resumen noticias
Además en

Entre enero y noviembre de 2010

Incrementan los asesinatos en la zona paracentral

» Las estadísticas policiales de homicidios ocurridos en la zona paracentral se mantiene en rojo desde principios de año, mientras en Occidente, el Centro y el Oriente del país hay una reducción, según PNC

Karla Argueta Domingo, 28 de Noviembre de 2010

La zona paracentral es la única región del país que ha experimentado un aumento en el número de homicidios durante este año: 27 más que 2009, de acuerdo con cifras oficiales. Los departamentos de La Paz y Cabañas acumulan la mayor cantidad de asesinatos.

Hasta el 23 de noviembre de este año, según cifras policiales, la zona paracentral, comprendida por Cabañas, Cuscatlán, La Paz y San Vicente, llevaba un total de 413 homicidios, mientras que en el mismo periodo del año pasado registraba 386 casos.

"La zona paracentral inició 2010 con cifras de asesinatos que superaban a las del año pasado, y aunque ahorita hay un tendencia a la baja, no logramos recuperarnos", aseguró a El Diario de Hoy el jefe de la región paracentral de la Policía, Darwin Arévalo.

El director de la institución, Carlos Ascencio, aseguró que el incremento de los homicidios "es leve" y se debe en parte al hallazgo de los narcobarriles en Zacatecoluca y a las operaciones de las pandillas.

En La Paz, el año pasado fueron registrados 137 asesinatos, mientras que este año, hasta el 23 de noviembre, suman 178. En Cuscatlán el aumento es de homicidios durante el mismo periodo con 21. En 2009 fueron perpetrados 93 y este año 114.

Cabañas sufrió en 2010 un leve aumento en el número de ultimados, pasó de 58 a 61; mientras que San Vicente fue el único que experimentó una reducción de 38.

Los homicidios en esos cuatro departamentos son menores que los 1,222 registrados en el Área Metropolitana de San Salvador durante el mismo periodo; no obstante, en esta región los asesinatos han disminuido 123 menos que el año pasado.

Lo mismo ha ocurrido en occidente, que entre el 1 de enero y el 23 de noviembre pasó de 981, en 2009, a 845 este año. La zona central, que comprende Chalatenango y La Libertad, también ha experimentado una reducción de 24 homicidios. En 2009, ambos departamentos sumaban 622 asesinatos, y este año la cifra alcanzó en el mismo periodo los 598; mientras que en oriente el 23 de noviembre de 2010 cerró con 529 y el año pasado con 586.

El fiscal Antihomicidios, Óscar Torres, detalló que Olocuilta, Zacatecoluca, San Pedro Nonualco, Santiago Nonualco y San Juan Nonualco, son las regiones más violentas en La Paz, mientras que en Cuscatlán lo son Cojutepeque, San Rafael Cedros y San Pedro Perulapán.

Torres recordó que "la zona paracentral ha sido escenario de tres, de las nueve masacres y hechos violentos de impacto que la Unidad Antihomicidios investiga".

La primera de ellas fue la explosión de una granada industrial M-67 al interior de una clínica de niños el 28 de diciembre de 2009. El estallido produjo tres muertos, entre ellos el hijo y la esposa de un agente policial.

Los otros dos hechos violentos que han marcado a la zona paracentral son las masacres de Milingo, en Suchitoto, y la del cantón El Viñedo, en Olocuilta.

La primera ocurrió el 2 de febrero en los alrededores de una poza llamada Los Patos, del río Palancapa, en el cantón Milingo, y en donde ocho supuestos pandilleros fueron asesinados a balazos y otros tres resultaron heridos. La matanza en Olocuilta, por otra parte, dejó seis jóvenes muertos y uno lesionado.

Miembros de la corporación policial que trabajan en esa delegación afirmaron que en septiembre, cuando en el municipio pasó de siete a 26 homicidios este año, que carecían de recursos materiales y humanos para hacer un mejor patrullaje.

Los pobladores de la ciudad turística, por otra parte exigieron a las autoridades la presencia del Ejército. Hasta la fecha, de acuerdo al jefe de la región paracentral, Darwin Arévalo, hay soldados únicamente en San Pedro Perulapán.

Arévalo sostuvo que debido a la salida de la Fuerza Armada en Santa Ana, Sonsonate, San Salvador, La Libertad y San Miguel, los pandilleros se han desplazado a las zonas rurales.

El Ministro de Defensa, general David Munguía Payés, dijo a El Diario de Hoy que la intervención de la Fuerza Armada en tareas de seguridad para más de una treintena de zonas peligrosas, ha obligado a los mareros a migrar a las zonas rurales. Para solventar esa consecuencia, el ministro planteó que podrían ampliar sus operaciones a esos sitios.

"Cuando nosotros comenzamos a ser efectivos, las pandillas tratan de reaccionar al contrario. Tenemos información de que algunos cabecillas les ordenan a sus miembros cometer más crímenes para tener más presencia y enviar el mensaje de que el gobierno no está siendo efectivo, y al mismo tiempo seguir atemorizando a la gente", aseguró Munguía.

A pesar de que en la zona central, la Policía registra una disminución de los asesinatos, Munguía detalló durante la misma oportunidad, que en Chalatenango habían recibido información de un aumento de la criminalidad.

Hasta el 23 de noviembre de 2010, en Chalatenango habían ocurrido 78 homicidios, mientras que el año pasado las autoridades había registrado 59.

Nueva Concepción, El Coyolito y la cabecera departamental son las zonas más violentas de Chalatenango, de acuerdo a Torres.