Evitar la sífilis congénita, tarea inconclusa en el país

Una investigación REALIZADA por LA OPS en 2009 determinó que los indicadores de sífilis en niños no mejorARON con relación a 2003, pero sí en la materna

La sífilis congénita, una enfermedad de transmisión sexual que para muchos pasa casi inadvertida, sigue siendo un problema de salud según un estudio publicado recientemente por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La patología es originada por la bacteria del Treponema Pallidum que puede pasar de la madre al feto, si la mujer no recibe tratamiento, y producir graves efectos como abortos espontáneos, muerte intrauterina, partos prematuros. Si el bebé sobrevive suele presentar problemas renales y ceguera entre otros.

La investigación denominada "Diagnóstico Situacional de Sífilis Materna y Sífilis Congénita" se desarrolló en 28 hospitales de la red pública en 2009.

Para ese año, los investigadores encontraron una prevalencia de la sífilis materna, es decir, en embarazadas del 0.47 por ciento y en niños del 5.1 por mil nacidos vivos.

José Ruales, representante de la OPS en El Salvador, recordó que las metas del milenio mandan a los países a lograr una reducción del menos uno por ciento en gestantes y menos 0.5 por casos por mil nacidos.

En este caso, El Salvador ya logró uno de los objetivos, pero con la transmisión congénita falta camino por recorrer.

En 2009 en los hospitales de la red pública se atendió a 72,702 embarazadas, se detectaron a 224 con pruebas positivas a la infección, de ellos se estudiaron a 215.

Pero una de las preocupaciones es que solo el 67 por ciento de las mujeres fueron tamizadas antes de las 20 semanas y la mitad después de ese periodo.

Ruales expresó que a las embarazadas se les debe someter dos veces a los análisis para prevenir la transmisión.

"Nosotros esperaríamos que al ciento por ciento se les realice la prueba de la sífilis, en la primera mitad y en la segunda, pero observamos una cobertura baja de las medidas de diagnóstico", añadió el representante de la OPS.

La transmisión de la madre al hijo se realiza por la placenta o en el momento del parto por el contacto del niño con las lesiones en los genitales de la madre.

El paso a través de la placenta ocurre entre las semanas 16 y 28 del embarazo, pero se conocen casos en los que ha ocurrido en la semana nueve.

Por ello la importancia de la detección precoz. "Es una de las enfermedades más antiguas de la humanidad junto a la tuberculosis que todavía están rondando en nuestro planeta y que la medida de control y tratamiento es muy sencilla y barata", comentó Ruales. Si la mujer es tratada con penicilina en las dosis adecuadas, se cura y se evita el contagio.

De acuerdo con la literatura, el 30% de los niños de madres con la enfermedad nacen con la infección, pero hay otro 30 por ciento que muere antes de terminar el embarazo y un 20 por ciento nace con otros problemas como bajo peso.

Ruales destacó que pese a que la cobertura, para ese año no era buena, ya se logró la meta de reducir al uno por ciento la sífilis materna, pero no así en niños.

En 2003, la OPS realizó un estudio en diferentes países, para entonces en El Salvador la sífilis materna era del 6.2 por ciento y de congénita del 1 por mil nacidos vivos. En el reciente estudio es del 5.1.

"Eso muestra que las medidas se han estado tomando más en la atención de la madre, pero no en el diagnóstico de los niño o no se estaba haciendo el tratamiento", agregó el médico.

En la investigación realizada en 2009 solo 3,522 bebés fueron tamizados, 18 de ellos dieron positivos a la bacteria, lo que significa una incidencia del 5.1.

En 2005, el Minsal reportó 45 casos, en 2008 fueron 21 y en 2009 detectaron 29.

Según los investigadores, en el periodo estudiado, el seguimiento que se le dio a los niños de madres con sífilis no fue el adecuado, lo que podría revelar una grave falla en el sistema de referencia, escaso interés de los prestadores de servicios que tuvieron a cargo a las pacientes o una pobre consignación de los datos de la historia clínica.

Entre las recomendaciones que surgen está el incremento en la cobertura de detección de sífilis y VIH en la embarazadas, actualizar las normas de diagnóstico, incluir a la pareja en el control prenatal.

Guillermo Ernesto Ortiz, técnico del Programa Nacional de ITS/VIH/Sida, manifestó que uno de los mecanismos que se realizan para la detección precoz es ofrecer la prueba de la sífilis junto a la de VIH/Sida, ya que en esa área se ha tenido una reducción importante en la transmisión vertical.

"Si se nos escapó una usuaria o ella no se puso en control prenatal y no se trató, se tendrá un caso seguro de sífilis congénita", añadió Ortiz.

El técnico comentó que en este esfuerzo es indispensable que la pareja o las parejas de la mujer reciban tratamiento porque puede volverse a infectar y contagiar al infante. En 2012 la OPS desarrollará otro estudio para identificar el impacto de la reforma de salud en la reducción de la sífilis en embarazadas y en bebés.

Se espera que los indicadores hayan mejorado porque a juicio de Ruales se han dado pasos importantes en la atención obstetra, prenatal y neonatal y varias de las recomendaciones ya se aplican.