Propuesta de ley transitoria

Cuestionan plan de alfabetización

» La iniciativa de ley del partido de gobierno premiaría y sancionaría a los ciudadanos y entes que no colaboren

María German Sánchez, de 86 años, copia la lección en el círculo de alfabetización, Comunidad Vista Bella 2 de San Salvador.FOTO EDH / ARCHIVO

Llevar a cero el analfabetismo es uno de los compromisos que asumió el ministro de Educación, Salvador Sánchez Cerén en sus primeras conferencias. La próxima semana los diputados de la comisión de Cultura y Educación iniciarán el debate alrededor de la propuesta de Ley Transitoria para la Alfabetización Nacional. El proyecto es respaldado por los diputados del partido oficial a fin de dar fuerza a la iniciativa del también Vicepresidente.

La propuesta, presentada meses atrás, plantea que la alfabetización sea declarada "de utilidad pública" y buscará propiciar "la igualdad de las personas" e ir "más allá" de enseñar a leer y escribir. Pues: "Deberá comprender, además, la adquisición de habilidades y capacidades vinculadas al desarrollo de medios de subsistencia de las personas".

El anteproyecto propone una participación obligatoria de los ciudadanos (artículos 4 y 11), en los términos que establezcan las autoridades, y bajo un esquema de incentivos y sanciones. Además, se asignaría el 0.3% del Presupuesto de la Nación al Plan Nacional de Alfabetización.

También destaca en el escrito, la creación de un Consejo Consultivo Técnico dirigido por el Ministro de Educación, representantes del gremio de docentes, la Universidad de El Salvador y Comures. La propuesta plantea que las municipalidades coordinen la erradicación del analfabetismo a nivel local a través de consejos vecinales.

El experto en Educación, Felipe Rivas, expresó que la idea de erradicar el analfabetismo es buena, aunque considera que no es necesaria una ley, sino más bien voluntad política para invertir y trabajar en ello.

Rivas señaló que antes de plantear una ley para alfabetizar se debería hacer un estudio base, para determinar la dimensión real del problema. Pues las tasas de analfabetismo que plantea el proyecto (11% urbano y 26% rural) no son las más recientes.

Además, si bien en uno de sus artículos plantea la intención de que las personas aprendan otras habilidades, el hecho de que tenga carácter transitorio implica que habrá un proceso rápido basado en el código básico de alfabetizar: leer y escribir, y eso puede revertirse rápidamente.

Críticas y sugerencias

El experto adujo que, tal como la propuesta de ley está redactada, resulta extrema la forma en que se planea involucrar a los ciudadanos en el esfuerzo de eliminación del problema.

Según indicó, además de la UES, otras universidades privadas que ya tienen experiencia con el tema de la alfabetización deberían formar parte del Consejo Técnico. También argumenta que, si se quiere involucrar más a las alcaldías, estas necesitan capacidad institucional y financiera para llevar adelante esa tarea.

Previo a iniciar el debate, los políticos del FMLN y ARENA han dejado clara su divergencia sobre la iniciativa. El doctor Guillermo Mata Bennett, representante del FMLN en la Comisión de Cultura y Educación, afirmó que la propuesta de ley "no es tan impositiva. (Pues) se hará una invitación a los jóvenes para que participen... y si es ley de interés público el Ministerio de Educación convocará... y en toda situación se dará derecho de audiencia". De acuerdo a Mata Bennett: "La ley no es para obligar a nadie, sino para que se le dé importancia al tema. El espíritu de la ley es llamar a la solidaridad".

Margarita Escobar, de la fracción de ARENA califica el proyecto como "totalitario".

En su opinión, tal como está planteada, esta ley podría servir para el "control de la población" y tiene "tendencia a ideologizar".

Escobar asegura que se deben continuar los esfuerzos de mediano y largo plazo del Plan Nacional de Educación 2021 que tenía planes concretos para el aumento de la escolaridad.

Según los datos de Educación citados por Escobar, en el 2008 la tasa de analfabetismo urbano era de 9.9% y de 22.4% en la zona rural. El indicador nacional es de 14.1%.

Piden No desechar el 2021

La diputada tricolor no sólo es crítica con este proyecto de ley, sino también con los planes del Mined respecto al cambio curricular. Los que buscan, en su opinión, "cambiar el rumbo de la educación en el país".

Escobar dijo desconocer el documento en el que las nuevas autoridades de Educación plantean el rumbo a seguir en los próximos años. Pero considera importante no desechar el plan 2021 de tajo porque "ha sido trabajado por todos los sectores" e incluyó "un consenso para planes a mediano y largo plazo para acabar con el analfabetismo".

Por su parte, el pecenista Mario Ponce señaló que las intenciones de cambios en la currícula escolar "sean para mejorar" y no para "ideologizar".

El ex ministro de educación, Rolando Marín, recordó que "como cualquier programa", el plan 2021 tiene aspectos que se deberían ajustar, pero también elementos a los que se debe dar tiempo. A fin de que se apliquen en las aulas adecuadamente y se pueda evaluar sus resultados.

Modelos para alfabetizar

El propósito de erradicar el analfabetismo ha sido una de las banderas de regímenes socialistas.

Primero Cuba, luego Nicaragua y hace unos años Venezuela, se han proclamado libres de analfabetismo utilizando métodos como el "Yo sí puedo", creado por la cubana Leonela Realy. Esta metodología se utilizó en Venezuela, donde 129 mil ciudadanos fueron capacitados como alfabetizadores por instructores cubanos, como parte de un programa iniciado en 2003 y finalizado en 2005.

¿Se repetirá esa experiencia en El Salvador? Tal parece que mientras se discute el cambio a los programas educativos, "el cambio" y "el hombre nuevo" podrían forjarse a través del abecedario.