Maza: "¿Qué es más justo comprar huevos o el bono?"

» Ministro dice que ya invierten el 76 % del presupuesto en el pago de salarios

Cientos de empleados del Ministerio de Salud participaron ayer en una marcha para exigir un bono de $300.FOTO EDH / lissette lemus

El ministro de Salud, Guillermo Maza, reiteró ayer que carecen de fondos para acceder a la demanda de un bono de $300 para los empleados del sector que exige el Sindicato Gremial de Trabajadores de Enfermería de El Salvador (Sigeesal).

El funcionario, luego de sostener una reunión con el sindicato en la sala de Rayos X de la emergencia del Hospital Rosales, añadió que, si queda algún remanente del presupuesto 2008, éste se usaría para atender las necesidades de los hospitales.

"Tenemos debilidades en insumos, en medicina, en servicios básicos, ustedes han sacado que no hay huevos en el Rosales ¿qué cree que es más justo? ¿Comprar los huevos que dar el bono?", justificó el funcionario.

Los miembros de Sigeesal dicen que Hacienda les dio un reporte el cual revela que Salud no ha ejecutado $80 millones y, por lo tanto, creen que de ahí pueden salir siete millones del bono para los 25 mil empleados.

Maza insistió en que ese dinero está comprometido, por lo que no se puede tocar. Como parte de las protestas de los últimos días, los trabajadores administrativos, laboratorio clínico, farmacia, además de enfermeras y algunos médicos de ocho hospitales públicos, participaron en una marcha que salió del Bloom y Rosales hacia el despacho del Ministro de Salud. "Queremos el bono", gritaban los empleados.

A las 10:15 de la mañana se regresaron al Rosales. Entre los murmullos de los pacientes de que hacían falta camillas, acetaminofén y jeringas, sostuvieron una reunión que duró un poco más de una hora. Pero de ahí sólo consiguieron una entrevista con el personal administrativo para que les explicaran la distribución de los fondos.

Del despacho del ministro se movieron hasta el Ministerio de Salud. "Si el ministro no accede a hacer la transferencia, estamos dispuestos a llevar esto a nivel nacional, los compañeros sólo esperan el llamado para irse a una huelga general", se escuchaba en el altavoz.

Cuando salieron, los sindicatos expresaron que analizarían el informe financiero que, según ellos, está maquillado; luego decidirán que acciones realizarían. No obstante, en una reunión posterior con un designado de la Iglesia Católica, éste les pidió que evitaran afectar a los pacientes.