El dengue resiste en Sonsonate

» Pocos recursos, problemas en las alcaldías, apatía de la gente... varias razones parecen justificar el descontrol de la infección viral

El dengue no da tregua en Sonsonate. Desde la primera semana de enero hasta la última de junio, el departamento occidental es el que más enfermos tiene por habitante. La tendencia parece no tener freno y los contagios superan con creces los de otras zonas populosas del resto del país.

El último boletín epidemiológico de junio es casi un calco del primero de enero. Los casos confirmados cuadruplican los del año anterior y representan casi la cuarta parte del total. En esa radiografía tampoco se escapan los casos sospechosos que en la semana 25 ascienden a 368, más que ninguna otra zona del país de acuerdo con la división epidemiológica del Ministerio de Salud.

En marzo, en este medio, las autoridades sanitarias anunciaron un plan "intensivo" en cinco municipios, según lo expresó el entonces responsable de epidemiología Mario Serpas. Charlas, abate casa por casa... En junio, más de lo mismo: Sonsonate se mantenía como el departamento más afectado por el dengue y el plan en marcha en municipios como Acajutla, Sonsonate, Sonzacate y San Antonio del Monte no frenaba la cantidad de contagios.

¿Qué está fallando? ¿Faltan recursos? ¿Por qué lleva Sonsonate seis meses con el foco rojo y ninguna acción consigue apagarlo?

Eduardo Josa, director regional del Ministerio de Salud, se refiere a las serias dificultades por las que atraviesa el personal sanitario en las jornadas de fumigación y abatización. "Muchas personas no quieren abrir sus puertas para que el personal haga su trabajo", expresó el funcionario para referirse a las tareas de supervisión de larvas en depósitos de agua y concientización de la población.

En la actualidad, Sonsonate registra un nivel de infestación del siete por ciento, es decir, hallan larvas del zancudo aedes aegpyti, el transmisor del virus del dengue, en siete de cada cien viviendas visitadas. Lo normal es 4%.

Curiosamente, las zonas afectadas que menciona Josa son las mismas que aparecían en los reportes anteriores de Salud Pública. En cambio, otro especialista de la zona, el epidemiólogo Carlos Figueroa Leiva, habla de otros municipios como Armenia e Izalco, "zonas que están siendo invadidas por el dengue".

Leiva indica que el aumento de casos se mantiene, en parte, por la "migración" del virus a otros lugares. En aquellos en los que se ha actuado, cita la fuente, "sí se han reducido los casos". "Se redujo en centro de Sonsonate, no hay en Sonzacate...", precisó el especialista.

Leiva reconoce que el trabajo preventivo no marcha sobre ruedas este año. "El anterior teníamos un plan bastante estable, ayuda de los alcaldes, hoy las autoridades locales son nuevas y eso ha venido a cortar las intervenciones", detalló el epidemiólogo. A eso añade el deficiente servicio de recolección de basura lo que favorece la reproducción del mosquito.

El mosquito hembra transmisor del dengue deposita los huevos en el agua lluvia. Cualquier desperdicio, un tapón de gaseosa, estopa de coco, un neumático... recoge el agua y se crea un reservorio ideal para el zancudo y su proliferación. El virus del dengue necesita de un vehículo transmisor, el mosquito, de ahí que éste sea el objetivo prioritario de los esfuerzos preventivos.

A la luz de las estadísticas, el trabajo en la época seca de erradicación del vector no ha funcionado. En la lluviosa, esa efectividad disminuye y se espera un aumento de casos. ¿Será demasiado tarde?.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.