Reutilizar el papel, aluminio y plástico

Empresas apuestan por reciclaje

» Unas 18 firmas implementan programas de reciclaje. Y existen 56 empresas que se dedican al comercio de materiales para ser reutilizados

las latas de bebidas son los materiales que más se comercializan en el mercado. De acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente, en 2008 se procesaron 63.14 toneladas. FOTO EDH / ARCHIVO

La fórmula de reducir, reutilizar y reciclar cada vez cala más entre las empresas e industrias locales quienes, además de apreciar los beneficios ambientales que conllevan estas prácticas, han estimado la disminución en los costos y una mejora en su eficiencia y productividad.

Para evidenciar del cambio de conducta de las firmas, el director general de participación ciudadana del Ministerio de Medio Ambiente (MARN), Jorge Domínguez, asegura que actualmente hay 18 empresas que se han adherido al Programa de Recuperación del Reciclaje y a la Red Verde que impulsa esta entidad gubernamental.

Entre las organizaciones que aprovechan el papel, aluminio y plástico -los tres elementos que están en boga- están La Constancia, Diana, Kimberly Clark, Wal Mart y Nejapa Power.

Asimismo Domínguez destacó el trabajo la Asociación Salvadoreña de la Industria del Plástico (Asiplastic), gremial que lidera el programa Eco-Amigos del Plástico y de la Fundación Reciplast, que aglutina a empresas que envasan en plástico.

"Están avanzando en el tema del reciclaje y cada vez está llegando menos material a los botaderos que es uno de los objetivos que busca el ministerio". Esta dependencia del MARN reveló que para 2008, fueron recuperadas unas ocho mil 316 toneladas de plástico. Y en lo que respecta a productos de aluminio se registraron 133.58 toneladas.

Por su parte, Asiplastic registró 60 toneladas de plástico adicionales que han logrado reincorporar a los procesos productivos.

Sobre la reducción de costos a nivel económico por parte de las empresas, el MARN no registra datos, sin embargo, la entidad gubernamental reconoce que las firmas han identificado el potencial de comercialización y ahorro.

"El concepto del reciclaje es un agregado para el manejo adecuado del uso de los desechos. Pero también genera y promueve un buen ingreso y ahorro", aseguró Domínguez quien añadió que hay varias empresas que han decidido darle formalidad al proceso dada su rentabilidad.

"Se está generando un ambiente de comercio y de negocio de estos residuos. Además se negocia la compra y venta de plástico, lata (aluminio) y el papel y el cartón", dijo Domínguez quien identifica al menos a 56 empresas que se dedican a la comercialización de material reciclado.

Por su parte, el presidente del comité ecológico de Asiplastic, Carlos Rafael Trejo, aseguró que en definitiva la utilización de material reciclado en los procesos productivos representa una reducción de costos reales a las empresas pero que depende de los productos a los que se dediquen.

"La reducción de costos podría andar entre un 20% al 25% dentro de cada empresa que utiliza material reciclado", estimó Trejo en el caso del plástico.

El representante de la gremial afirma que al haber un ahorro en los costos, existirían mayores niveles de utilidades.

Pero a juicio de Trejo, la mayor ganancia que la industria tiene al implementar procesos de reciclaje es la generación de empleos que en el caso de la industria del plástico se traduce en los cientos de pepenadores que ahora se mantienen gracias a este negocio.

Además de ello, este proceso de reutilización también refleja la capacidad técnica, el impulso y la evolución de la industria del plástico nacional.

Incluso comentó que el material plástico que ha pasado por el proceso del reciclaje ha ganado terreno en el mercado internacional. Mientras tanto el gerente de la planta de Nejapa Power, Walter Polanco, resaltó los beneficios de dichas prácticas en varias áreas de la empresa de energía.

Los involucrados esperan que cada vez más firmas se incorporen a esta cultura que en definitiva no sólo mejorará las condiciones ambientales sino que promoverá y definirá el negocio del futuro: la basura.