Fue procesado por muerte de seis pescadores

Presunto narco guatemalteco ha sido acusado de varios crímenes en su país

» Publicaciones como El Periódico y Vida y Libertad de Guatemala acusan al detenido de ser cabecilla de una estructura

kenneth Reynaldo Vanegas Blanco (camisa a rayas) captado en 2006 durante el juicio por la masacre de seis pescadores en la aldea Shororaguá, Chiquimula. Fue absuelto porque una testigo cambió su versión a favor de Vanegas.FOTO EDH / ARCHIVO

Hasta ayer a media mañana, las autoridades salvadoreñas no sabían que entre los cinco capturados el jueves anterior cuando presuntamente negociaban un kilo de coca, en el parqueo de un restaurante capitalino, había un individuo que estuvo acusado de varios crímenes en Guatemala, de los cuales fue absuelto posteriormente, según han informado medios noticiosos del vecino país.

Se trata de Kenneth Reynaldo Vanegas Blanco, un hombre al que, según informaciones de periódicos y de revistas guatemaltecas como Vida y Libertad, le achacaron haber cometido varios crímenes, entre los cuales se incluye la masacre conocida como "El Caso Xororaguá", aldea donde en noviembre de 2002 mataron a seis pescadores dentro de un restaurante.

De acuerdo con las notas periodísticas, el guatemalteco fue absuelto después que supuestamente los testigos de la masacre fueran amenazados, al punto que la esposa de una de las víctimas negó durante el juicio que Vanegas Blanco hubiese estado en la escena del crimen, una versión totalmente diferente a la que dio ante la Fiscalía guatemalteca al inicio de las investigaciones.

Citando fuentes policiales y fiscales, las informaciones de los medios mencionados sobre el caso indican que Vanegas Blanco, para la época en que sucedió la matanza de Xororaguá, tenía a su un grupo de 50 hombres armados aparentemente con fusiles AK-47.

Los medios tienen registro de un ataque armado que sufrió una jueza guatemalteca en enero de 2004, pocos días después de haber dictado sentencia de prisión por asesinato contra un hermano de Vanegas. Hombres armados con fusiles AK-47 interceptaron a la jueza y la ametrallaron, pero ella escapó de morir, según la publicación.

nexo salvadoreño

Junto a Vanegas Blanco también detuvieron esta semana a los salvadoreños Jaime Javier Riera Barraza, Walter Humberto Castro Salmán, José Isael Rochac, Luis Ernesto Dubón López y Jorge Alberto López.

Vanegas Blanco y Barraza viajaban en una lujosa camioneta todoterreno, blanca, que, de acuerdo con fuentes policiales consultadas, en el registro público de vehículos aparece como propiedad de un abogado residente en el municipio de Candelaria de La Frontera, departamento de Santa Ana, fronterizo con Guatemala.

Mientras que los otros cuatro salvadoreños se transportaban en una camioneta Ford Explorer todoterreno que, de acuerdo con las mismas fuentes, aparece como propiedad de una mujer residente en una urbanización de Soyapango, quien a la vez es la esposa de un hombre que se dedica a la compra y venta de vehículos.

Algunos de los capturados son residentes de urbanizaciones como Las Margaritas de Soyapango, colonia Las Delicias de Santa Tecla, Atiquizaya, en el departamento de Ahuachapán, y Aldea San Antonio de Santa Ana. Ayer las autoridades dijeron que estaban buscando en sus archivos para ver si tenían alguna clase de antecedentes delictivos.

Riera Barraza tiene antecedentes judiciales por homicidio y robo de vehículos.

Según la Fiscalía, en 1999 fue procesado por un homicidio y en 2009 fue acusado por supuesta pertenencia a una banda que robaba carros en EE.UU., los cuales al parecer introducían por puntos ciegos de la frontera con Guatemala.

De acuerdo con ese informe, los autos en EE.UU. tenían un valor de unos $70 mil pero ya en El Salvador les alteraban las series y los vendían por unos $20 mil.

En cuanto al guatemalteco Vanegas Blanco, fuentes policiales indicaron que ya habían hecho gestiones con autoridades del vecino país para indagar los antecedentes del detenido, aunque dijeron estar conscientes de que ese trámite burocrático podría demorar.

Los seis capturados, según información oficial de la Fiscalía General de El Salvador, serán acusados en las próximas horas de tráfico ilícito de drogas, pues a todos se los capturó "en el preciso instante en que realizaban una transacción de droga, en el estacionamiento de un restaurante de comida rápida, situada en el Bulevar Los Próceres de esta capital", reza un boletín del Ministerio Público.

Aún no queda claro si el kilo de cocaína decomisado el jueves anterior había sido adquirido o entregado por el guatemalteco, pues el paquete de droga no fue hallado, según Policía, en el auto en el que se conducía el guatemalteco y dos hombres más, uno residente en Atiquizaya y otro en una colonia de la ciudad de Santa Ana.

Armas en frontera

En 2004, el Departamento de Seguridad, según cita el diario guatemalteco El Periódico, recibió información de que un mujer cercana a Vanegas Blanco compró siete fusiles en la frontera de El Salvador.

Según las publicaciones, se ha investigado la incursión de un comando armado a un hospital donde estaba curándose de sus heridas uno de los enemigos de Vanegas y que meses atrás era uno de sus más estrechos colaboradores.

El 24 de septiembre de 2003, Alcides Cruz Cardona se reponía de varias heridas y dos consecuentes operaciones quirúrgicas en la habitación 212 del hospital Nuestra Señora del Pilar cuando seis hombres armados con metralletas y fusiles, vestidos como policías, acompañados de otros dos vistiendo de saco y corbata, ingresaron al hospital, mataron al policía que custodiaba a Cruz Cardona y luego irrumpieron en la habitación donde mataron a éste y a dos mujeres más que lo visitaban en ese momento.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.