Aprueban aumento al salario mínimo

» El acuerdo será elevado ante el Consejo Superior del Trabajo. Si el Presidente de la República lo aprueba, entrará en vigencia el próximo uno de enero.

Andrés amílcar Borja, presidente del Consejo del Salario Mínimo, anuncia el acuerdo sobre el aumento para los trabajadores.FOTO EDH

El 8 por ciento para la industria, el comercio, servicios y agro, y el 4 por ciento para la maquila textil es el aumento acordado ayer por el Consejo del Salario Mínimo que se espera sea sancionado por el Presidente de la República para que entre en vigencia el próximo 1 de enero.

Si bien el acuerdo fue consensuado entre los representantes de la empresa privada, los trabajadores y el Gobierno, el aumento para los trabajadores del comercio y servicios no fue apoyado por el gremio.

La nueva tabla salarial fue dada a conocer ayer a las 3:00 de la tarde, dos horas después de la última reunión tripartita. El acta fue leída por el presidente del Consejo Andrés Amílcar Borja, quien explicó el espíritu de la medida: aliviar el bolsillo de los trabajadores y paliar el efecto del alza de los precios de la canasta básica en virtud de la crisis global.

Los trabajadores de la maquila no han sido favorecidos como el resto, pero el Consejo advirtió que se hizo de esa manera para evitar el cierre de fuentes de trabajo y más despidos (ver nota aparte).

El acuerdo incluye además un ajuste para el precio de la recolección del café, el algodón y la caña de azúcar.

Nueva tabla

Si el acuerdo se convierte en Decreto Ejecutivo, los trabajadores del comercio elevarán sus ingresos mensuales de 192.30 a 207.68 dólares; los de la maquila textil de 167.10 a 173.78 dólares y los de la industria de 188.10 a 203.15.

Asimismo, en la agroindustria, los salarios aumentarían de 90 a 97.20 dólares. La tabla incluye además un pago superior para la arroba de café (de 0.656 a 0.708 dólares), la libra de algodón (de 0.25 a 0.26 dólares) y la tonelada de caña de azúcar (de 1.39 a 1.50 dólares).

En suma, el aumento efectuado entre 2007 y 2008 sería de 18 por ciento, por lo cual el ministro de Trabajo, Roberto Espinal, lo calificó de "histórico".

Los representantes del sector laboral se pronunciaron porque se pongan en marcha "medidas de acompañamiento" para que el aumento al salario de los trabajadores no se vea opacado por el alza de los precios de los bienes y los servicios. Demandan, entre otros, "control de precios" de las medicinas, los servicios escolares, el transporte público y la energía eléctrica. Al respecto, los representantes gubernamentales indicaron que la Defensoría del Consumidor deberá velar porque éstos no suban de precio de manera desmedida ante el anuncio.

El proceso

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Federico Colorado, aseguró que si bien el aumento al salario mínimo no era lo que pretendía el sector laboral, es una medida que amortiguará el alto costo de la canasta básica.

El proceso de análisis fue arduo, según sus actores y por ello se felicitaron mutuamente al finalizar la firma del acta, que se efectuó en presencia de la prensa.

Remberto Repreza, del sector laboral, sostuvo que la negociación se intensificó a partir de junio, después de que se aplicó el aumento de 5 por ciento para todos los sectores, ya que querían conseguir otro 30 por ciento. El empresariado nacional advirtió que el 8 por ciento es lo que podría ser absorbido sin causar mayores daños.

¿Tendrán las empresas que reducir su planilla para poder hacer efectivo el aumento salarial? Esa fue la duda principal y sobre la cual se ciernen muchas dudas, según reconocieron los miembros del Consejo. No hay garantías de que no será así, reconoció el ministro Espinal.

"Vamos a ver de que esto se haga realidad de la forma más rápida posible", dijo, al explicar que después del análisis en la división jurídica del Ministerio, el documento será enviado a la Secretaría Técnica de la Presidencia.

Más empleo formal

Índices como la inflación acumulada y el costo de los alimentos y el encarecimiento de la canasta básica fueron tomados en cuenta durante el análisis de la medida, explicó el representante del Ministerio de Economía, Juan Carlos Rivas.

Destacó que las previsiones del gobierno son, en general, a la baja. Así, la inflación hasta octubre era de 7.4 por ciento y se espera que cierre el año con 6 por ciento. El alza en el costo de los alimentos ronda el 10 por ciento y se espera que baje al 8 por ciento.

Actualmente, el costo de la canasta básica para una familia urbana de cuatro miembros, ha sido estipulado en 174.93 dólares, y para una familia rural de cinco personas, es de 110.06 dólares.

Uno de los indicadores más alentadores para el gobierno es el aumento, de acuerdo con el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), del empleo formal.

Hasta septiembre de este año, la entidad registra 15 mil 337 nuevos puestos de trabajo, aseguró Rivas, hasta sumar 589 mil 501 trabajadores.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.