resumen noticias
Además en

El Salvador prepara estrategia para vigilancia

OPS: Países deben estar alertas ante la E. Coli

» Se recomienda establecer medidas para identificar posibles casos

Yamileth Cáceres Viernes, 17 de Junio de 2011

El brote de Escherichia Coli en Europa y los primeros diagnósticos de la enfermedad en Estados Unidos y Canadá han llevado a diferentes países a incrementar los controles sanitarios en las fronteras y puertos, entre ellos Venezuela, Perú, Colombia, Nicaragua y Guatemala.

José Ruales, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en El Salvador, manifestó que es importante que las naciones establezcan medidas de control para identificar posibles casos relacionados con viajeros a las zonas afectadas en Alemania que puedan tener síntomas.

"La alerta de la OMS es para que los países tomen en cuenta, que sí pueden haber, como ha sucedió en Estados Unidos, Canadá y en una docena de países europeos, viajeros que han llegado con los síntomas o han tenido la infección", comentó el representante de OPS.

Ruales expresó que el riesgo para El Salvador es bajo incluso para otros países fuera de Alemania, pero debe mantenerse la alerta para prevenir la transmisión de la E. Coli.

El trabajo debe focalizarse en identificar posibles casos, si cumplen con los criterios epidemiológicos, los pacientes deben ser aislados mientras se termina el tiempo de transmisión.

El E.Coli identificado en Alemania y que ha contagiado a 3,335 personas, tres de ellos fuera de ese continente, se caracteriza por producir diarrea hemorrágica, pero también problemas tóxicos en los riñones y plaquetas bajas. El desarrollo de la enfermedad puede tener un tiempo de incubación de uno a diez días.

A lo que se debe estar atento es al aparecimiento de los síntomas en personas que hayan viajado a Europa, que consumieron alimentos en la zona efectuada o que hayan estado en contacto con algún viajero.

La enfermedad en Europa ha causado más de 39 muertes.

Algunos países han optado por pasar cuestionarios a los viajeros procedentes de Europa.

Para Ruales es importante esa medida para poder identificar pacientes en el caso que los haya, pero no están de acuerdo en restricciones a los viajeros.

"Se debe mantener la alerta porque si no se tienen las condiciones sanitarias adecuadas, al igual que ocurre con el cólera, las heces fecales de esas persona podrían contaminar fuentes de agua", advirtió Ruales.

La OPS ha discutido el tema con el Ministerio de Salud y están por publicar los lineamientos para la vigilancia y el tratamiento de la enfermedad.

Lo que se busca es incrementar la alerta para la detección de posible enfermos y que la población cumpla las medidas para evitar que los alimentos se conviertan en una fuente de contaminación.

Entre las recomendaciones que se girarán es lavarse las manos frecuentemente, lavar los alimentos, cocinarlos a más de 70 grados de temperatura y almacenarlos a bajo de cinco grados.

Además es necesario que el personal médico conozca las definiciones de la enfermedad para que la identifique, que el laboratorio central del Minsal esté preparado para hacer los diagnósticos o realizarlos a través de centros internacionales.