"Racionamiento" de medicina en hospital público de Santa Ana

» Salud reconoció está semana el desabastecimiento de los fármacos en los sanatorios

Pacientes del hospital San Juan de Dios, de Santa Ana, solicitan los medicamentos que les han prescrito. FOTO edh / ángela castro

En el hospital San Juan de Dios, de Santa Ana, la escasez de medicamentos ha hecho que las autoridades del centro lleven a cabo un racionamiento que consiste en dar prioridad a los pacientes ingresados sobre los pacientes de la consulta externa, explicó , ayer, el doctor Germán Arévalo, jefe de la división médica.

"Prácticamente estamos desabastecidos de medicamentos esenciales. Que no hayan de este tipo no compromete la vida de los pacientes", sostuvo. En la farmacia de ese hospital no hay medicinas para adultos asmáticos como salbutamol y betametasona (esteroide); colirios oftálmicos, enalapril (inhibidor para la presión alta), entre otros. El centro de asistencia agrupa las medicinas en esenciales, críticos y básicos.

Arévalo puso como ejemplo la dotación de 500 ampollas de insulina. "Si esa misma cantidad se consume en una semana dentro del hospital entonces se queda para los pacientes hospitalizados y no le damos al ambulatorio", aseguró.

Sin embargo esta situación fue refutada por médicos del centro, quienes bajo la figura del anonimato, explicaron que ni para los ingresados hay medicamentos.

"Antibióticos hay pero para darles por vía oral. En el caso de los pacientes delicados que están dormidos o sedados necesitamos antibiótico por vía intravenosa y de eso no hay", indicó un doctor.

Al igual que los medicamentos, los insumos también son escasos.

"Hilos para suturar y catéteres no hay. Lo que nos queda es pedir a las familias que los compren. Algunas pueden otras no. Lo fregado es que a uno le echan las culpas. No podemos curar con agua bendita por vía intravenosa", dijo otro médico.

Los doctores consultados dijeron que la misma situación se vive en todas las áreas del centro como la pediatría, caridad, bienestar magisterial.

Usuarios de la consulta externa también mostraron su descontento por no contar con sus recetas completas.

Edwin Monterrosa, paciente con asma, no pudo obtener su spray para su padecimiento crónico. "Cuando esto pasa (desabastecimiento) me toca que comprarlo fuera. Gracias a Dios tengo dinero para hacerlo pero algunas personas no", expuso Monterrosa. Arévalo explicó que el jueves pasado empezó el ingreso de medicamentos e insumos. "En este momento (ayer) el hospital ya empezó a ser abastecido con la compra del año pasado. Insumos y medicamentos empezaron a ingresar al centro el día jueves", argumentó el jefe de la división médica, quien añadió que este tipo de situaciones se generan debido a los atrasos en las empresas para enviar los suministros.

"Las compras uno las programa para inicios de año, pero las empresas suministrantes empiezan a darlas por mayo o junio. Incluso hay algunas que las dan a medio año", comentó.