Terminó el bloqueo en los muelles

Barcos ya operan normal en Acajutla

» Comienza la temporada de cruceros, mientras se normaliza la descarga de mercadería. El sindicato sigue presionando

El crucero alemán ms europa atracó ayer en el puerto de Acajutla con alrededor de 369 turistas de diversas nacionalidades, entre estos destacaban alemanes y estadounidenses, entre otros. El barco fue el primero de su tipo en recibir la categoría cinco estrellas plus y mide 199 metros de longitud.FOTO EDH / cortesia mitur

El comercio que había sido paralizado en el puerto de Acajutla comenzó a agarrar su impulso normal, luego de que las Unidades de Mantenimiento del Orden (UMO) desalojaran, el jueves pasado, a los miembros del Sindicato de Trabajadores de la Industria Portuaria de El Salvador (STIPES).

El jefe del departamento de mantenimiento del puerto de Acajutla, David Polanco, indicó ayer que el comercio ya opera con normalidad. Ayer habían dos barcos tanqueros trabajando: Uno se encontraba en el muelle A, cargando melaza para exportación; y otro se encontraba en el muelle C, descargando combustibles para Chevron/Rasa.

"Ambos barcos están bombeando. Hay personal que ha instalado las mangueras y las ha acoplado al sistema de tuberías", dijo.

Además, detalló que se tenía programado, ayer mismo, meter otro buque para carga de graneles en el muelle C y se esperaba una nave para la carga y descarga de contenedores a eso de las 23:00 horas de ayer.

También se recibió el crucero MS Europa, un barco de pasajeros con turistas, procedente de Panamá y Costa Rica.

"Como usted ve los barcos no se cargan solos. Además debe haber alguien que los amarre y los desamarre. Estamos trabajando con el personal justo", apuntó el funcionario; luego de que se le cuestionara que miembros del sindicato decían que no había nadie trabajando en la terminal portuaria aduciendo que todos los trabajadores estaban en huelga.

Sobre el monto de las pérdidas que dejó el cierre de los muelles y de las instalaciones de CEPA, se indicó que aún no se tienen datos al respecto.

La presión sindical

Los manifestantes pedían ser contratados directamente por la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) por lo cual, y con el ánimo de presionar al Gobierno, bloquearon las entradas y salidas del puerto, impidiendo durante ocho días el libre acceso y retiro de mercaderías.

Los manifestantes, quienes continúan apostados en una calle de acceso a la zona industrial de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), en Acajutla, Sonsonate, afirmaron ayer que continuaran con sus medidas de presión hasta que su petición de contratación directa sea resuelta, y no por medio de empresas subcontratadas.

En un blog, los sindicalistas amenazaron incluso con cerrar el Aeropuerto Internacional de El Salvador, en Comalapa, La Paz, si las autoridades no cumplían con sus pretensiones.

El presidente de la CEPA, Guillermo López Suárez, destacó en esa ocasión que la presión viene más de parte de los directivos del sindicato, que nunca han sido trabajadores de la autónoma, y ahora buscan ser contratados.

Desde mayo pasado, dijo López Suárez, se tuvieron cerca de 30 reuniones con los sindicalistas y se aceptó sus propuestas, pero volvieron a presionar allá por el 26 de diciembre.

Al respecto, el funcionario aseveró que no se dejará presionar ni permitirá "'chanchullos' de "oportunistas que han visto la oportunidad de hacer negocios".

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Carlos Enrique Araujo, comentó ayer que espera que CEPA resuelva pronto el problema que mantiene con los sindicalistas para que el comercio marítimo no sea afectado.

"Este es un daño que se da para la economía, y para las importaciones y exportaciones que nos tiene sumamente preocupados", dijo.

El líder gremial recordó que el país ya atraviesa por una situación económica difícil como para que se tomen este tipo de acciones. Además, dijo, se está afectando al rubro agrícola y manufacturero.

Lamentó también que se comience el año de esta manera por parte de personas que dejan de lado los intereses del país, afectando a todos.

Adicionalmente, Araujo apuntó que este tipo de eventos genera una mala imagen entre los inversionistas, pues estos lo que quieren es que haya buenas relaciones laborales y que no se paren las operaciones.

Raúl Melara, director ejecutivo de ANEP, comentó a raíz del bloqueo de la infraestructura marítima que en cualquier parte del mundo todas las facilidades portuarias son estratégicas e inclusive son consideradas de seguridad nacional.