resumen noticias
Además en

Jardines de niños y guarderías a examen

» Ya se realizó una intervención piloto con 50 centros. Se detectó falta de extintores, de planes de emergencia y señalización

Susana Joma Miércoles, 5 de Agosto de 2009

La muerte de 48 niños ocurrida en una guardería de Hermosillo, México, el 5 de junio pasado, impulsó a las nuevas autoridades de Gobernación ordenaran al Cuerpo de Bomberos inspeccionar las condiciones de seguridad en guarderías y jardines de infantes a nivel local.

El proceso abarca Centros de Desarrollo Infantil (CDI), Centros de Bienestar Infantil (CBI) que están bajo la jurisdicción del Instituto Salvadoreño de Desarrollo Integral de la Niñez y Adolescencia (Isna), guarderías que manejan organizaciones no gubernamentales y personas naturales con el aval de la institución.

Los kinder públicos, bajo la jurisdicción del sistema educativo formal, también son examinados.

El proceso inició en junio y concluirá en octubre, lapso en que se pretenden realizar 412 inspecciones en todo el país.

El ministro de Gobernación, Humberto Centeno, dijo que el Cuerpo de Bomberos empezó con un plan piloto a través del cual se han visitado 50 instituciones, 25 de ellas en la capital y el resto en el interior. En el 80% de los centros inspeccionados se identificaron aspectos a corregir.

Los inspectores de Bomberos, distribuidos en las diferentes estaciones, son los encargados de supervisar las condiciones de seguridad que tienen las instalaciones. Además, deben determinar si el personal está capacitado para actuar en caso de ocurrir emergencias, como incendios o terremotos.

Abner Hurtado, director del Cuerpo de Bomberos, detalló que en las supervisiones que ya realizaron se observaron fallas comunes: que las rutas de evacuación no están señalizadas, que no se han realizado simulacros de evacuación y el personal desconoce cómo organizarlos y que las puertas no se abren hacia afuera, sino hacia adentro.

Otros hallazgos coincidentes son la falta de iluminación de emergencia, falta de alarmas o sistemas de detección de incendios, ausencia de extintores y carencia de planes de emergencia.

A eso se agrega que muchos no tienen a su disposición un botiquín de primeros auxilios y mucho menos los números de la unidad de bomberos, hospitales o cuerpo de socorro más cercano.

Centeno y Hurtado confirmaron que en la medida que encuentran deficiencias notifican a los propietarios o responsables de la sala cuna, centros de redes infantiles y kinder para que corrijan. Para lo que cuentan con 60 días a partir de la visita.

Tras ese lapso, habrá una nueva verificación, entre septiembre y noviembre, para determinar si han solucionado las fallas. Si eso no ocurre, se convocará a los encargados, con el fin de hacerles consciencia del peligro que corren los niños y el personal al no contar con los recursos de seguridad.

En algunos casos los hallazgos no se refieren a riesgos en el interior de las guarderías y kinder, sino afuera. Por ejemplo, uno de esos centros tenía su entrada obstaculizada con partes de vehículos propiedad de un taller, lo que en un momento dado impedirían la pronta salida de los menores.

Hurtado es consciente de que solventar esto podría llevar más tiempo, pero insiste en que es necesario y advierte que estarán atentos a que los responsables de las instituciones infantiles se esfuercen en corregir lo señalado.

Ni las estatales se salvan

Los Centros de Desarrollo y Bienestar Infantil que operan en instituciones estatales también presentan fallas de seguridad.

Humberto Centeno confirmó que en una visita realizada cuando asumió su cargo, identificó algunas anomalías en la guardería de ese ministerio.

"Lo primero era un árbol viejo que amenazaba con caer encima de los salones donde los niños juegan, además una losa vieja de Correos que con un pequeño movimiento podía caer. Ambas taras ya se corrigieron", aseguró.

El Isna también recibió un llamado de atención, pues en uno de sus centros de resguardo los bomberos encontraron instalaciones eléctricas deterioradas.

"Tampoco había colchones, ni comida, ni medicamentos. Allí estaba a punto de suceder lo que en Hermosillo", expuso Centeno.

El 31 de julio, el inspector Juan Carlos Nolasco recorrió algunas guarderías privadas. Entre ellas, Retoños, en la Urbanización Loma Linda y el Colegio Nuestro Mundo infantil, que también tiene sección de kinder.

La propietaria de Retoños, Ana María Larios, mostró su beneplácito con la medida y receptiva ante algunas observaciones como la de instalar alarma contra incendios y extintor. A los responsables del Kinder Nuestro Mundo se les indicó que en sus instalaciones deberían tener dos puertas de salida. Lo importante, se les dijo, es que en caso de una emergencia la vida de los niños no corra ningún riesgo.