Plan de expansión comercial

Farmacias Económicas darán franquicias en 2009

» La licencia para instalar una farmacia pequeña costará unos $10,000

La expansión prevé abrir entre cinco y diez salas de venta por año en la zona metropolitana de San Salvador, cabeceras departamentales y otras ciudades.FOTO EDH / ARCHIVO

El próximo año, la cadena de Farmacias Económicas tomará un nuevo rumbo en la manera de hacer negocios. Lo franquiciará para pequeñas ciudades del interior del país, informó el presidente del grupo, Miguel Lacayo.

A poco más de tres años de haber incursionado en la comercialización de medicamentos genéricos que son más cómodos en comparación con los productos de marca, o innovadores, la cadena de farmacias ha crecido hasta tener 35 sucursales en la zona metropolitana de San Salvador y otras grandes ciudades del interior del país. Tres de las tiendas están franquiciadas.

Ahora la visión es expandir el negocio de la mano de los franquiciatarios, que bien pueden ser médicos, familiares suyos, o cualquier otra persona que tenga la capacidad económica y el deseo de incursionar en el negocio, comentó Lacayo. Las proyecciones de la compañía son llegar a colocar por lo menos 30 franquicias en pequeñas ciudades en el interior del país en los próximos tres años, con la idea de acercar los beneficios de precios cómodos para salvadoreños, sobre todo los de menos ingresos, indicó el empresario.

El costo para hacerse de la franquicia y abrir este tipo de negocios en localidades pequeñas rondará los diez mil dólares, mientras que en ciudades grandes, como San Miguel, Santa Ana y en la zona metropolitana de San Salvador, la inversión es de 50 mil dólares.

Lacayo confirmó que dicho monto de inversión incluye el costo de la franquicia, la dotación, la compra inicial de inventario de medicamentos genéricos y la adecuación del local, de acuerdo a los requerimientos y estándares de la cadena.

"Les damos todo el conocimiento, los sistemas, el entrenamiento, les asesoramos sobre qué tipo de inventarios de medicinas genéricas deben manejar y le suplimos productos de nuestra bodega central, además de ayudarles a que sean exitosos", aseguró.

Lacayo dice que la decisión de franquiciar el negocio la tomó porque cree que el sistema es un instrumento de desarrollo económico, ya que es la forma en que ciertos empresarios individuales se pueden hacer de una marca.

Además, dice que con este modelo se facilita tener capacidad de compra a través de la asociatividad que implica ser miembro de un grupo de farmacias que les da reconocimiento, buenos costos, capacitación, asistencia, marketing y software especializado en el manejo de la operación.

"Cuando es el negocio es una franquicia se puede absorber mucho el conocimiento del dueño de la marca, pues lo educa para que sea más exitoso, porque es un ganar ganar; mientras más exitoso es el franquiciatario, más exitoso es el dueño de la franquicia", aseguró.

Crecimiento

La primera sucursal de la cadena de farmacias la abrió el 28 de enero de 2005, y llegó a tener 40 sucursales, de las cuales cerró cinco porque no rindieron la rentabilidad esperada. Ahora se ha propuesto abrir cinco salas de venta, dos estarán en el centro de la capital, una en La Unión y dos más en la zona metropolitana de San Salvador.

El plan busca crecer al ritmo de entre cinco a diez sucursales por año, incluyendo la franquicia. La idea es que en los próximos tres años se pueda llegar a entre 50 y 60 tiendas.

Farmacias Económicas da empleo a 210 personas, 40 de los cuales son médicos que atienden a los clientes con consultas a precios muy cómodos. Cada mes, atiende 100 mil clientes con genéricos que, de acuerdo al empresario, poseen propiedades terapéuticas similares a los medicamentos de marca locales e importados.

En menos de cuatro años están entre las primeras tres cadenas de farmacias que busca la gente para comprar sus medicinas; "ya no estamos abajo del radar", concluyó.