Mejora el nivel de vida

País se mueve hacia economía de servicios

» El 38% de la población ocupada trabaja en servicios y 22% en comercio

La nueva configuración del mapa laboral del país nos muestra que somos una economía basada eminentemente en la generación de servicios, producto de una mejoría en los niveles de escolaridad de la población en los últimos 15 años, según revela el censo.FOTO EDH / ARCHIVO

En los últimos 15 años la sociedad salvadoreña ha transitado de los sectores primario y secundario a ser principalmente una población que produce y subsiste del comercio y los servicios, según la nueva configuración del mapa laboral que arroja el "V Censo de Población y VI de Vivienda".

Los datos proporcionados el sábado y que serán corroborados hoy por el presidente Elías Antonio Saca, revelan que el 37.6 por ciento de la población ocupada, de 16 años en adelante, trabaja en el sector de servicios públicos y privados y el 22.3 por ciento lo hacen en el comercio; le sigue el agropecuario con 16.6%, la industria con 15.8% y la construcción está relegada con 7.6% .

El hecho de que más de la tercera parte de la población en edad de trabajar esté ocupada en servicios públicos y privados, demuestra una mejoría en la calidad de vida de los habitantes, según el analista económico, Claudio de Rosa.

"Todos los estudios demuestran que a medida que un país eleva su nivel de calidad de vida se mueve hacia los servicios", destaca.

Lo que el censo está mostrando también explica, en parte, que esa transición positiva hacia una mejor calidad de vida de los salvadoreños, también es el efecto de una mejora sustancial en la educación de la población, "lo que está influyendo en que vayamos transitando hacia los servicios", insiste el profesional.

De Rosa sostiene que pasar de una estructura productiva basada en los sectores agropecuario e industrial a una economía de servicios, no significa ningún riesgo para la seguridad alimentaria del país.

Eso es lo que ha ocurrido en Europa, Estados Unidos y otros países del mundo, añade; por lo tanto dice, "no es ningún riesgo; al contrario, quiere decir que vamos mejorando los países".

Lo que hay que hacer sobre todo en estos momentos en que se plantea la posibilidad de una crisis alimentaria es que a los campesinos hay que darles más tecnología, para que menos gente pueda producir el doble o el triple en la misma cantidad de tierra, con lo cual se va a mejorar la calidad de vida en las áreas rurales y se garantizará los alimentos para la población, apuntó.

Por eso es tan importante la atención a las zonas rurales para que tengan mejores condiciones de vida y en el sector agropecuario incorporar más tecnología, para que sea más productivo, "porque en la medida que son más productivos, menos campesinos producen mucho más y tienen mejores ingresos", subrayó.

Educación

La transición de una economía agropecuaria y agroindustrial a una predominantemente de servicios, no es productos del azar, sino de las mejoras logradas en los niveles de educación de los habitantes del país, en especial de los jóvenes.

Lo anterior lo confirma que el analfabetismo bajó de 23.9 a 16 por ciento en los niños de 10 a 15 años en 1992 y del 15.1 al 6.4 en la población adolescente y joven entre los 15 y 24 años en 2007, según el censo.

Otro dato muy interesante que ha influido, seguramente, es que el promedio de escolaridad se movió de 6.1 a 7.9 años entre 1992 y 2007 para jóvenes con edades que oscilan de 15 a 24 años.

Adicionalmente a ello, el censo comprobó que el nivel de escolaridad promedio de las personas que trabajan en el sector servicios es de 9.64 años, mientras las que se emplean en el comercio han cursado alrededor de 8.07 años de estudios. También revela una mejoría en vivienda, acceso a agua, energía eléctrica, así como en los indicadores de educación y salud, con lo que los objetivos del milenio se pueden lograr antes de lo previsto, aseguró el economista.