Protesta estudiantil en INTI desemboca en caos

El desorden en que derivó el paro de labores dio lugar a que algunos alumnos agarraran ropa que no les pertenecía, por lo que otros no encontraban la suya.FOTO EDH / Marvin Recinos

Alumnos del Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI) paralizaron las clases ayer desde las 9:00 de la mañana. Era la primera vez, desde la guerra de los 80, que alumnos procedían de esa manera.

La protesta acabó desbocándose y algunos se pusieron violentos. Debido al descontrol generado en la institución, situada en la colonia Roma, se decidió despachar al alumnado por seguridad, dijo un profesor.

El motivo de la paralización era la finalización del periodo en funciones del director interino Óscar Manuel Melara. Una hoja circulaba entre los estudiantes en la que se decía que el actual subdirector, Salvador Jacobo, y un grupo de docentes aspiran a ocupar dicho cargo.

Además, se decía que el subdirector ocuparía este cargo de forma automática, sin previa elección, algo que los rechazan los organizadores de los estudiantes alegando supuesto abuso de autoridad.

Por su parte, Jacobo declaró que los estudiantes estaban siendo manipulados y que él era víctima de dicha manipulación. Los alumnos llegaron a tirarle piedras e intentar romper la puerta de su despacho.

Delegadas del Ministerio de Educación se presentaron para mediar. Se reunieron con los 33 presidentes de grado y con el personal docente. Allí se acusó a Melara de haber promovido que los alumnos se sientan ahora con la potestad de agredirles. Finalmente se pospuso la resolución para hoy, cuando está previsto que vuelvan a reunirse para decidir quién sustituirá a Melara en el cargo.

Mientras, se desconoce si los alumnos harán caso al llamado de regresar al Instituto hoy y tratar de encontrar una solución pacífica a sus reclamos.

Más tarde, la Policía capturó a aproximadamente 11 jóvenes de este instituto por haber lanzando piedras a otros estudiantes en las cercanías del Parque Infantil, cerca del centro de San Salvador.

Los agentes del 911 dijeron que otros ocho estudiantes de otros institutos también fueron remitidos a la Policía por desórdenes.

Todos los estudiantes tenían ropa particular puesta sobre su uniforme (ver fotografía), ya que una de las medidas para proteger a los alumnos de que sean atacados es que no lleven puesto el uniforme en la calle.

Algunos llevaban varias camisas que supuestamente habían sido robadas a otros alumnos, aprovechando el caos generado por la protesta de la mañana en las instalaciones del INTI.