Incrementan la vigilancia al edil Chicho Ramírez

» La PNC sospecha que amigos del alcalde podrían intentar sacarlo del hospital para que evada el proceso judicial que enfrenta

varios policías permanecen frente a la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital General del ISSS, donde está Chicho.FOTO EDH / Jorge Beltrán

La Policía Nacional Civil (PNC) ha redoblado desde el fin de semana anterior, la custodia policial al alcalde de San Francisco Menéndez, José Narciso Ramírez Ventura, acusado del homicidio de Pedro Crespín Fuentes, quien murió el pasado 25 de abril cuando ambos, más los guardaespaldas de cada uno, se enfrentaron a balazos en una hacienda durante una carrera de caballos.

Ramírez Ventura está a la orden del Juzgado Especializado de Instrucción de Santa Ana, ante el cual la Fiscalía lo ha acusado de varios delitos, entre éstos el de homicidio agravado.

En la balacera también perecieron dos hombres más que se desempeñaban como seguridad personal tanto del alcalde Chicho como de Crespín Fuentes, un hombre a quien la Policía ha señalado de ser el cabecilla de una red de traficantes de armas y drogas y de blanquear capitales producto de esas dos actividades ilícitas.

Hasta la semana anterior, en el Hospital General del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) sólo dos policías custodiaban al alcalde, quien permaneció varias semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con un diagnóstico poco alentador, a raíz de las múltiples heridas de bala en el tórax.

Pero, desde la semana anterior, según constató El Diario de Hoy, la presencia policial en torno a la Unidad de Cuidados Intermedios (UCIN) se ha incrementado, ya que la Policía sospecha que cómplices de Chicho podrían intentar sacarlo del hospital para que evada la justicia, según explicó una fuente policial que, por razones de seguridad, pidió no ser identificada.

Las fuentes han informado que la vigilancia fue incrementada, luego de ser alertados de que en el parqueo del hospital había cinco hombres reunidos a quienes habrían escuchado las intenciones de sacar al edil del hospital.

Otras fuentes policiales agregaron que el temor no solo es de que sus amigos quieran sacarlo, sino que enemigos de éste entren a asesinarlo.

"Ya está consciente, sólo que tiene varias sondas en el estómago. Los de la DECO (División Élite contra Crimen Organizado) ya vinieron a entrevistarlo", expresaron los informantes.

El paciente sin nombre

Ramírez Ventura también es investigado por la Unidad Antinarcotráfico de la Fiscalía por supuestos vínculos al narcotráfico, debido a que en los vehículos tanto de Crespín Fuentes como los de Chicho, el día del tiroteo, tenían rastros de cocaína y anfetaminas, según comprobó científicamente la Fiscalía.

"Este tipo es un capo de la droga y por eso no es raro que lo quieran sacar algunos de sus amigos", explicó un agente policial asignado a la custodia de Ramírez Ventura, quien en 2002 fue vinculado a una red de tráfico de personas por lo cual fue procesado judicialmente. Pese a las pruebas que la Fiscalía aseguraba tener contra él, salió bien librado.

Años después incursionó en la política con el Partido Demócrata Cristiano (PDC), con cuya bandera ha corrido por dos periodos como alcalde de San Francisco Menéndez, en Ahuachapán, fronterizo con Guatemala.

Pocas horas después de ser internado en el hospital del ISSS, el nombre de Chicho fue borrado del listado de pacientes de la UCI del hospital General. Lo hacían, explicaron los informantes, por medidas de seguridad ante la posibilidad de que rivales del edil intentaran atacarlo.

Desde hace varias semanas, el alcalde permanece en la UCIN, aunque su nombre no tampoco aparece en el corto listado de pacientes que alberga esa sala.