Carretera Litoral esta cortada y sin conectividad

» El aumento del caudal de los ríos, el colapso de varios puentes y la poca efectividad del MOP y Fovial, la mantienen fuera de uso

paso de la litoral en PUENTE MELARA se mantiene incomunicado para los vehículos, una persona particular donó este puente peatonal ante la poca efectividad del MOP.FOTO EDH / Lissette Monterosa

Lo que para la zona septentrional del país pueda significar desarrollo y salir del aislamiento con la construcción de la carretera Longitudinal del Norte, para el área del litoral salvadoreño la perdida de conectividad de la CA-2 o carretera Litoral por el daño de varios puentes representará un retroceso en la productividad de sus diferentes comunidades.

En el peor de los casos provocará que el país pierda competitividad comercial en la región por no tener una ruta de paso internacional, será menos atractivo para el inversionista y ahogará la producción local de esa zona.

Ahora, la única ruta internacional en el país es la CA-1 o carretera Panamericana que tendrá que soportar todo el tráfico pesado de carga, de pasajeros y particular, por carreteras que cada vez se deterioran más en su pavimento por la fatiga del uso y por la deficiente intervención de mantenimiento del Fondo de Conservación Vial (Fovial).

En algunas rutas el bacheo que realiza el Fovial, es de baja calidad, ahora por la premura de tapar los cráteres en las calles se recurre al "taponeo" de los baches (colocar mezcla asfáltica solo como relleno, sin corte de pavimento ni compactación), cuya duración es menor y afecta la estabilidad de la vía, dañando la suspensión de los vehículos que transitan por ella. Cuando las normas de SIECA que son las que se aplican en el país, no incluye esa modalidad por no ser eficiente.

Los últimos inviernos han dejado su huella en la CA-2, las lluvias de junio 2008 y luego la tormenta Ida en 2009 terminó con la vida útil del puente Melara sobre el río Huiza en La Libertad, situado en el kilómetro 44. El aumento del cauce del río, que arrastró árboles y rocas destruyó la pila central (columna de concreto al centro), que sostenía ambos extremos de un puente de una longitud de 135 metros, donde había sido colocado un puente provisional (Bailey) que fue arrastrado por la corriente hacia el mar.

El paso quedó cortado y los pobladores tuvieron que ingeniársela e improvisar para pasar de un lado a otro, incluso un ciudadano donó un puente peatonal ante la ineficiencia de las autoridades de Obras Públicas.

Los más afectados: los pobladores, el transporte de carga que circulaba desde Sonsonate hacia el oriente del país, ahora han tenido que usar otra ruta: Sonsonate-Puerto La Libertad-San Salvador y de ahí hacia el oriente, y el sector cañero ya no podrá sacar la caña de la zona hacia los ingenios.

Otros puentes colapsados

Otra estructura dañada, ahora por la tormenta Agatha es el puente sobre el río San Antonio en el sector de Cangrejera, al caer un árbol sobre él, fue habilitado con un puente provisional y tiene paso parcial en la zona (ver recuadro de otros puentes dañados).

Un tercer paso, que fue cerrado hace tres semanas, es sobre el río Comalapa que conecta la Litoral en el sector de San Luis Talpa con la autopista hacia el aeropuerto (zona conocida como rancho Pato Canales). El Diario de Hoy verificó que el paso había sido habilitado provisionalmente en un carril; no obstante, durante el cierre de esa ruta no existió señalización por parte del Fovial, lo que ponía en riesgo a los conductores y sus vehículos.

De acuerdo a vecinos, el caudal del río Comalapa creció tanto y fue insuficiente la capacidad de la tubería que pasa por debajo de la carretera, que lavó y socavó la estructura del puente.

La fuerza del agua impacto directamente y afecto la carpeta asfáltica causándole diferentes fisuras, hasta el momento el Fovial solo ha hecho pequeñas reparaciones, aún se mantiene en la vía cinta amarilla, arbustos, un carril cerrado y se corre el riesgo que las próximas lluvias puedan aumentar el daño, si eso sucede bloquearía nuevamente el paso con la autopista a Comalapa. Los conductores usaron como vía alterna la carretera vieja hacia Zacatecoluca y de ahí buscaron conectividad a otros lugares.

Un cuarto puente dañado, es la estructura de paso sobre el río Los Mangos, en el sector de La Concordia, en Usulután. La obra de paso ya no funciona y el tráfico vehicular ha tenido que ser desviado (Ver nota aparte), pasando por la ciudad de Jiquilisco, lo que provoca grandes congestionamientos.

sin reparar

De acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas, hay 43 puentes colapsados producto de las últimas lluvias y algunos, por no tener el tratamiento preventivo se ha complicado su reparación.

De esos 43 puentes dañados (ver tabla), la carretera Litoral tiene cuatro estructuras afectadas, el resto se concentra en los departamentos de San Vicente, la Paz, Cuscatlán y San Salvador.

Hasta el momento, a pesar que desde hace varios meses Obras Públicas tiene los recursos económicos disponibles, no hay reparaciones de gran envergadura y hay poblados incomunicados.

En el puente Melara se ha comenzado a trabajar en 34 pilotes hincados, y luego lo harán en la construcción de estribos y la pila central de la nueva estructura. El cargamento de los cuestionados puentes Bailey, comprados en compra directa bajo el argumento de emergencia aún no llegan completos, ni están instalados.