resumen noticias
Además en

Efectivos militares inician control en puntos ciegos

como parte de las nuevas tareas asignadas al ejército, a partir de hoy, un contingente de soldados vigilará los pasos ciegos en fronteras por donde a diario ingresan drogas, armas, mercadería y personas de forma ilegal

Karla Argueta Domingo, 27 de Junio de 2010

Más de mil elementos de la Fuerza Armada iniciarán desde hoy la vigilancia en 62 pasos fronterizos ilegales, que hasta la fecha han sido la ruta de acceso de contrabandistas, narcotraficantes y delincuentes dedicados a la trata de personas.

El despliegue se hará oficial en la frontera Las Chinamas, en el departamento de Ahuachapán, dijo el director de Migración y Extranjería, Rubén Alvarado.

En el mismo sitio, las autoridades ya habían iniciado el trabajo de control con un plan de esterilización de la frontera, para evitar la aglomeración de vendedores, cambistas, turistas y empleados de migración; una medida que esperan extender a otras zonas fronteras del país.

Alvarado no quiso revelar las zonas en que los efectivos harán sus patrullajes para evitar alertar a contrabandistas y delincuentes; sin embargo, externó que "con esta medida se ayudará a combatir la trata de personas y el tráfico de droga", dos delitos que han ido en aumento de acuerdo con el director de Migración y Extranjería.

Entre las funciones que cumplirán los soldados en esta nueva tarea, amparada en el Decreto Ejecutivo Nº 70, estará el registro de personas y vehículos sospechosos, capturas y decomisos, con el fin de evitar el trasiego de drogas y armas, el tráfico de personas y vehículos hurtados, así como otro tipo de productos de origen ilegal.

"La orden que recibimos de la Presidencia de vigilar los puntos ciegos va a colaborar a interceptar el ingreso de droga y armamento a través de nuestras fronteras", sostuvo el ministro de Defensa, David Munguía Payés, quien aseguró que aunque en los últimos meses no ha habido un fuerte decomiso de drogas, saben que el producto se mueve en el país.

Antes de iniciar la nueva tarea, los militares fueron capacitados en materia de legislación y control migratorio, trata de personas y contrabando. Según Alvarado, los efectivos estarán en constante contacto con empleados de migración.

Actualmente, El Salvador cuenta con seis fronteras terrestres habilitadas de forma legal. Anguiatú y San Cristóbal, en Santa Ana, Las Chinamas y la Hachadura, en Ahuachapán, conectan con Guatemala; mientras que las otras dos, El Poy, en Chalatenango, y El Amatillo, en La Unión, permiten el paso a Honduras.

Pese a que en esta ocasión solo se desplegará vigilancia a 62 pasos ilegales, en realidad existen casi 300, de acuerdo con la división de Finanzas de la Policía Nacional Civil, distribuidos en los departamentos de Chalatenango, Ahuachapán, Santa Ana, Cabañas, San Miguel, La Unión y Morazán.

Por la gran cantidad de accesos ilegales, Américo Pereira, jefe de la unidad de Finanzas de la Policía, dijo se ha vuelto difícil erradicar el paso de ilegal de mercadería, pues "los contrabandistas utilizan diferentes puntos en diferentes momentos. Por eso es difícil perseguirlos".

Los primeros meses de este año, Pereira afirmó que los pasos más utilizados para el contrabando fueron los ubicados en la zona oriental del país, pero al ejecutar acciones de control, los delincuentes comenzaron a utilizar los pasos ciegos en el departamento de Cabañas.

De hecho, en este último departamento, una de las zonas de tránsito ilegal, Victoria, cuenta con el Puente de la Integración, construido el año pasado con fondos de organismos internacionales y que conecta a ese lugar con los municipios de Mapulaca y Lempira, al sur de Honduras.

Ahí, Alvarado dijo que semanas atrás fueron detenidos hondureños con droga. Debido a la gran cantidad de ciudadanos de Honduras que circulan por ese paso, el director de Migración y Extranjería dijo que se han iniciado gestiones con el vecino país para convertirlo en una frontera.

En Cabañas también los municipios de Ilobasco y Sensuntepeque han sido identificados por las autoridades como pasos ilegales; mientras que en Occidente Chalatenango y Metapán, en Santa Ana son áreas de tránsito ilegal.

En el oriente del país, en donde es característico el contrabando de lácteos y mariscos, según Pereira, algunas de las zonas utilizadas por los delincuentes para pasar mercadería son Lislique, Concepción de Oriente, El Sauce, Pasaquina, San Alejo, La Unión, Intipucá y Santa Rosa de Lima.

También los puertos son zonas aprovechadas para el contrabando a pesar del control. En Acajutla, según Pereira, semanas anteriores cinco pipas de combustible trataron de ingresar al país sin pagar los respectivos impuestos. Por el Golfo de Fonseca también ingresa mercadería de forma ilegal sostuvo el inspector.

Este año, por órdenes del presidente Funes, la Fuerza Armada ha tomado un papel protagónico en la seguridad pública.

Primero acompañó a la Policía en las labores de seguridad en los municipios más críticos, y durante su discurso de primer año de gestión, Funes, extendió el período de patrullaje a un año.

Por otra parte, la semana pasada efectivos de la Fuerza Armada comenzaron su labor de control al interior de los centros penales más problemáticos, para evitar el ingreso de artículos prohibidos, como celulares y controlar las extorsiones.