Para bebés prematuros

Maternidad ya tiene programa madre-canguro

» Ganancia de peso, evitar las infecciones hospitalarias y fomentar la lactancia materna son las ventajas que ofrece

Gabriela Georgina Batres, de 20 años, carga a su bebé Génesis Gabriela, de 13 días, en el área para madres-canguro habilitada en Maternidad. FOTO EDh / leonardo gonzález

Diez infantes prematuros eran alimentados ayer por sus madres en el Hospital de Maternidad. Esto como parte del programa Madre-Canguro inaugurado ayer en el nosocomio por las autoridades de la unidad de Atención a la Niñez del Ministerio de Salud con el auspicio de USAID.

Los bebés que estaban junto a sus madres en el área destinada para este programa nacieron entre la semana 28 y la 31 de gestación. El resto de infantes prematuros nacidos en el hospital estaban en incubadoras.

El objetivo del programa es que los 60 prematuros que nacen cada mes en el hospital reciban el calor de sus madres y no pasen sus primeros días dentro de las incubadoras.

En lo que va del año, 418 niños prematuros han pasado por esos aparatos, según el director Roberto Edmundo Sánchez Ochoa.

El coordinador del programa Madre-Canguro, Boris Carranza, explicó que además de estimular el vínculo afectivo entre hijo y madre, se facilita la lactancia materna, lo que a veces no es posible cuando los recién nacidos están en las incubadoras.

El contacto entre la madre y el niño estimula también el desarrollo emocional del bebé. En palabras de Carranza los niños "ganan más peso, se enferman menos y eso logra que tengan menor tiempo de estancia intrahospitalaria".

Así, se espera un número menor de neumonías, diarreas y demás infecciones nosocomiales (dentro del hospital).

Creación colombiana

Fátima de Hernández y Salvador Ernesto Hernández se han turnado para hacer las veces de canguro con su pequeño hijo César René Hernández. Ayer, durante la inauguración del programa, se convirtieron en el ejemplo de los resultados positivos del método.

Implementar el programa madre canguro en El Salvador, ha sido posible luego que personal de Maternidad hiciera una pasantía en un hospital de Bogotá, Colombia, país donde nació este programa en 1978.

El doctor Edgar Rey fue el primer en implementarlo en el Instituto Materno Infantil de Santa Fe de Bogotá. Luego, en 1994, se creó la Fundación Canguro la cual difundió la metodología y realizó investigaciones para darle respaldo científico.

El método es sencillo. Siguiendo el ejemplo de los canguros, se mantiene al bebé contra el pecho de un adulto, idealmente, de la madre o el padre.

Según los médicos, cuando los únicos problemas del bebé son la necesidad de regular la temperatura de su cuerpo y alimentarlo, la incubadora puede ser sustituida por la madre como fuente directa de calor y alimento.

Esto se logra colocando al bebé entre los pechos de la madre, en posición vertical y con la cabeza vuelta a un lado, de modo que el pecho del bebé quede en contacto con el de la madre.

Ella sostiene al bebé con una faja o manta. De esta forma, el infante se mantiene a una temperatura adecuada y su desarrollo emocional es estimulado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.