Así lo plantea Inquifar

Ministerio obvia el Código de Salud para favorecer Albamed

» Ante la falta de consenso político en Ley de Medicamentos, abrieron el mercado internacional en detrimento del nacional

El FMLN argumentó que pretenden traer medicinas baratas, incluso, de Cuba.FOTO EDH / ARCHIVO

La Asociación de Industriales Químico Farmacéuticos de El Salvador (Inquifar) denunció que el Ministerio de Salud lanzó cinco licitaciones en las cuales eliminó requisitos para favorecer productos extranjeros, con lo cual obvia el Código de Salud y abre las puertas para la compra de medicinas al Proyecto Grannacional Centro Regulador de Medicamentos del Alba (Albamed), lo que va en detrimento de industria salvadoreña.

"No hay un trato igual" para los productos de la industria nacional, aseguró el presidente de Inquifar, Mario Ancalmo.

En un comunicado, Inquifar expone que en las licitaciones abiertas DR-CAFTA números 03/2011, 04/2011, 05/2011, 06/2011 y 07/2011 del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), "se establece que se podrá vender al Gobierno y éste comprar cualquier producto farmacéutico extranjero sin tener el registro previo que exige la ley".

Las cinco licitaciones lanzadas en octubre y cuya apertura de ofertas será el 19, 22 y 23 de noviembre son para comprar medicamentos para los hospitales nacionales y establecimientos de salud del primer nivel de atención, para el próximo año.

Inquifar argumenta que el registro es una exigencia establecida en el Código de Salud y el Reglamento de Especialidades Farmacéuticas, pero la Ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, la medida es porque "el país debe abrir los espacios para que lleguen los medicamentos más baratos a la población"

Según la funcionaria, se han "mal interpretado las licitaciones, en el sentido de que hasta hoy hay un número pequeño de personas que pueden participar en la licitación pero hay otras compañías, incluso nacionales, que no pueden participar porque no están en la lista", y agregó "estamos abriendo espacios para que puedan concursar más compañías".

En las especificaciones de las licitaciones se contempla que se podrá vender al gobierno y este comprar cualquier producto farmacéutico extranjero sin tener el registro previo que exige la ley.

En las bases de la licitación DR-Cafta número 05/2011 se expone que "será eximido de los requisitos que se solicitan en la experiencia clínica, todo medicamento que cuente con procedencia y permiso de comercialización de los Estados Unidos, Canadá, Japón, Suiza, Alemania, Inglaterra, Suecia, Francia, Italia, España, Bélgica, Dinamarca, Austria, Holanda, Finlandia, Noruega, Brasil, Colombia, Cuba y Argentina, siempre que se presente certificado de producto farmacéutico tipo OMS (Organización Mundial de la Salud) emitido por cualquiera de las autoridades reguladoras siguientes: FDA, Canadá, Ministerio de salud de Japón, EMA, ANVISA, INVIMA, Cecmed o ANMAT.

El Ministerio de Salud se reserva el derecho de verificar la información referente a los informes de farmacovigilancia, fallas de calidad o retiros de mercado emitido por estas autoridades, con el objeto de verificar la seguridad y eficacia del producto", expone el documento.

Entre la lista de reguladoras que menciona Salud está el Cecmed (Centro para el Control Estatal de la Calidad de medicamentos), cuyo país coordinador es Cuba.

La directora Ejecutiva de Inquifar, Carmen Estela Pérez, explicó que como gremial exigen "que se pidan los registros sanitarios. Pedimos que se nos trate a todos por igual. Si a uno le piden experiencia clínica, a todos igual... A los de casa nos están tratando mal y a la visita bien. A los que generan riqueza y empleo en este país, nada".

Pérez manifestó que a la industria nacional les "están pidiendo experiencia clínica y a los productos extranjeros si vienen de esta lista (en las condiciones de licitación) no les pide la experiencia clínica. Son dos cosas distintas, una cosa es que tengan permiso para vender y otra que clínicamente ya hayan tenido experiencia y que haya sido favorable. A los salvadoreños nos piden registro y experiencia, a los extranjeros ni siquiera el registro".

Bajo esta premisa, el Ministerio de Salud está obviando el Artículo 14 del Código de Salud, que determina, en su inciso G, que el Consejo Superior de Salud Pública (CSSP), deberá "autorizar la inscripción, importación, fabricación y expendio de especialidades Químico-Farmacéuticas, suplementos vitamínicos y otros productos o sustancias que ofrezcan una acción terapéutica fabricadas en el país o en el extranjero, con o sin receta previa y previo informe favorable de las Juntas respectivas y siempre que cumplan los requisitos ya especificados en el correspondiente reglamento".

"El Ministerio de Salud está sentando las bases para entrar en legalidad con Albamed, porque no tienen permiso. Estás compras son ilegales, van en contra de las leyes salvadoreñas", agregó Pérez, quien encuentra eco en las revelaciones del diputado efemelenista Guillermo Mata Bennet, quien admitió ayer en el Congreso que la idea de abrir la competencia es que Cuba pueda vender medicinas aquí (leer artículo complementario).

Las declaraciones de Mata Bennet polarizan más el debate sobre la Ley de Medicamentos propuesta por el FMLN, principalmente al recordar que en mayo anterior, el viceministro de Políticas de Salud, Eduardo Espinoza, principal promotor de la legislación, aseguró: "Yo no tengo conocimiento de si existe o no un Albamed, es primera vez que sé que existe una iniciativa de esa naturaleza".

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.