resumen noticias
Además en

Gobernación no autoriza al sindicato PNC

» La Fiscalía General y el ministerio de Trabajo argumentaron que la constitución prohíbe en su artículo 47 que miembros de la Policía puedan formar asociaciones o sindicatos

David Marroquín Jueves, 6 de Enero de 2011

Los argumentos presentados por el Ministerio de Trabajo y por la Fiscalía General no permitieron que el Ministerio de Gobernación legalizara a la Asociación General de Empleados y Empleadas de la Policía Nacional Civil (AGE-PNC).

La Unidad de Comunicaciones de Gobernación informó que el fallo emitido por el Registro de Asociaciones y Fundaciones sin fines de lucro, el 22 de noviembre pasado, todavía no les ha sido notificado a los directivos de la AGE-PNC porque estos no se han presentado a enterarse del mismo.

Agregaron que la resolución se basa en las opiniones brindadas por la Fiscalía General y el Ministerio de Trabajo que coincidieron en que los empleados de la Policía no pueden formar ninguna asociación sindical porque se los prohíbe el inciso segundo del artículo 47 de la Constitución.

"No podrían llegar a conformar ninguna organización gremial por lo que sostienen la Fiscalía y el Ministerio de Trabajo", dijo un portavoz de Gobernación.

El referido inciso señala que ni los miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) ni los de la Fuerza Armada tendrán derecho de asociarse o sindicalizarse; así como funcionarios de la carrera judicial y otros empleados públicos que señala el referido artículo de la Constitución.

La decisión del Ministerio de Gobernación le da al traste a las muestras de apoyo que en su momento dieron funcionarios de Justicia y Seguridad Pública a la sindicalización de los empleados de la Policía.

A la negativa de Gobernación de legalizar la asociación sindical de la Policía se les suma las divisiones internas y los intereses personales de varios de sus dirigentes que llevaron al fracaso a la Asociación General de Empleados y Empleadas de la Policía Nacional Civil (PNC).

Las diferencias entre los dirigentes se profundizaron desde octubre pasado cuando se destituyó al entonces presidente de la asociación por supuestos "abusos de poder al desconocer y obviar los acuerdos de la Junta Directiva", según lo hacen público en su perfil en Facebook algunos de los miembros de esa asociación, quienes incluso firman una nota como junta directiva (ver documento con dirección web).

Los ahora dirigentes de AGE-PNC señalan que el ex presidente realizó cambios en la escritura de constitución y en los estatutos sin haber consultado a la junta directiva y "lo peor aún, no haber informado en su debido momento".

En un comunicado divulgado el 31 de diciembre pasado en la página web de la AGE-PNC, reconocen una descomposición organizativa y falta de convocatoria de los miembros del sindicato.

"En conclusión el año nos deja muy maltratados organizativamente, pero con la decisión inquebrantable de continuar con una lucha y un esfuerzo que no debemos dejar perder", se lee en un párrafo del comunicado.

Agregan en el documento que "medidas equivocadas, choque de ideologías, hacen que no se avance, se obstaculiza el trabajo organizativo como primer medida, luego se continúa minando con la no aprobación del reglamento interno".

Policías que se encuentran afiliados a la referida asociación y que pidieron reserva de su nombre confirmaron las diferencias al interior de AGE-PNC y aseguraron que los antiguos dirigentes solo veían sus intereses personales y no los gremiales.

Los agentes agregaron que los ex directivos estaban más interesados en lograr un decreto legislativo que les permitiera el ascenso de los sargentos a subinspectores, tomando en cuenta la antigüedad del servicio.

Agregaron que en ningún momento velaron por pedir la incorporación de los empleados administrativos al escalafón salarial ni tampoco velaron por mejoras laborales.

En su comunicado, la referida gremial agrega que la descomposición organizativa "nace desde cuando la junta directiva deshace la comisión de Organización por el malestar de un directivo lo cual era como el principio del fin, la desconfianza, acusaciones sin fundamentos del vicepresidente referente a la legalización y la formación de un grupo paralelo dirigido por él mismo".

Señala que la convocatoria de sus miembros se perdió por "el cansancio de las bases al ver que las reivindicaciones más sentidas como la incorporación del sector administrativo a la Ley de Salarios para evitar la incertidumbre anual, la pérdida de los años trabajados por una indemnización en caso de la terminación de su contrato y la nivelación salarial".

Algunos policías consultados y que solicitaron no revelar sus nombres dicen que el movimiento sindical al interior de la PNC no ha despertado el interés entre los empleados por el tinte político ideológico hacia la izquierda que le dieron los dirigentes.

Apoyo de funcionarios

El ministro del ramo Manuel Melgar dijo en su oportunidad que sabía de esa asociación y que estaba integrada solo por empleados administrativos del cuerpo policial. "Tengo entendido que se trata de empleados administrativos y ellos sí pueden, menos los policías", dijo Melgar.

La inspectora general de la Policía, Zaira Navas, también respaldó la idea de que los empleados con funciones administrativas puedan organizarse para velar por sus intereses laborales.

"No existe ningún sindicato dentro de la Policía, hay una diferencia sustancial en lo que es un sindicato y lo que es una asociación", dijo Navas en mayo pasado.

En esa ocasión, Navas se comprometió abrir expedientes disciplinarios a los promotores de la organización sindical para establecer si ellos infringieron la Ley Disciplinaria de la Policía.

Hasta el momento se desconoce si la Inspectora General de la PNC les abrió las causas disciplinarias a los dirigentes de AGE-PNC. Tampoco se conocen resultados de la investigación interna que tuvo que haber realizado la Inspectoría de la Policía.

La asociación sindical de la Policía conocida como AGE-PNC se comenzó a gestar desde el 1 de junio de 2009, precisamente el día en que Mauricio Funes rindiera la protesta constitucional como Presidente de la República.

En ese momento, los dirigentes tenían cifradas sus esperanzas en que con el nuevo gobierno la legalización del movimiento sindical al interior de la corporación policial no tendría ningún obstáculo, pero al parecer se equivocaron.

En su primer comunicado, AGE-PNC señala que se trataba de una asociación que aglutina a empleados administrativos y operativos de la Policía sin excluir a nadie por razones ideológicas, religiosas o políticas.

Pero más adelante del comunicado fomentaban el divisionismo interno cuando señalaban que se debía de marginar a los miembros de la Policía que según ellos "son elementos reaccionarios comprometidos con los graves deterioros al que han sometido a nuestro país", en clara alusión a los oficiales que provenían de la Fuerza Armada.

El acto oficial de constitución de la asociación sindical se realizó en noviembre de 2009.