Puede ser aprobada hoy en Asamblea

Ley de Niñez eleva a 14 años la edad mínima para trabajar

» Aprobación de la normativa obliga a cambiar otras como el Código de Trabajo

Dos niños permanecen en una calle del centro capitalino a la espera de compradores. La propuesta de Ley de la Niñez regula las edades permitidas para el trabajo formal. El joven goza de los derechos y obligaciones que establece la ley.FOTO EDH / Mauricio Cáceres

Con la aprobación de la Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia (Lepina), desaparecerá la edad mínima para trabajar de 12 años, tal y como la establece el Código de Trabajo. El documento, que podría ser sometido hoy a plenaria en la Asamblea Legislativa, eleva a 14 años la edad para acceder a un trabajo.

El Código de Trabajo, por el contrario, en el artículo 114 autoriza a los infantes, siempre que se trate de "un trabajo ligero" y no perjudique su salud ni entorpezca su asistencia a la escuela.

Antonio Almendáriz, presidente de la comisión ad hoc que estudió el proyecto de ley, comentó que "a los 14 años, un infante tiene capacidad para evitar sufrir un daño en el trabajo; uno menor, su derecho es divertirse".

El proyecto de ley también obliga al Estado a dotar de todas las prestaciones de previsión y seguridad social a los menores que estén empleados. "Gozarán de todos los beneficios, prestaciones económicas y servicios de salud en las mismas condiciones previstas para los mayores de 18 años", reza el documento.

Juan Pablo Durán, diputado de Centro Democrático, manifestó que el documento convierte a los niños en sujetos de derecho.

"Es absurdo que un infante que labore no se le reconozcan sus derechos iguales a los que tiene un adulto que trabaja", añadió el funcionario.

Al respecto, la Ley del Seguro Social no menciona edades y se limita a decir que el régimen se aplicará a todos los trabajadores que dependan de un patrono.

Otro de los beneficios que recibirán los niños y adolescentes, independientemente de su condición social, es el acceso a la atención en los centros privados cuando se considere que su vida está en peligro. Por ejemplo, si el menor requiere una cirugía de emergencia o ser hospitalizado por encontrarse en peligro de muerte, se le dará atención en el centro más cercano, no importa si éste es privado. Después se remitirá al centro público correspondiente.

El Estado también velará por que los niños tengan a su disposición los exámenes de diagnóstico y los tratamientos necesarios.

Si el sistema público no dispone del equipo y recursos necesarios, de acuerdo con la ley consensuada por todos los partidos, deberá coordinar con los integrantes del Sistema Nacional de Salud para prestar el servicio.

En una situación excepcional, según el artículo 22, "en casos de inminente peligro de muerte, y agotadas las alternativas existentes, el Estado podrá gestionar que los servicios de salud sean brindados por entidades privadas, debiendo asumir los gastos correspondientes, si los hubiere; cuando la madre, padre, representante, responsable o sus familias no pudieren solventarlos".

El Ejecutivo envió la propuesta de ley a la Asamblea Legislativa en octubre del año pasado. Se formó una comisión ad hoc para que hiciera los análisis correspondientes; los miembros a su vez llamaron a los representantes de diversas instituciones que tienen que ver con la protección de la niñez para que aportaran sus ideas.

Los diputados incluyeron dichas recomendaciones y hace dos semanas finalizaron la discusión del documento.

El 9 de marzo, la comisión dio un dictamen favorable para que el anteproyecto de ley fuera sometido a plenaria.

Sin embargo, el tema no fue incluido en la agenda de hoy. No obstante, si la comisión decide incorporarla, se podría reformar la agenda y aprobarla.

Irma Amaya, diputada del FMLN, dijo que su partido está listo para dar los votos a favor. "Entre más rápido se apruebe, más rápido se podrá comenzar con los preparativos para implementar la ley".