Educación inicial, reto para el Mined

» El gobierno prevé aportar $34.50 millones para este nivel, en cinco años

La cobertura en el nivel de educación inicial, que corresponde a niños de entre cero y tres años, supone la demanda de más recursos en materia de infraestructura, equipo, contratación de educadoras especializadas y alimentación para los pequeños. FOTO EDH / ARCHIVO

Aunque el Ministerio de Educación (Mined) comenzó a realizar acciones para potenciar la educación inicial, como la apertura de cuatro centros pilotos para la atención de este nivel educativo, lo cierto es que deberá acelerar el paso considerando que el próximo año esto será más obligatorio que nunca, a la luz de la Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia (Lepina).

Ese fue un papel que desarrollaron durante más de una década las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones internacionales, dado que los gobiernos anteriores no enfatizaron en esta tarea ante la ausencia de un mandato específico. La atención vía gubernamental se apoyó en los centros del Instituto Salvadoreño para la Niñez y la Adolescencia (Isna). Datos oficiales presentados por Educación, el pasado miércoles, exponen que en el país hay 433 mil niños en ese rango de edad, pero sólo se están atendiendo 7,800 infantes (es decir el 1.8% de la población) a través de centros oficiales, comunitarios y del Ministerio de Salud.

Sin embargo, especialistas educativos, como Felipe Rivas, precisan que el Ministerio de Educación se encuentra ante el hecho de que los fondos citados en el Plan Quinquenal para hacer frente al reto de cobertura no les da margen de superarlo de forma holgada. Para el desarrollo del programa de Educación Inicial, que es una de las acciones educativas insignia del gobierno, se ha previsto invertir $34.50 millones. Sin embargo, sólo hay disponibilidad para invertir $9 millones, pero aún no se define cómo se obtendrán los $25.50 millones que faltan.

El secretario general de Bases Magisteriales, Luis Mario López, quien además es miembro del Consejo Nacional de Educación, explicó que si bien ellos reconocen que hay buenas intenciones y voluntad de parte de las autoridades educativas, "ningún proyecto es viable sino está garantizado el financiamiento".

Eso explica el reconocimiento que el ministro de Educación, Salvador Sánchez Cerén, dio a organizaciones como Save The Children, Plan Internacional y Unicef, entre otras, que han mostrado compromiso en ayudarle. También confía en sortear obstáculos financieros con la participación de las alcaldías. Esto lo tiene asegurado en Ayutuxtepeque, Soyapango y San Martín, donde se abrirán cuatro centros piloto y los ediles ya participan en la iniciativa.

López insistió en señalar que a estas alturas el Programa Social Educativo 2009 - 2014 Vamos a la Escuela aún no es conocido por todos los maestros del país. "En la medida en que los 42 mil maestros lo dominemos, estaremos enterados del rumbo a seguir y lo que ganarán las comunidades educativas y el país", agregó.

La misma incertidumbre pesa sobre el trabajo en el campo de la Alfabetización aunque Educación haya recurrido a la opción del voluntariado de los estudiantes de bachillerato y de las universidades. Los fondos que el gobierno prevé asignar a este programa en cinco años de gestión ascienden a $50 millones. No obstante, según el Plan Quinquenal es claro que sólo hay financiados $3 millones, con lo cual queda la brecha de $47 millones.