Exportaciones crecieron 15%

Las frutas salvadoreñas seducen mercado EE.UU.

» Un 98.8 por ciento de las ventas de fruta congelada se destina al mercado estadounidense

El negocio de frutícolas es un motor que impulsa diferentes actores de la cadena productiva. FOTO EDH / ARCHIVO

El sabor de las frutas tropicales y exóticas de El Salvador ha logrado seducir el paladar de importantes mercados del mundo, lo cual ha contribuido a aumentar las exportaciones en los últimos años.

Según, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el país logró exportar 112.8 quintales de frutas y congelados al cierre de 2008, es decir un total de 3.5 millones de dólares. El crecimiento alcanzado fue de más del 15 por ciento. En su mayoría, el comercio de frutas procesadas y congeladas está dirigido al mercado estadounidense, en donde viven más de 2.5 millones de salvadoreños y que son los principales consumidores de los productos nostálgicos. El año pasado, las ventas de frutas hacia ese mercado llegaron a 48.14 quintales por un valor de 2.5 millones de dólares.

Las 10 frutas más apetecidas por los consumidores estadounidenses, y por ende, las que mayores ventas registran en dicho mercado son: maracuyá, cocos, marañón, zapote, níspero, arrayán, mamey, jocotes, nance, limones y aguacates.

Mario Ernesto Salaverría, titular del MAG, explicó que la producción de frutas comenzó a crecer hace unos ocho años, cuando se emprendió el Programa Nacional de Frutas de El Salvador (MAG Frutales), que a la fecha ha contribuido a reducir las importaciones de frutas, de 13 millones de dólares a 3 millones de dólares. Así como a incrementar las áreas de cultivo de frutales de 20 mil manzanas en 2004 a 33 mil manzanas en 2008. El programa se ejecuta a través del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), con fondos que proceden de la privatización de la extinta Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel).

Jorge Escobar, director de MAG Frutales IICA, explicó que en un principio se buscó contribuir a la reforestación del país con la siembra de árboles no maderables, sino productivos, específicamente frutales.

Los primeros estudios que se realizaron detectaron que se importaba frutas que bien podían cultivarse en tierras salvadoreñas como: cocos, limones, aguacates, naranjas, entre otras. "Fue así como se comienza a trabajar una visión empresarial, y en plantaciones comerciales", explicó Escobar.

El modelo se desarrolla bajo un enfoque de cadenas productivas, que incluye a productores, viveristas, agroindustriales, empresas empacadoras y comercializadores.

Además posee un componente de comercialización y mercadeo que provee asistencia técnica a los productores y empresarios de frutas frescas y procesadas para que tengan acceso al mercado nacional e internacional, lograr mejores precios por sus cosechas.

El experto estima, que a la fecha se han sembrado unas 11 mil hectáreas de fruta, sin incluir los huertos caseros y patios de casa. Así como también, unos 109 árboles por hectárea, es decir, más un millón 200 mil árboles productivos.

Salaverría agregó que de forma paralela a MAG Frutales, el país impulsa otros esfuerzos para el desarrollo de frutales, como el de Fondos del Milenio, que ha destinado $20 millones para un proyecto de frutales que será ejecutado por el IICA, por un período de 4 años.