Asesinan a alumnos del Thomas Jefferson

Tres estudiantes fueron raptados y luego acuchillados. Uno sobrevivió al ataque

Algunos alumnos dicen que hay un pleito entre los estudiantes de las diversas especialidades. Familiares de las víctimas llegaron a la escena del doble homicidio. foto edh / Iris Lima

Dos estudiantes del Instituto Nacional Diversificado Thomas Jefferson de Sonsonate fueron asesinados ayer a las 9:30 de la mañana por al menos seis sujetos. Un tercer alumno sobrevivió al ataque. Las víctimas mortales respondían a los nombres de Mónica Cáceres Rodríguez, de 18 años, originaria de la colonia El Balsamar, y Cristian de Jesús Molina, (a) El Casco, originario de Izalco. El herido sólo fue identificado como Juan, por su seguridad. Éste permanece ingresado en el hospital nacional Dr. Jorge Mazzini, de la cabecera departamental.

El hecho ocurrió a la orilla del río Sensunapán, frente a la planta de energía eléctrica Bubulú, a unos 100 metros del redondel de la colonia 14 de diciembre. Curiosamente, el Instituto también está a unos 500 metros de donde ocurrió el ataque.

Según versiones de las autoridades del centro educativo, la joven no tenía clases ayer. Suponen que llegó cerca del Instituto para reunirse con Cristian, con quien habían iniciado un noviazgo este año y quien no se presentó a estudiar ayer que tenía clases.

Mientras que Juan habría sido una víctima circunstancial, pues sí ingresó a clases.

Según explicó la directora del Instituto, Maribel de Menjívar, este último joven pasó consulta con la enfermera del centro educativo por una inflamación bucal. Por recomendación de ésta, se le otorgó un permiso para visitar inmediatamente una unidad de salud, permiso que fue avalado por el subdirector.

De Menjívar presume que Juan se encontró a la pareja en la parada de buses. Fue en ese momento que apareció el grupo de sujetos que portaba armas blancas. Bajo amenazas se los llevaron hasta la orilla del río, bajando unas gradas por una zona marginal de la colonia 14 de diciembre. Ahí, los apuñalaron y luego los apedrearon.

Los motivos del ataque aún no han sido establecidos por las autoridades, sin embargo, en el caso de la muerte de Mónica, se conoció que el 26 de junio del año pasado su hermano, Jesús Roberto Cáceres Rodríguez, de 15 años, fue asesinado a balazos cuando se dirigía a estudiar al centro escolar Colonia Santa Marta, donde estudiaba noveno grado. Como otros miles, este caso aún no ha sido resuelto por las autoridades.

Después de ese crimen, el papá de Mónica intentó llevársela a EE.UU., pero ésta se negó. Por el contrario, dejó de estudiar un año y no fue sino hasta 2010 que reingresó al Jefferson. Los parientes dijeron desconocer si tenía problemas personales.

Es un secreto a voces el roce que existe entre los mismos estudiantes. Jóvenes que llegaron cerca de la escena del crimen aseguraron que al interior de la institución hay una rivalidad entre los estudiantes de las diferentes especialidades. "Seguido se dan duro entre ellos. Si algún profesor se mete, también lo golpean", expresó un joven.

El centro también padece el acoso de las pandillas, pues la zona es dominada por la Salvatrucha. "La vez pasada (cuando asesinaron a otros estudiantes), la Policía comenzó a patrullar; pero hoy de último ya no pasan por aquí, ni soldados", lamentó otro joven.

Las autoridades desestimaron esas aseveraciones, pues dijeron que en lo que va del año no ha habido problemas con los estudiantes.

"Han estado portándose muy bien", expresó De Menjívar.

A raíz, del suceso, las medidas de seguridad en el Instituto han cambiado, ya que todos los estudiantes deberán ingresar a las 7:00 de la mañana y no podrán salir sino hasta el mediodía. En el turno de la tarde, la situación es similar, pues ingresarán a la 1:00 de la tarde y saldrán hasta las 5:00 de la tarde.

"Si hay algún alumno que tenga que irse antes, será el docente encargado quien lo llevará hasta la puerta para que el vigilante lo deje salir", explicó la directora de la institución, quien aclaró que también pedirán ayuda a la Departamental de Educación para ver cómo reforzar los muros perimetrales del Instituto. En muchas ocasiones, los jóvenes se escapan por esos sitios.

La violencia en este Instituto no es nueva. El año pasado, en el mes de abril al menos tres estudiantes de esa institución fueron asesinados de manera violenta. Las víctimas fueron Francisco Eliseo Brizuela, de 19 años, Anderson Beltrán, de 18, y Carlos Jonathan Arias, de 17.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.