En el país hay 400 especies en peligro

Reptiles, en grave riesgo de extinguirse

» Funzel dijo que el temor de la gente abona a la extinción de las culebras

las serpientes son algunas de la más vulnerables ante el ataque de los seres humanos, ya que la mayoría las considera peligrosas y las agreden. Entre las especies que más recibe Funzel están las masacuatas, que son muy comunes en El Salvador. FOTO EDH / ARCHIVO

De la lista oficial de las 400 especies de Vida Silvestre Amenazada o en Peligro de Extinción del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), los reptiles son los más vulnerables en el país, aseguró Patricia Martínez, veterinaria de la Fundación Zoológica de El Salvador (Funzel).

Primero, por la falta de educación ambiental en El Salvador, y segundo, por el temor que despiertan dichos animales en las personas. Por ejemplo, gran parte de la ciudadanía piensa que todas las culebras son venenosas, pero, según Funzel, de las 72 especies que habitan en el país, sólo "seis o siete son venenosas".

Algunas de las especies más vulnerables de reptiles son la falsa coral, la coral, el cantil de río, la tamagaz y la víbora de cascabel.

"Aquí en la fundación nosotros recibimos en un 99.99% masacuatas heridas, pero originalmente las de esta especie son inofensivas. Claro, si nosotros las atacamos, puede que nos den una mordida, pero eso no va a pasar de una infección", señaló Martínez.

Las lesiones que mayormente presentan los reptiles que son llevados a Funzel son machetazos o golpes con objetos contundentes como palos o piedras.

Sin embargo, a diferencia de los mamíferos, especies como las culebras tienen más oportunidades de reinsertarse en un hábitat natural sin ningún problema.

"Los reptiles, además de que son bonitos, tienen una gran capacidad de adaptación, porque no tienen la capacidad de agarrar impronta (adaptarse a los seres humanos y a vivir en cautiverio). Usted los puede tener en la casa y tocar, pero de repente cambian su carácter y se ponen agresivos como cualquier animal silvestre ", explicó Martínez.

La fundación recomienda a la población en general que si encuentra un reptil en su caso, patio o cualquier otro lugar, que lo mantenga en observación y llame inmediatamente a la Policía de Medio Ambiente o a Funzel, para evitar cualquier inconveniente.

"Esto es lo más oportuno para evitar lastimar al animal y permitir su pronta reubicación, en un lugar más adecuado y seguro", indicó la veterinaria.

No obstante, según la experta, los reptiles gustan más de los lugares secos, pues necesitan del calor para regular su metabolismo. Por ello, viven en su mayoría en la costa o en los mangles.

Según Funzel, la preservación de estas especies está estrechamente ligada con la eficacia y respeto a la Ley de Conservación de Vida Silvestre y a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites).

"Por eso hay una legislación vinculada a sancionar el tráfico de estos especímenes y hacer llamados a la población. Pero aún falta mucho por hacer", dijo Elena Larreynaga, directora ejecutiva de Funzel.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.