En San Martín

Veteranos juramentan a 1,500 defensas civiles

» El objetivo es ayudar a veteranos y lisiados de la Fuerza Armada

La junta directiva de Asvem juramentó ayer a 1,500 defensas civiles en el centro de San Martín, en San Salvador.FOTO EDH / leonardo gonzalez

La Asociación de Veteranos Militares de El Salvador (Asvem) juramentó ayer a 1,500 defensas civiles destacados en Soyapango, Ilopango y San Martín.

Estos nuevos miembros podrán tener oportunidad, en adelante, de ser beneficiados en la entrega de granos básicos y otros productos o servicios, como parte del plan de apoyo para ex miembros de la Fuerza Armada.

El presidente de la Asociación, el general de brigada René Emilio Ponce, indicó que desde 2003 son una organización fuerte y disciplinada, con principios bien definidos, el cual es principalmente gestionar ayuda de organismos nacionales e internacionales y así beneficiar las condiciones de vida, aún más con la crisis económica actual, a los 32 mil 650 veteranos inscritos.

En años anteriores, se ha entregado paquetes agrícolas (que incluye la semilla mejorada y abono).

Ponce agregó que, producto de las gestiones de la Legión Internacional de Veteranos Militares, ayer ingresó al país un furgón con materiales ortopédicos; prótesis que van a ser distribuidas entre los veteranos y lisiados de guerra que fue donado por la empresa estadounidense Otto Bock. Ese cargamento está valorado en 200 mil dólares.

Destacó la labor hecha en Cabañas, donde actualmente se están realizando proyectos productivos avícolas, de acuicultura y porcicultura, pero que es necesario reorganizar cooperativas agropecuarias que permitan obtener tener terrenos y préstamos lo que les llevará beneficios a corto plazo.

"Nos estamos organizando para defender nuestros derechos. Para favorecerlos a ustedes, eso es lo que nos mueve, nada más. Porque ustedes con su sacrificio se entregaron a la patria y algo deben de recibir a cambio", afirmó.

Para Ramón Alvarado, miembro de Asvem desde hace cinco años y veterano de la guerra contra Honduras, destacó el gran aporte que hace la Asociación a los veteranos.

"Lo que ellos dicen es para el beneficio de nosotros, dedicamos nuestra juventud para el servicio del Ejército. Yo entré en el 69 y estuve en el cuartel San Carlos con el grado de subsargento", afirmó.

La miembro de Asvem, María Cándida Rosales, considera que el éxito de esta asociación es que todos en conjunto colaboren para ayudar a otros de sus compañeros que más necesiten, sobre todo a quienes quedaron discapacitados durante la guerra. Asimismo, espera que otros veteranos que no estén inscritos se sumen y se beneficien.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.