Son "discípulos" de la banda Prado

Capturan a universitarios acusados de robar 20 carros

» Operaban en los alrededores de la Avenida Bernal, de la Universidad de El Salvador y en zonas de Santa Tecla

La Policía y la Fiscalía capturaron a cinco jóvenes y a un menor de edad tras una persecución desde la Avenida Bernal hasta la 20 Avenida Norte de la capital, minutos después de que éstos robaran un vehículo. Se les decomisó tres autos que tenían reporte de robo y una pistola calibre 45 milímetros. Serán acusados de robo agravado y agrupaciones ilícitas en los próximos días según la Fiscalía. FOTO EDH

Cinco jóvenes universitarios que no superan los 23 años de edad fueron capturados el lunes por la noche minutos después de que habían robado un vehículo en la Avenida Bernal de la capital.

La Fiscalía lo había investigado desde hace varias semanas, después de recibir una serie de denuncias de robo de vehículos en esas zonas y el lunes, tras una persecución, fueron aprehendidos.

Contra ellos pesan al menos 20 denuncias de robo que habrían cometido en un lapso de tres o cuatro meses atrás en los alrededores de la Universidad de El Salvador, la Avenida Bernal y Santa Tecla.

El jefe de la unidad de hurto y robo de la Fiscalía, Lorenzo Martínez, informó ayer que los sujetos eran "discípulos" de la Banda Prado, cuyos miembros fueron condenados hasta por 189 años de prisión en julio del 2009 por robar vehículos de lujo.

Una fuente cercana a la investigación dijo a la Fiscalía que cuando los miembros de la banda Prado fueron condenados, éstos jóvenes retomaron su forma de operar.

Los jóvenes fueron identificados como Abigaíl Estephany Mercado Villatoro, Eduardo Antonio Amaya Valle, alias Enano y supuesto cabecilla de la banda; Ernesto Martínez Rivas, (a) Gordo; Ricardo Roque Chávez y Alexander González Castro.

Martínez indicó que en el lugar también se capturó a un adolescente de 17 años, de quien sólo se dijo que será remitido a un juzgado de menores en los siguientes días.

Los jóvenes fueron capturados en la 20 avenida norte, en las cercanías del Instituto Nacional General Francisco Menéndez (Inframen) por la noche tras una persecución de la Policía y la Fiscalía.

El fiscal Martínez dijo que hace una semana iban a detenerlos, pero esperaron a investigarlos mejor para sustentar aún más la acusación cuando el caso llegue a los juzgados.

Modo de operar

A través de encargo, los jóvenes interceptaban vehículos de modelo y año reciente. Los esperaban fuera de los centros comerciales, en los semáforos y parqueos en la calle.

"Robaban camionetas y carros que no bajaban del año 2004 y que son bien cotizadas", dijo Martínez.

Luego, los seguían y esperaban un punto estratégico para detenerlos. El jefe fiscal Lorenzo Martínez dice que en muchas ocasiones, los imputados cruzaban el vehículo frente al de la víctima y luego, a punta de pistola, los amenazaban y lo pasaban otro de los asientos del carro mientras otros custodiaban desde lejos y en otro vehículo a quienes hacían el atraco a mano armada.

Martínez dice que muchas de éstas víctimas fueron liberadas en zonas como La Campanera, en Soyapango, para "que los mareros les terminen de hacer su trabajo" o simular que fueron los pandilleros los hechores del robo.

Al concretar el robo del vehículo, los ladrones regresaban el carro robado a la zona donde operaban y lo estacionaban en el parqueo de un centro comercial, en una calle o cerca de un parque para tenerlo "vigilado" hasta esperar a que pasen las 72 horas hábiles de la flagrancia.

Pasados los días los ladrones se llevaban el carro hacia Santa Tecla donde los comercializan o los desmantelan para venderlos en piezas.

El funcionario cree que muchos de estos carros son enviados a Guatemala y Honduras, desde donde estarían recibiendo órdenes de robar los carros de lujo para venderlos al mejor postor.

El fiscal recuerda que debido a los pocos controles que hay en el país vecino, muchos delincuentes o personas ligadas al crimen organizado piden vehículos del país para ser vendidos en ese lugar a buen precio.

Según las estadísticas de la Policía Nacional Civil, hay más de 300 vehículos que fueron a parar a Guatemala y que fueron robados en el país por este tipo de bandas.

La Fiscalía todavía verifica si los ahora capturados tienen algún nexo con pandillas, pero Martínez cree que más bien son jóvenes utilizados por el crimen organizado de otros países.

Según la Fiscalía, los jóvenes tienen una vida holgada, son estudiantes universitarios y por las noches suelen visitar discotecas u otras zonas populosas, tal como lo hacían los miembros de la banda Prado.

Al momento de su captura, los jóvenes conducían tres vehículos robados y una pistola calibre 45 milímetros con la que amenazaban a sus víctimas.

Martínez dijo que los sujetos serán acusados en los próximos días por los delitos de robo agravado y agrupaciones ilícitas.

Las últimas estadísticas de la División de Protección al Transporte de la Policía Nacional Civil, (DPT) indican que la mayoría de robos (más del 60 por ciento de los casos) es cometida a punta de pistola en zonas como la Avenida Bernal, la Diagonal Universitaria y sus alrededores y en Santa Tecla.

Sólo en este último municipio, la Policía registró al menos tres robos en dos días.

La otra modalidad más utilizada por robacarros es el asalto desde otros vehículos y a unidades de transporte.