Hospitales San Salvador, saturados por neumonía

» Varios centros no tienen camas libres y habilitan espacios para poder ingresar a más niños; situación es similar a la de 2007

Decenas de infantes permanecen ingresados en el Servicio de Pediatría del Hospital Zacamil con neumonía. Ayer en esta sala había 33 infantes con este mal respiratorio.FOTO EDH / rene rodriguez

Las salas de pediatría de seis hospitales del gran San Salvador están al límite después de que los ingresos por neumonía se han triplicado en las últimas dos semanas.

Juan Santos García, director de la Región de Salud Metropolitana, manifestó ayer que "la ocupación de las camas pediátricas está al cien por ciento".

Antes del 23 de junio, las hospitalizaciones por esta causa, en promedio, eran 12 al día. Del 23 de junio al 1 de julio aumentaron a 18 y una semana después ingresan 36 infantes al día. La etiqueta de no hay camas incluye a importantes hospitales Zacamil, Saldaña, San Bartolo y Soyapango.

"La ocupación de las cuatro pediatrías está al cien por ciento. Se han tenido que habilitar áreas donde normalmente no se ingresan pacientes con neumonía", comentó García.

Algunos centros como San Bartolo y Zacamil suspendieron algunas cirugías electivas mientras la situación se normaliza.

El director de la región metropolitana manifestó que, de acuerdo con el corredor endémico, el cual dicta el riesgo de la enfermedad, en este momento ya se salieron de la zona de seguridad y están cerca de la epidémica.

El área de pediatría del Hospital de Zacamil dispone de 41 cunas; de ellas, 33 estaban ayer ocupadas con niños con este padecimiento. Ocho más fueron ingresados en el área de Cirugía Mujeres.

En el caso de que la situación continúe con esa alza se habilitará otra área. Los centros médicos también ocupan espacios para la atención de niños con dengue y gastroenteritis aguda.

El Hospital Saldaña es una muestra fiel del aumento de este tipo de enfermedades. Las 21 camas pediátricas no dieron abasto para albergar a los menores con padecimientos respiratorios. Las autoridades tuvieron que colocar 22 cunas extra. Edwin Montoya, director del establecimiento, expresó ayer que había 49 pacientes menores de nueve años hospitalizados, 27 de ellos por infecciones respiratorias graves.

"La capacidad es de 21 camas, pero tenemos la ventaja que el servicio tiene espacio para 71", añadió Montoya.

En San Rafael, un hospital recién estrenado y con una mayor capacidad, la mitad de las cunas para infantes también estaba ocupada por enfermos con neumonía. Margarita de Fuente, directora del centro, indicó que había 34 ingresados, 22 por neumonía.

"Ya estamos al tope. La semana pasada casi todas las cunas estaban ocupadas, si la situación continúa así tenemos que ver cómo extendemos el área", manifestó de Fuente.

El Hospital Bloom, el único centro pediátrico especializado, no escapa de esa situación. El martes amaneció con 40 niños con neumonía. La sala habitual de infectología no dio abasto y se trasladaron infantes a otros servicios.

Según las estadísticas, la tendencia de los ingresos y las consultas por este mal respiratorio es similar a la ocurrida en 2007.

Aquel año, los principales hospitales del país se saturaron de niños con infecciones. El 11 de julio, el Ministerio de Salud decretó alerta amarilla en seis hospitales y preventiva en el resto del país.

En la semana 26, que terminó el pasado sábado, las consultas por neumonía ascendieron a 1,614, una cantidad similar a la de hace dos años cuando se activó la alerta por esta infección.

Julio Armero, director de Vigilancia de la Salud, dijo que, a nivel nacional, los ingresos han tenido una elevación mayor a la del año anterior, pero no es considerable.

Lo que sí augura es que este mes se presente la mayor elevación de la enfermedad por ello están reforzando la atención en el nivel primario.

En la última semana también aumentaron las consultas por enfermedades respiratorias, pasaron de 68,187 a 75,374.

Por lo pronto, con las Unidades Móviles del Fondo Solidario para la Salud (Fosalud) reforzarán la atención en las unidades de Unicentro, Barrios, Apopa, Santa Tecla y el Hospital Bloom.

Las atenciones comenzaron a incrementarse después de que la Organización Mundial de la Salud diera la alerta por la influenza A H1N1. Hasta ayer, Salud registraba 360 casos confirmados, días más que en el anterior informe emitido por las autoridades.

Conforme los días pasan, la enfermedad ha ido ganando terreno; el virus se saltó el cerco epidemiológico y se esparció a 28 municipios de siete departamentos. Además se han presentado contagios en distintos centros educativos, penales y hogares de infantes.

Armero dijo que se investiga un brote en el Centro Penal de La Unión, en el Centro de Readaptación de Menores de Quezaltepeque y otro más, el segundo en dos semanas, en la Academia Nacional de Seguridad Pública.

En el Hogar Vito Guarato se confirmó la presencia del virus en 83 niños aunque sólo dos por prueba de laboratorio y, por tanto, confirmados en el informe de Salud. Este hecho viene a confirmar que los casos reales de enfermos son bastantes más que el registro que emiten las autoridades sanitarias. Igual sucedió en el Penal de Mariona cuando se presentaron decenas de casos de enfermos de H1N1.

"Es una enfermedad que está en el país y va a estar igual que una influenza estacional por unas semanas más", acotó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.