiquen las tasas".

Arias también espera que los montos de los ahorros se mantengan estables y no haya retiros, pese al nuevo impuesto que establece la reforma fiscal, que cobrará 10 por ciento de renta sobre los intereses por depósitos mayores a 25,000 dólares.

El líder gremial considera que se debe esperar unos seis meses para determinar cuál es el comportamiento del ahorrante, y el impacto en general de las reformas en el sector financiero. "Nuestra idea es mantener las tasas que tenemos, pero haremos la deducciones de conformidad a la ley para mandarlo al Fisco, de acuerdo a lo que se le pague al depositante. Hay que recordar que el impuesto está dirigido al ahorrante no a los bancos", dijo.

La gremial informó que ya trabajan en la adaptación de los sistemas informáticos para adaptar dicha legislación, un trabajo que podría tomar unos 90 días.