Se identificaron como pandilleros

Vandalismo en el Albert Camus

» Neutralizaron a la seguridad, tomaron control del portón, dañaron mesas, lámparas, pupitres, depósitos de la basura y saquearon la sala de profesores

Supuestos estudiantes hacían señales con las manos y se identificaron como miembros de pandillas. Muchos se cubrieron los rostros con pañuelos.FOTOs EDH / marvin recinos

Presuntos mareros enmascarados, al parecer dirigidos por un sujeto extraño al centro educativo que luego fue capturado, protagonizaron actos de vandalismo en el Instituto Nacional Albert Camus, en San Salvador.

Los individuos quebraron ventanas y lámparas, mancharon paredes, incendiaron mesas y pupitres, dañaron el portón principal y saquearon la sala de profesores del centro educativo situado en la calle a San Antonio Abad, cerca de la Universidad Nacional.

Las escenas de enmascarados haciendo las características gesticulaciones de pandilleros y obligando a la seguridad a darles las llaves; el incendio de mobiliario y el despojo de una grabadora y otras prendas de valor de los profesores, causaron ataques de nervios en varias alumnas, que fueron atendidas por socorristas de la Cruz Verde.

Docentes del Albert Camus detallaron que a las 8:30 de la mañana un grupo de alumnos irrumpió en todo los salones y pidió a los estudiantes unirse a la protesta.

Los individuos se concentraron en la cancha de baloncesto, donde pidieron la destitución de la directora, Doris de Castillo, debido a que la maestra intensificó en las últimas semanas los registros y el decomiso de objetos prohibidos, como celulares, pulseras, cadenas y otros.

Los sujetos quemaron mesas y barriles ante la mirada de dos agentes de la Policía Nacional Civil que llegaron inicialmente y no hicieron nada para detenerlos.

Ante la presencia de la subdirectora de la institución, Ayner Galeas, la turba generó más desórdenes. En la cancha varios enmascarados se identificaron como miembros de ese centro, redujeron a los vigilantes y tomaron control del portón principal para evitar el ingreso de la Policía.

Después de varios minutos otro grupo de agentes de la Policía entró al centro de estudios y personeros de la Procuraduría de los Derechos Humanos mediaron para terminar con los desórdenes.

La Policía capturó a un sujeto que era uno de los agitadores de los disturbios, pero no lo identificó. Docentes dijeron que el sujeto no era estudiante de ese plantel.

Varios padres de familia llegaron a recoger a los alumnos y otros abandonaron las instalaciones por su propia cuenta.

La directora responsabilizó de los desórdenes a la subdirectora y a dos profesores más. "Las autoridades de Educación ya saben quiénes son los responsables de esto. Yo temo por mi vida y responsabilizó a esas personas de las consecuencias que genere estos desórdenes", dijo De Castillo.

A las 11:00 a.m. la turba se dispersó y hubo una reunión de maestros con las directoras departamentales de Educación, Sandra Alas y Liliam de Benavides.

Las autoridades acordaron reanudar las clases a partir de mañana, mantener una mesa de mediación entre los docentes y el Consejo Escolar, y un diálogo con los estudiantes para conocer sus quejas.

Padres de familia coincidieron que las medidas tomadas por la directora son las correctas y adecuadas.

Este es el segundo incidente violento en el sistema de educación capitalino. La semana pasada los estudiantes del Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI) protagonizaron desórdenes para exigir que el subdirector no asuma el cargo de director.

Como en este caso, la constante fue la violencia, la suspensión de clases y supuestos mareros alentando los disturbios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.