Mitad de los deportados cometió delito

» A diario llegan al país decenas de sujetos que en Estados Unidos cometieron asaltos o les vincularon con drogas

Cada semana llegan al país un aproximado de cuatro vuelos provenientes de Estados Unidos. La mitad de los deportados tiene antecedentes penales, y la mayoría infringió la ley migratoria.

Por si la delincuencia no bastara en el país, desde enero hasta el 5 de abril, sólo Estados Unidos ha deportado a más de cuatro mil salvadoreños, la mitad de ellos con antecedentes penales por robos, asaltos, posesión de drogas y otros delitos.

Otros tres mil salvadoreños también han sido deportados vía terrestre desde otros países. La mayoría viene desde México y estos han sido regresados por ser indocumentados que fueron descubiertos por autoridades de migración estadounidenses.

En total son 7,472 salvadoreños expulsados vía aérea y terrestre en sólo tres meses según, las estadísticas de la Dirección General de Migración.

Y aunque la Policía no tiene porcentajes certeros, su experiencia le ha valido para certificar que muchos de ellos pertenecen a bandas o pandillas y están tatuados con insignias de grupos salvadoreños, y que rápido estarán envueltos en hechos criminales.

Según los datos de Migración, la mayoría de los nacionales es originario de San Miguel, La Unión, Usulután y San Salvador, aunque también hay gran cantidad de deportados que ha regresado obligadamente a La Libertad, Santa Ana, Cabañas y Chalatenango.

Texas, California y Arizona y otros son los estados de los que más han sido expulsado salvadoreños, según las estadísticas de 2010.

La cifra no difiere mucho de la de deportados en el mismo periodo de 2009.

Es más, los números no sorprenden a las autoridades ni tampoco les preocupan. Más bien dicen que el país está atado de manos, pues no pueden evitar que más vuelos sigan llegando al país, ya que son políticas internacionales las que rigen estas deportaciones. "Es la misma cantidad que recibimos el año pasado", dijo el director de Migración y Extranjería, Rubén Alvarado.

En 2009 se cerró con más de 19 mil salvadoreños que fueron deportados al país por tener problemas con las leyes en Estados Unidos. Siete mil de ellos fueron regresados por tener problemas con la ley.

Sin control en el país

La Policía Nacional Civil acepta que no tiene toda la capacidad para seguirle los pasos constantemente a aquellos que han delinquido en el exterior y el único mecanismo de control hasta hoy establecido es el aviso a las delegaciones de todo el país de que un ciudadano más se integrará al municipio próximamente y que éste tienen antecedentes penales en otro país.

El subdirector de Seguridad Pública, Hugo Ramírez, dice que un deportado con antecedentes penales es una amenaza para la seguridad porque es muy probable que comience a delinquir en el país si no encuentra trabajo, pero es muy difícil investigarlo si no tiene antecedentes en el país o no ha cometido algún delito.

"Ellos se disgregan entre la población y es muy difícil identificarlos", dice el jefe policial.

Ramírez asegura que hay casos en los que se captura a una persona por algún delito y resulta que había sido deportado días o semanas antes.

Uno de los casos muy conocidos por las autoridades es el de Fredy Nilton Enamorado, quien fue acusado de pertenecer a una banda de robo de vehículos en 2006 y había sido deportado años atrás. Fue exonerado en 2008.

En 2008, otro salvadoreño deportado de Estados Unidos identificado como Mario Ernesto Figueroa González, alias Macuca, fue acusado por las autoridades de dirigir a 10 clicas de una mara en Quezaltepeque, La Libertad. "El problema es que esto es impredecible y diga que ahora hay información que se envía con anticipación", dijo el oficial.

El subdirector policial también acepta que el país no puede decirle a Estados Unidos que ya no envíe más deportados pues son políticas migratorias y de seguridad propias en las que El Salvador no puede incidir.

El problema se agrava cuando el jefe de la División de Puertos y Aeropuertos de la Policía Nacional Civil que recibe a los deportados, Alejandro Cardona, dice que la mayoría de los salvadoreños deportados con antecedentes penales está ligados a alguna pandilla.

Ramírez dice que hay quienes vienen a consolidar a bandas delictivas de maras de la zona y transmitirle sus experiencias.

Para el jefe policial, el número de deportados con antecedentes penales incrementa los índices delictivos en el país.

Con orden de captura

El Director de Migración, Rubén Alvarado, dice que su institución ha solicitado a todos los consulados salvadoreños en todos los países, y especialmente en Estados Unidos, que envíen un día antes el listado de salvadoreños que han sido fichados en ese territorio por haber cometido algún delito o por pertenecer a pandillas.

Cardona dice que al tener el listado en mano, la Policía puede iniciar una búsqueda de más detalles en la base de datos de prófugos.

Ahí se verifica si alguno de ellos tiene orden de captura vigente en el país y así se pueda facilitar su detención. "Cuando vemos que tienen alguna orden de captura llamamos a los Marshalls (División de cazafugitivos de la PNC) para que ellos lo remitan a los juzgados", dice Cardona.

Cada semana llega al Aeropuerto Internacional El Salvador un promedio de cuatro vuelos con un aproximado de 90 a 120 deportados.

De éstos, tres o cuatro siempre son capturados por la Policía por tener órdenes de captura en el país, según Cardona.

Pero aquellos que no tienen orden de captura y están fichados por alguna falta legal en los Estados Unidos, son enviados a sus casas tan sólo con las mínimas condiciones de seguimiento: se le comunica al jefe de la delegación que ha regresado "Fulanito" a su comunidad y que ellos tomen las precauciones necesarias para darle seguimiento.

Muchos de ellos sólo son capturados hasta que ya han delinquido en su país.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.